Artículos

Game of Thrones, la serie más premiada en la historia de la TV

Por Fabiola Ávila/ Excélsior | 19 Septiembre, 2016 - 10:12
  • larson-gameofthronesbastards-1200.jpg

Con los 12 galardones en los Emmy 2016, la serie de HBO sumó 38 premios Emmy a lo largo de sus seis temporadas.

En una noche en la que la diversidad, la política, la sátira y las parodias estuvieron presentes, la cadena HBO se hizo presente gracias a Game of Thrones, elegida como la Mejor Serie Dramática y a Veep, comedia que de nueva cuenta fue seleccionada como la Mejor Serie de Comedia.
 
En estos reconocimientos que otorga la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión a lo mejor de la programación en el horario estelar en la televisión de Estados Unidos, la serie protagonizada por Peter Dinklage, Emilia Clarke, Kit Harington y Maisie Williams, entre muchos otros, repitió la hazaña del año pasado llevándose la presea antes mencionada.
 
Ésta es la primera vez que una temporada de esta historia, se realiza sin la guía de los libros escritos por George R.R. Martin.
 
“Estamos aquí porque tenemos a los mejores productores del negocio, al mejor elenco que se haya podido concebir, actores de Irlanda, de Escocia, de Inglaterra, de muchos lados”, dijo David Benioff, productor y creador de esta historia.
 
“Estamos aquí porque George creó ese mundo en el que estamos basados, porque HBO creyó en nosotros, estamos aquí porque tenemos al mejor equipo que en unas horas estará trabajando de regreso en Belfast”, agregó D. B. Weiss al recoger la presea acompañado de todo el elenco.
 
La serie estrella de HBO ya acumuló 38 premios Emmy a lo largo de sus seis temporadas y la noche de este domingo obtuvo 12 galardones, con los que igualó el récord de la producción más premiada en una sola edición que ya había logrado en 2015.
 
De hecho, este año, la serie de HBO superó a Frasier de la NBC, que en 11 temporadas (1993-2004) obtuvo 37 de estos reconocimientos.
 
Mejor Elenco para una Serie Dramática, Mejores Efectos Especiales visuales y Mejor Guión para serie dramática, entre otros, fueron los reconocimientos obtenidos por esta serie.
 
El Microsoft Theater en Los Ángeles fue testigo también del triunfo de la antología creada por Ryan Murphy, American Crime: The People v. O.J. Simpson. Esta docuficción sobre la batalla entre los abogados de la exestrella del futbol americano acusado de doble asesinato y la procuradora Marcia Clark, también acaparó todos los premios importantes de la noche, entre ellos el de Mejor Miniserie o Película para la televisión.
 
La miniserie también se hizo acreedora al reconocimiento para el Mejor Actor de Reparto en miniserie o película que fue para Sterling K. Brown –The People v.O.J. Simpson: American Crime Story–, quien compartió nominación con dos actores más de la serie ( David Schwimmer y John Travolta).
 
 
“Quizá no saben quién soy,  pero marcaron la casilla y me han hecho muy feliz. A las comunidades que me han apoyado hasta este punto de mi carrera, se están haciendo sentir. Cambié la forma de cómo la gente me llamaba a los 16 años, por estar aquí”, dijo al recoger su galardón.
 
Sarah Paulson, luego de estar nominada por varios años, obtuvo su Emmy por su trabajo en esta producción por su papel de Marcia Clark. De hecho, la actriz estuvo acompañada por la propia Clark en la ceremonia.
 
“Gracias Ryan (Murphy) por cambiarme la vida”, señaló.
 
En materia de comedia no hubo ninguna sorpresa. Como desde hace cinco años, Julia Louis-Dreyfus obtuvo el galardón a la Mejor Actriz en Serie de Comedia por su trabajo en Veep, la cual también fue premiada como Mejor Serie de Comedia.
 
“Quiero pedir disculpas por el clima político actual. Pienso que Veep ha derribado los obstáculos entre la política y la comedia. Iniciamos como una sátira política, pero ahora parece un reality. Prometo  erigir ese muro y obligar a México a pagarlo”, dijo con sorna la actriz al recoger su premio.
 
Jeffre Tambor repitió lo conseguido el año pasado. Fue elegido como Mejor Actor en Serie de Comedia por su trabajo en Transparent, producción de Amazon.
 
“Quiero ser muy claro. No hay tal cosa como un Mejor Actor. Estoy muy honrado de estar en esta categoría con estos individuos, artistas de primera. Jill Soloway, cambiaste mi vida y mi carrera y lo has cambiado todo. A mi maravilloso elenco, esto no sería igual sin ustedes”, dijo.
 
Bajo la conducción de Jimmy Kimmel, los premios con sorna, hablaron del llamado #OscarsoWhite, hablaron de lo que ocurre hoy previo a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, destacando el apoyo a la candidata del Partido Demócrata Hillary Clinton.
 
“Aquí en Hollywood lo que más amamos es por encima de la diversidad, premiarnos por eso. Esto es algo positivo y creo que debemos tomarnos un momento para apreciar cuánto hemos avanzado. Los nominados de color, acérquense a los blancos nominados para felicitarlos por ello. La televisión une, pero también nos separa.
 
“Trump no estaría nominado, pero quien tiene la culpa por el fenómeno Donald Trump es Mark Burnett, el hombre que creó el reality Celebrity Apprentice. Ya no vemos realities porque vivimos en uno, gracias por venir a destrozarnos. Si Donald Trump gana y construye la pared, Mark será el primero al que tiremos”, dijo el presentador.