Artículos

Dime qué colores vistes y te diré qué proyectas

Por Carlos Eduardo Paredes/ El Economista.net | 1 Diciembre, 2016 - 10:49
  • brown-leather-shoes-1842606_1280_1.jpg

Los tonos del vestuario influyen en la expresión de un espacio y en sus formas. Asimismo, hablan de quiénes somos y lo que se desea transmitir a los demás.

Muchas veces, los estados de ánimo de los seres humanos son producto de la reacción a los colores que ven o que portan en su vestimenta, debido a que se genera una aparente afectación de las proporciones del espacio haciendo parecer características que quizá no sean reales (alto, bajo, ancho, delgado o profundo).

Los colores influyen en la expresión de un espacio y en sus formas. Asimismo, estos hablan de quiénes somos, y lo que se desea transmitir a los demás.

Combinaciones monocromáticas

Estas son creadas por un solo color, o tono sobre tono, sin contraste o diferencia. Transmite y refleja elegancia a quien lo porta.

La combinación ideal para el look monocromático es mezclar texturas, usar algunos accesorios o hacer una composición de tono sobre tono.

La principal ventaja es que no hay que pensar mucho cómo contrastarlo, ya que se toma el color más parecido al de la base.

Con este tono, visualmente el cuerpo se estiliza y tiende a verse más alto, por lo que esta combinación es perfecta para quienes no poseen una estatura privilegiada.Para conseguir una buena combinación monocromática, es recomendable incluir accesorios, como cinturón y zapatos del mismo color.

Este look no es recomendable para el trabajo, debido a que en ambientes formales un traje de color oscuro se contrasta con una camisa más clara y una corbata de otro color, además de hacer la combinación extra con el “pocket square”.

Y si se atreve a usarlo, al menos haga que los colores sean de la misma gama, para que haya contraste entre claros y oscuros.Mientras que para un estilo casual de negocios en un viernes relajado o un fin de semana, el monocromático es la mejor opción.

Más colores

Los análogos o adyacentes son los colores que están a un lado de otro en el círculo cromático. Transmiten elegancia, pero más creativa, juvenil y frescura con toque moderno. Los colores análogos van bien juntos solo cuando tienen el mismo nivel de intensidad. Olvidémonos de combinar colores primarios o colores secundarios, entre ellos.

Los complementarios son los colores que están en los lados opuestos del círculo cromático, pueden usarse tres tonos juntos generando un alto contraste, transmitiendo un mensaje creativo y de impacto. Funcionan muy bien a la hora de elegir complementos.

Además del negro, blanco, gris y beige, la gama de colores neutros está formada por el azul marino, vino, púrpura y marrón, colores que pueden combinarse entre sí, para armar “looks” modernos, elegantes y creativos.

Los colores afectan la percepción que se tiene de los demás. El color de la ropa que se utiliza puede afectar positiva o negativamente la imagen de las personas, así que hay que elegirlo con cuidado.