Artículos

Cómo hacer de tu casa un lugar más feliz

Por María Andreína Bariona/ Diario Las Américas | 20 Septiembre, 2016 - 12:41
  • girl-342839_1280.jpg

Los pequeños detalles pueden hacer que tu tiempo en el hogar sea más ameno.

La iluminación y los objetos nos predisponen y terminan definiendo aspectos que van  mucho más allá de las horas que pasamos en casa. Por ejemplo, los pequeños detalles que tendemos ignorar, como las manillas rotas, tablas del piso sueltas y goteras, afectan la estética.
 
Deja que entre la mayor cantidad de luz posible
 
Con este pequeño detalle, tus días serán más felices y llenos de energía. Abre las cortinas y mantén los vidrios limpios
 
Crea un ambiente que de una cálida bienvenida
 
Asegúrate de crear un ambiente que te haga sentir bien cada vez que estés en casa. Los colores cálidos y la organización jugarán un papel esencial en hacer de la entrada de tu casa un lugar placentero. Para organizar recomendamos un estante para guardar los zapatos; percheros para colgar los abrigos; cajas para conservar los guantes, bufandas y artículos utilizados al aire libre, y destinar un sitio para colocar las llaves.
 
Arregla la cama
 
Tender la cama debe convertirse en parte de la rutina mañanera. Mantener el cuarto organizado no sólo es placentero al regresar después de un largo día, sino productivo a la hora de empezar la jornada. Este pequeño detalle te hará sentir lleno de energía y listo para empezar el día.
 
Duerme completo
 
Crea un ambiente en el que puedas dormir cómodo para empezar el día energizado. El aire acondicionado, cortinas blackout y un colchón y almohadas cómodos tienden ayudar a descansar profundamente.
 
 
Decora con flores frescas frecuentemente
 
Si bien comprar flores todas las semanas es una inversión, vale la pena hacerlo, pues un ramo colocado en un lugar estratégico, llena la casa de alegría, da un contacto con la naturaleza y desprende un olor refrescante que levanta el ánimo de tus invitados. Tu elección de flores puede ser sincronizada con la época del año.
 
Ten una mascota
 
Varios estudios han comprobado que el contacto con los animales produce Oxitocina, la hormona responsable de nuestros sentimientos maternales y de felicidad. Así que después de un largo día no hay nada mejor que pasar un buen rato con tu mascota.
 
No dejes los arreglos para después
 
Los pequeños detalles que tendemos ignorar, como las manillas rotas, tablas del piso sueltas y goteras afectan en gran medida la estética de nuestra casa. Es importante no posponer los arreglos por muy pequeños que sean.
 
Haz un espacio para ti
 
Es común olvidarse del espacio propio cuando se tiene una casa concurrida, donde es importante tener buena presentación para los invitados. Por tanto es recomendable recordar hacer un espacio que sea cómodo para ti. Si no es posible ocupar un cuarto entero para tu espacio personal, una esquina que te produzca paz, es suficiente para pasar el tiempo libre.
 
 
Comparte con tus vecinos
 
Las relaciones juegan un papel importante en el desempeño personal, tener una vida social activa cerca de tu ambiente cotidiano, ayuda a disfrutar aún más el tiempo en casa. Por ende se recomienda hacer un esfuerzo por establecer conversación y hacer planes divertidos con los vecinos.
 
Desecha lo que no uses o traiga malos recuerdos
 
Llenar la casa de cosas viejas puede crear un desorden innecesario. Botar artículos que ya no utilices forma parte de cerrar etapas y de sentirte renovado. Es recomendable hacer una limpieza profunda una vez al año para identificar lo que es útil y lo que no. Durante este proceso, también es necesario deshacerse de artefactos que traigan malos recuerdos o malas energías y reemplazarlos a la hora de hacer tus compras.
 
Compra piezas hechas a mano
 
Tener piezas que sabes de qué material están hechas y por quién, agrega valor y personaliza el ambiente de tu hogar. Busca artículos que tengan algún significado personal.
 
No tengas miedo a decorar con blanco
 
El blanco refleja la luz natural, dando un sentido de paz y frescura. Opta por decorar con piezas que sean hechas con materiales fáciles de limpiar.
 
Crea un área para los niños
 
Elige un área de la casa donde los más pequeños puedan estar y permite un poco de desorden en esa zona. Discutir diariamente por el orden de la casa, puede ser un poco desgastante para ti y la relación con tus hijos. Determina en qué área pueden usar sus juguetes y en cuál deben mantener el orden.
 
Haz el orden y la limpieza parte de tu vida cotidiana
 
Las tareas de la casa tienden a acumularse, por lo que siempre las dejamos para después. Adelanta parte del orden y la limpieza en tu día a día con tareas simples, como siempre limpiar la mesa después de comer o devolver las cosas a su lugar al terminar de usarlas.