Artículos

Ciclovía de Bogotá, el placer de los domingos sin coches

Por Xinhua / LifeStyle | 31 Mayo, 2016 - 12:31
  • courier-1214227_1920.jpg

Hoy en día, este ritual es ya parte de la identidad bogotana y le ha valido reconocimientos como el del II Concurso Internacional "Ciudades Activas, Ciudades Saludable" de 2005.

Cada domingo desde 1976, las principales vías de Bogotá se vacían de coches y los ciudadanos circulan en bicicleta, caminan, corren o pasean a sus mascotas en un ambiente mucho más limpio que el habitual en la capital colombiana.

Es la llamada Ciclovía de Bogotá, un circuito de unos 121 kilómetros de longitud que se habilita los domingos y festivos entre las siete de la mañana y las dos de la tarde para que los bogotanos puedan ejercitarse sin el humo de los carros y que, según cifras oficiales, tiene cerca de un millón de usuarios cada fin de semana.



La historia de la Ciclovía se remonta al 15 de diciembre de 1974, cuando la organización independiente Procicla convocó una manifestación contra la proliferación de vehículos, la contaminación y la falta de espacios para el recreo y el deporte. Acudieron unas 5.000 personas.

Hoy en día, este ritual es ya parte de la identidad bogotana y le ha valido reconocimientos como el del II Concurso Internacional "Ciudades Activas, Ciudades Saludable" de 2005, que destacó el aporte de la ciclovía al desarrollo de una actividad física alternativa y eficiente en la capital.

En 1976, dos decretos instauraron oficialmente las ciclovías según su uso específico: transitorio, como el de la dominical, o permanente, como las ciclorrutas que se han extendido a lo largo de estas cuatro décadas y se han convertido en una de las mejores opciones de movilidad en la capital.

La administración de la ciclovía pasó en 1995 al Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), que instauró circuitos estructurados conectados con los principales parques, espacios deportivos y lugares turísticos, atravesando 17 de las 20 localidades bogotanas.

Hasta el momento, la jornada más concurrida tuvo lugar el 27 de enero de 2013, cuando 1.928.000 personas salieron a las calles para disfrutar de la actividad.



Es tanto el éxito de esta práctica que, en días especiales para la ciudad, como en su aniversario cada 6 de agosto, la alcaldía autoriza el cierre de las vías principales para celebrarla en horas nocturas.

Según un estudio de la Universidad de Los Andes, por cada dólar que se invierte en la Ciclovía de Bogotá se ahorran tres en beneficios de salud asociados a la realización de actividad física, con lo que se proyecta un ahorro anual neto de US$13 millones.

De otro lado, la Ciclovía se ha convertido en una alternativa turística para quienes visitan la capital durante poco tiempo y quieren recorrerla sin meterse en un interminable trancón.

La iniciativa se ha convertido en un referente de Bogotá en Latinoamerica y en el mundo, y ya se ha imitado en 50 municipios del país y unas 60 ciudades del mundo, según un informe de la Organización Panamericana para la Salud .

Este éxito ha motivado la construcción de una red de ciclorrutas y bicicarriles en la ciudad que sigue creciendo y que se ha convertido en los últimos años en una solución de transporte para los residentes en esta ciudad, una de las más problemáticas en la región en cuanto a movilidad.

De acuerdo con el Gobierno distrital, entre 2012 y 2015 el número de viajes diarios en bicicleta aumentó un 51,1%.

Durante la celebración del "Día sin Carro" en la ciudad, alrededor de 3 millones de personas utilizaron sus bicicletas para trasladarse a sus lugares de trabajo o de estudio, lo que demuestra la influencia que este medio de transporte tiene en los bogotanos.