Artículos

Dos ruedas pueden más que cuatro

Por Télam | 31 Mayo, 2017 - 15:30
  • bike-2347541_1280.jpg

Levantar la vista y ver un scooter se volvió habitual en nuestras calles. Cada vez son más los que se inclinan por estos modelos. La corriente vintage es uno de los factores decisivos que disparó su venta. Una de cada tres motos vendidas queda entre las mujeres.

Levantar la vista y ver un scooter en las calles porteñas o bonaerenses se volvió habitual. Cada vez son más conductores los que se inclinan por estos modelos, que encabezan la lista de las motos más vendidas. La corriente vintage, otro factor decisivo. Una de cada tres unidades vendidas es para una mujer.
 
Postales como la de la actriz Audrey Hepburn y Gregory Peck paseando en una Vespa por las calles romanas de posguerra, en la película “Vacaciones en Roma” (1953), o más cerca en el tiempo, la de Nicole Kidman recorriendo raudamente Manhattan en el filme “La Intérprete” (2005), se multiplican tanto en las principales avenidas porteñas como en las tranquilas calles de barrios capitalinos y del Gran Buenos Aires.
 
Si bien es notorio que la venta de motos registró en abril un incremento del 45 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, son los scooters los que están al tope de la lista de los modelos más vendidos.
 
De hecho, en el primer cuatrimestre de 2017 en Argentina se vendieron 225.667 motos, de las cuales 88.797 fueron las de menor cilindrada (110 cm3) , rango en el que entran los scooters.
 
Los embotellamientos de tránsito, las dificultades para encontrar estacionamiento y el costo (a la hora de comprarla y en el mantenimiento en general) son factores que empujaron la venta de motos.    
 
Lino Stefanuto, presidente de la Cámara Argentina de Fabricante de Motovehículos (CAFAM), ratifica a Télam Tendencias que los modelos “vintage” han crecido mucho en el mercado en los últimos tiempos.
 
“En el mundo de las motos, las reminiscencias de lo que fue furor en años anteriores es tendencia y cada vez más los usuarios se inclinan por comprar modelos “vintage”, enfatiza. 
 
En el último tiempo, las motos dejaron de ser solo un medio para transportarse y se convirtieron en un artículo de moda.
 
“Es tan fuerte la nostalgia por este estilo de motos que son varias las terminales que buscan satisfacer esta demanda de sus clientes presentando atractivos modelos inspirados en lo “retro”, explica Stefanuto. 
 
A su vez, Roberto González Calderón, del concesionario BRM, asegura que la venta y presencia de scooters en la calles se volvió “preponderante” y detalló que de las 46.000 motos vendidas en todo el país en el mes de abril, el 30 por ciento fue para la provincia de Buenos Aires y un 2 por ciento a Capital Federal.
 
 
Para González Calderón, el aumento de la venta de motos “no tiene techo”  y esta situación se ve en toda la Argentina.            
 
A su vez, recalca, las mujeres se van animando cada vez más a usar  motos y los scooters y los modelos vintage influyen especialmente a la hora de que ellas se decanten por las dos ruedas.
 
De hecho, en los últimos tiempos aumentó la cantidad de mujeres que se animan a subirse a una motos.
 
Para traducirlo en cifras, una de cada tres motos que se vende, la patenta una mujer, según los datos del Registro de la Propiedad Automotor.
 
“Ellas eligen sobre todo los scooters de diseño vintage, motos urbanas de bajo costo de mantenimiento y fáciles de manejar”, detalla la CAFAM.
 
González Calderón, en cuyo concesionario comercializa las marcas Yamaha, Kimko, Royal Enfierld y SYM, revela que los scooters representan el 50% de sus ventas y que el modelo Kimko Lik 125, con fuertes reminiscencias vintage, es el más vendido en su local.
 
Más allá de la oferta en motos que se amplió en el último tiempo, tras el levantamiento de restricciones a la importación las de marca Zanella son las más más vendidas en el país.
 
El rango de precios es muy variable ya que un scooter Zanella modelo Vespa ronda los 26.000 pesos (US$ 1.600 aproximadamente), mientras que el  Kimko cuesta $ 47.000 (poco menos de US$ 3.000).     
 
El 90 por ciento de las motos patentadas es de industria nacional, detalla CAFAM,  que trabaja ahora con el Gobierno para mantener los niveles de venta y producción.           
 
Valeria de Piro, de la concesionaria Cordasco Motohaus, asegura que cada vez son más las mujeres que se acercan a comprar motos y entre los que encajan en la onda scooter, el C650 Sport de BMW, sale muy bien la Ciudad de Buenos Aires.   
 
 
La moto y, específicamente, este tipo de modelo se convirtió también en el segundo vehículo de familias que, cansadas de lidiar con el tránsito, prefieren las prefieren como medio de transporte alternativo.        
 
María Yanina Carci, productora de medios, incluyó hace unos meses un scooter a la vida familiar para intercalar con el auto.
 
“Lo cierto es que no estaba en nuestros planes hace un año, porque la idea era comprar un segundo auto, pero el tránsito de locos, sumado a la comodidad que representa el scooter y la diferencia económica nos hizo pensar y optar por uno”, le dice a Télam Tendencias mientras se desabrocha la correa de su coqueto casco blanco, estilo Penélope Glamour.
 
Y agrega: “Además, el scooter es lindo, canchero y no tiene ni punto de comparación en cuanto a lo que sale comprarlo y mantenerlo”.
 
Sin embargo, tanto ella como González Calderón y De Piro, se quejan  de la falta de señalética y de políticas para los motociclistas en la Ciudad de Buenos Aires.
 
“No hay dónde estacionar, no hay carteles y nos multan. Somos rehenes de la situación”, se queja el concesionario, quien durante la semana se moviliza en moto.
 
En esa línea, De Piro opina que "la Ciudad no está muy adaptada" para las motos y que eso marca una gran diferencia respecto de las ciudades europeas.     
 
Otro punto de coincidencia en el sector es que la venta de motos irá en aumento, y según prevé la Cámara, en un contexto previsible, a fin de año se podría  llegar a las 570.000 motos vendidas,  es decir 87.000 unidades más que en 2016.