Artículos

Fenómeno televisivo de Moisés y los diez mandamientos llega al cine

Por El Observador | 7 Marzo, 2017 - 10:16
  • maxresdefault.jpg

Perú, Chile, Argentina, Colombia y Uruguay se rindieron ante la "teledramaturgia bíblica" de la cadena brasileña Rede Record, cuyo dueño ha estado involucrado en casos de fraude y charlatanería.

El Observador | Primero fue Brasil. Allí Moisés y los diez mandamientos repitió algo que hasta 2015 solo había logrado la novela Pantanal, de la desaparecida Rede Manchete, en 1990: superar en audiencia a la telenovela estrella de TV Globo del momento.
 
Después siguieron Perú, Chile, Argentina, Colombia y Uruguay, donde, al igual que en otros de esos países, se convirtió en uno de los programas más vistos de la televisión local.
 
Esta creación de la cadena brasileña Rede Record llegó a mercados poco habituales como Japón, Polonia y varios países africanos, sus actores se convirtieron en celebridades en Brasil e incluso, esta semana, su adaptación a largometraje llegó a los cines de países como Uruguay.
 
El caso de Moisés y los diez mandamientos es el punto cúlmine de la "teledramaturgia bíblica", un término utilizado en Brasil para describir las novelas que adaptan historias de la Biblia, un fenómeno asociado a Rede Record porque este canal es propiedad de la Iglesia Universal del Reino de Dios (Pare de Sufrir); se ha convertido en una de las tendencias más firmes de la televisión del país vecino.
 
El hombre fuerte ambas instituciones es Edir Macedo, quien en 1977 fundó el culto que hoy tiene representación en 200 países. Con puntos de contacto con el neopentecostalismo, la organización no ha estado lejos de la polémica por sus cruces con la Iglesia católica, y por los escándalos legales de Macedo, quien estuvo preso durante algunos días por fraude y "charlatanería", además de ser objeto de investigaciones por fraude fiscal y lavado de dinero. La iglesia cuenta además con legisladores en Brasil, integrantes del Partido Republicano Brasileño, de carácter conservador.
 
En una de esas producciones, José de Egipto, participó el actor Guilherme Winter, quien considera que ese fue uno de los elementos de su currículum que le permitió luego protagonizar Moisés. "Esa fue mi primera participación en una producción de Record y luego trabajé en Los milagros de Jesús. Si no hubiese pasado por esa preparación, con lo que entendí la temática y el trabajo para interpretar a esos personajes bíblicos, que son muy densos y con muchas capas, no habría tenido referencias", contó a El Observador en una breve visita por Montevideo.
 
Su pareja en la ficción (que interpreta a Séfora) y también en la vida real, Gisselle Itié, tuvo en esta serie su primer papel bíblico luego de una breve aparición en otra producción de este tipo. Anteriormente había trabajado en producciones como Mandrake, de HBO, la versión brasileña de Betty la fea y en la película Los indestructibles, protagonizada por Sylverster Stallone.
 
 
Si bien llegaron a esta telenovela a través de trayectorias diferentes, los dos reconocen algunos factores que explican la masividad que alcanzan este tipo de historias. "Creo que el público está cambiando en Brasil", dijo Winter, "la televisión abierta está sufriendo mucho por el tipo de contenido, que ahora empezó a cambiar. A las personas les gustan las historias contadas como la de Moisés, en el formato de folletín".
 
"La televisión en Brasil está enferma, es imposible sentarse con los hijos a ver televisión, y Moisés cambió eso" Giselle Itié - Actriz de Moisés y los diez mandamientos
 
Itié, en tanto, entiende que "la televisión en Brasil está enferma". "Es imposible sentarse con los hijos a ver TV, y Moisés cambió eso", reflexionó. La actriz complementó esa respuesta señalando aspectos como la dirección, las actuaciones, la fotografía y la labor de la guionista Vivian de Oliveira, quien desde 2010 trabaja en exclusividad para Record, escribiendo sus series bíblicas.
 
Superproducción
 
Los niveles de producción de Moisés y los diez mandamientos no son los habituales en la televisión regional. Si bien desde hace años la televisión del hemisferio norte provee superproducciones con escenas masivas y efectos especiales, esta telenovela trajo esa espectacularidad a tierras más cercanas, con escenas filmadas en Chile, Brasil, Egipto y Estados Unidos, donde se utilizaron recursos que habitualmente se ven en el cine, como las pantallas verdes de croma.
 
"La premiere de la serie fue en el cine", recordó Itié; "ahí vimos el primer episodio y me di cuenta la valentía del canal en llevar un producto televisivo al cine, fue algo muy raro, algo a lo que no estábamos acostumbrados en Brasil".
 
