Artículos

El desayuno ideal que potencia el rendimiento de los niños

Por El Observador/ Padres Hoy | 9 Marzo, 2017 - 12:26
  • breakfast-1804450_1280.jpg

Es necesario que la dieta matutina combine lácteos, hidratos de carbono, frutas y agua.

El ObservadorMuchos desconocen el importante lugar que hay que darle al desayuno, tanto de niños como de adultos. Esteban Camuerga, director científico del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI) explicó a La Nación que "el desayuno recibe su nombre por el particular efecto de crear el ayuno nocturno". Esto conlleva a que cuando una persona vuelve a ponerse en movimiento aumente el gasto energético y la actividad tanto muscular como cerebral.
 
Entonces, la glucosa pasa a ser consumida a una mayor velocidad y se necesita reponer lo perdido con el desayuno que "provee los nutrientes y la glucosa para acompañar el despertar", agregó el experto.
 
Mientras uno duerme, el cuerpo se adapta automáticamente a una menor provisión de glucosa, disminuye su actividad y se dan reparaciones para el cuerpo. Por eso, cuando un niño va a la escuela sin desayunar, está en inferioridad de condiciones: "desmejora la capacidad de atención, su respuesta muscular y la capacidad de aprender se disminuye", según Camuerga.
 
El director de CESNI indicó a La Nación cuál sería el menú perfecto para las mañanas. Ante nada, hay que tener en cuenta que el desayuno debe ser temprano, cuando la persona va a iniciar la actividad diaria.
 
Camuerga explicó que puede variar según el país o la región, pero en el caso de Argentina —que tiene costumbres similares a las de Uruguay— se recomienda incluir un lácteo (leche, yogurt o queso), un sólido (cualquier harina de cereal o cereales), frutas y agua.
 
Dicho portal citó también a la nutricionista Natasha Folcia, que coincidió en las recomendaciones de Camuerga, pero sumó que debe ser igual para el desayuno de los adultos.
 
Asimismo, Folcia agregó que el problema más frecuente es no crear el hábito de desayunar y darle el tiempo para que lo hagan. "Después en el colegio el chico tiene hambre y come comidas con más grasas y más azúcar".