Artículos

Brunapoli refuerza su impronta con segundo restaurante en Santiago

Por LifeStyle | 9 Mayo, 2017 - 17:57
  • dsc_5538.jpg

Una pizzería familiar que se transforma en lounge a medida que anochece es la última alternativa gastronómica de la capital chilena.

"Pizzería lounge" es el concepto elegido por los creadores de Brunapoli para su segundo local en Santiago de Chile, emplazado en el exclusivo sector de Vitacura. 
 
En un ambiente que pasa de familiar a lounge conforme avanza la hora, el establecimiento de Nueva Costanera 3961 ha sumado la pasta fresca a su tradicional oferta de pizza y trattoria.
 
Entre sus novedades, destacan el tortelloni panna e prosciutto, relleno con ternera braseada, salsa de crema y jamón cocido; y el ravioli di zucca e tartufo, con zapallo camote, aceite de trufa blanca, almendras tostadas y salsa trufada.
 
 
Otra innovación es una barra de 12 metros, donde la bartender argentina Vanesa Stegmann propone tragos de autor como el Cinzano julepe, compuesto por vermú rosso, menta y jugos de pomelo y limón; y el Mojito chicha, que mezcla el sabor del popular fermentado local con ron blanco, jugo de lima y menta.
 
Un inédito rincón de la carta es también La selezione della Bruna, con ocho exclusivas opciones de espumantes y vinos locales, como el Cot Pipeño de Yumbel, el carmenere Casa Bauzá Presumido y el cabernet sauvignon Gandolini Las 3 Marías.
 
Otro aire
 
El diseño del lugar estuvo a cargo del chileno Matías Honorato, con estudios en Columbia University y experiencia laboral en Pei Partnerships Architects, mientras que la decoración fue responsabilidad de la argentina Cecilia Cavalieri.
 
 
"Logramos un concepto distinto y muy particular, pues la altura del cielo y la entrada de luz natural otorgan una sensación de estar en un patio interior, al aire libre, mientras que por la noche se crea una atmósfera muy íntima", señala su gerente general, Francesco Vannucci, socio en esta aventura junto con Alessandro Scortecci, Rodrigo González y el chef Raffaele Medaglia.
 
Los contrastes que permiten los cambios de luminosidad se complementan con abundantes mosaicos blanquiazules, como el que escenifica la smorfia (la tabla de los sueños del folclore napolitano) o el papel mural traído de Francia que rememora las tonalidades del archipiélago de Santorini.
 
 
En la fachada, predomina la pietra serena, una roca gris típica de la arquitectura toscana, empleada también por maestros como Miguel Ángel como telón de sus esculturas de mármol.
 
La decoración también es generosa en detalles, con piezas cerámicas originales de la costa amalfitana y elementos de la cocina tradicional, como una añosa balanza donde Vanucci era pesado de niño en la panadería que su abuela tenía en su natal Florencia.
 
Replicando las operaciones del primer Brunapoli del mall Vivo Los Trapenses, el local de la comuna de Vitacura atiende de lunes a domingo en horario continuado, entre el mediodía y las 2 de la madrugada.