Más allá de esa falta de hábito, no sorprende que se haya producido también una versión fílmica de la serie. Básicamente se trata de la historia resumida de lo que ya se ha visto en televisión, aunque se eliminan la mayoría de las subtramas, además de incluir algunas escenas nuevas y una narración a cargo de otro personaje bíblico, Josué.
 
 
"No podíamos improvisar, teníamos que ser fieles al texto de la guionista; que era duro de decir" Guilherme Winter, protagonista de Moisés y los diez mandamientos.
 
La adaptación fue la película más taquillera de la historia brasileña y la que llegó a mayor cantidad de salas simultáneas.
 
"La metáfora de atravesar el desierto se aplica a todos. Cada uno tiene su desierto, y llega a todos. Así se explica el éxito de esta serie", explicó Winter.
 
Para sus protagonistas, el mayor desafío fue el trabajo con el texto. "No podíamos improvisar, teníamos que ser fieles al texto de la guionista; era duro de decir, pero bien escrito", explicó Winter, mientras que su compañera apuntó que "no era coloquial para imitar la época de la historia".
 
El diario El País de Madrid publicó en enero de 2016 un reportaje en el que comentaba que los textos de De Oliveira eran supervisados por obispos y figuras de la Iglesia Universal del Reino de Dios. El líder de esa organización, Edir Macedo, es el propietario de Rede Record, y en la cuenta de Twitter de la organización pueden verse habitualmente mensajes de promoción de la novela.
 
Al ser consultado si este vínculo tenía alguna influencia en el trabajo o en la forma de encarar el proyecto, Winter le restó importancia. "Es un detalle que no importa", dijo el actor que interpreta a Moisés.
 
Mientras tanto, la serie (que no tiene por parte de canal 10 una fecha fijada de finalización) continúa en el aire. Mosca informó que la emisión de la película en el canal está "en carpeta", aunque aún no hay nada definido.
 
- ¿Qué fue lo que más les impactó de la reacción de la gente con la serie?
- Guilherme Winter: Me llamó la atención cómo venían a contarme cómo la serie había cambiado sus vidas,. Eso es algo que no te podés imaginar, cómo un personaje puede tocar tanto a una persona. Me contaban historias de hermanos peleados, o de padres distanciados de sus hijos y que trataban de resolver esos conflictos inspirados por la serie.
 
 
- ¿Hubo alguna preparación especial para estos papeles, como leer la Biblia o ver alguna de las películas clásicas?
- Winter: Leí el Éxodo, pero no vi el clásico de Charlton Heston. Además leí un libro que me dio uno de mis compañeros, Vítor Hugo (quien interpreta a Coré en la novela), llamado Por los pasos de Moisés, que plantea puntos de vista científicos a la vida y obra del personaje. También estudié a grandes líderes, como el Che Guevara o Martin Luther King, porque son parecidos, líderes que usan su voz y su carisma para guiar a la gente. Miraba sus gestos y como hablaban.
 
- ¿Qué fue lo más difícil de las actuaciones?
- Giselle Itié: Mi personaje empieza muy fuerte, y luego se va moderando. Fue un desafío marcar esa evolución.
- Winter: La fase inicial de Moisés fue la más desafiante, porque si lo mostraba fuerte desde un principio después no iba a tener una curva dramática cuando tomara el rol de líder del pueblo judío. Entonces empecé con un personaje más frágil. Y eso a la gente le parecía extraño.
 
- ¿Qué representó para ustedes trascender fuera de fronteras?
- Itié: Es gratificante para cualquier profesión hacer lo que amás y encima mostrar tu trabajo por el mundo. Y a cambio recibir sonrisas y alegría.
- Winter: Es increíble cómo esta historia identifica a personas de culturas diferentes, de religiones diferentes. Y que llegue a esos lugares, para nosotros como actores, es una posibilidad de romper fronteras impensable y gratificante.
 
- ¿Cambió su percepción de esta historia el haberla recreado?
- Itié: Puedo decir que la conocí verdaderamente. Sabía lo básico: Moisés, el hombre que abre las aguas y salva a los esclavos. No tenía la intimidad con la historia que tenemos ahora. Y creo que el público se identificó con la telenovela porque habla de esclavos que se revelaron y se salvaron de Egipto, que en aquel momento era el imperio más poderoso. Y todos nos queremos salvar: de (el presidente de Estados Unidos, Donald) Trump, de (el presidente de Brasil) Michel Temer, hay una identificación con la fe y la superación.