Artículos

El i3, la apuesta de BMW a un futuro eléctrico

Por Juan Pablo Sánchez/ El Economista.com.mx | 12 Junio, 2017 - 13:47
  • p90216973_highres_bmw-i3-94ah-05-2016.jpg

El carro amigable con el ambiente de la fábrica alemana está ahora disponible en Medellín y se anticipa su llegada a otras ciudades colombianas.

La onda de los autos eléctricos sigue en crecimiento en Colombia. Y en medio de la tendencia a pensar en alternativas de transporte amigable con el ambiente, esta semana, en el marco del Foro de Movilidad Sostenible organizado en Medellín por la marca alemana BMW, se hizo el lanzamiento oficial del modelo i3 para esta región.
 
El automóvil 100 % eléctrico ya había sido presentado en Bogotá en 2014, por lo que Medellín se convierte en la segunda ciudad del país en la que se introduce. De este modo se cumple un nuevo hito en el plan del fabricante que aspira a ofrecer de manera progresiva este innovador vehículo en todas las ciudades del país.
 
Sobre el lanzamiento del i3 en Medellín, Andrés Fuse, gerente de Autogermana, importadora oficial del BMW Group en Colombia, dijo: “Nos propusimos hacer bien la tarea de ofrecer alternativas de movilidad eléctrica e híbrida en Medellín y lo hemos logrado: a partir de ahora, nuestros clientes y amigos podrán disfrutar de nuestra tecnología con toda la confianza y respaldo de Autogermana y BMW”.
 
El i3 es un carro que pertenece a la submarca i de BMW, división creada en el año 2008 y que se especializa en el diseño y la fabricación de vehículos eléctricos. Nació con el fin de ofrecer alternativas de movilidad sostenible que fueran responsables con el medioambiente. Esta idea es el ADN del i3, un automóvil que nació eléctrico.
 
La introducción de este modelo a la capital antioqueña es el resultado de una estratégica alianza tripartita entre BMW, EPM y la Alcaldía de Medellín. Durante los últimos meses, las dos instituciones antioqueñas han desarrollado un importante trabajo en infraestructura que ha hecho posible la llegada del i3 a las vitrinas de la marca en la ciudad.
 
 
Refiriéndose a la importancia de la movilidad sostenible, el alcalde, Federico Gutiérrez Zuluaga, dijo que para su gobierno “es muy importante que Medellín se consolide como ciudad latinoamericana piloto y líder en movilidad eléctrica”.
 
Manifestó también que es un “cambio de chip” en materia de combustibles. Es inminente, pues, para él, el transporte eléctrico “no es un tema del futuro, sino del presente”. Por esto, declaró que está dispuesto a hacer todos los esfuerzos pertinentes para contribuir al comienzo de una nueva era de movilización ciudadana.
 
Para ello, la ciudad ya inició un ambicioso proyecto de infraestructura que tiene como objetivo contar para el final del año con 35 “electrolineras” (puntos de recarga de electricidad) distribuidas en diferentes puntos de la ciudad. El objetivo es crear facilidades para los dueños de carros eléctricos, de manera que sea atractivo comprar un vehículo de estas características, pues, de acuerdo a lo dicho por el alcalde, “la gente los comprará cuando vea que hay infraestructura instalada para poder tener este tipo de autos”.
 
La movilidad eléctrica no sólo plantea un reto en infraestructura, también propone un desafío a la forma como actualmente nos movemos. Las gasolineras salen del camino y los destinos se convierten en los nuevos sitios para “tanquear”. Esto, si bien implica una mejor planeación de los recorridos, también hace más eficientes los viajes, pues los desplazamientos a bombas de gasolina ya no serán necesarios.
 
Un futuro sin gasolina es inevitable, pues es clara la necesidad de desarrollar tecnologías que protejan el medioambiente. La movilidad eléctrica y sostenible es un paso natural que la sociedad debe tomar y Colombia avanza de manera progresiva hacia esta nueva era de transporte.