Artículos

Guía para mujeres que quieren deshacerse de su vergüenza sexual

Por Mujer.bo/ La Razón | 1 Mayo, 2017 - 15:34
  • woman-506120_1280.jpg

Hay algunas que vienen de familias machistas, otras donde la religión es estricta. Reestructurar la idea de la intimidad es importante para seguir adelante.

¿Nunca has sentido que tú misma te estás juzgando? “Una chica buena no tiene sexo en la primera cita”, “Una mujer se escucha mal diciendo groserías,” “No puedo hacer la primera movida”. Estos estereotipos no sólo están lastimando tu vida social, sino también la personal.

Muchas mujeres tienen este tipo de pensamientos porque no creen que esté bien ser ellas mismas sexualmente. El mismo acto de abrirse un poco las hace sentir culpables, avergonzadas y confundidas. Y no hay nada peor que vivir una vida sexual culposa.

Entonces, ¿cómo rompemos el ciclo?

Empieza por ver al sexo como algo diferente: analiza tus sentimientos y las razones por las que crees que existe esa vergüenza sexual. Hay mujeres que vienen de familias machistas, otras donde la religión es estricta. Reestructurar la idea del sexo es importante para seguir adelante. Por cada creencia que vuelva tu vida sexual más difícil, debes crear una nueva que te gustaría internalizar como reemplazo. En esos momentos donde tu mente empieza a contradecirte, repite ese nuevo mantra como “si no debiera excitarme, ¿entonces por qué tengo clítoris?”. Ese deseo sexual no es sucio, es humano.

Paso a paso: Es difícil seguir adelante de la vergüenza sexual… y debes recordar que no sucede de la noche a la mañana. Es como hacer ejercicio, no bajarás de peso en un día de rutina, ¿cierto? Pues lo mismo sucede con un cambio de mentalidad. Para sobrellevarlo, es importante darte permiso de probar algo nuevo y no sentirte mal al respecto. Prueba una nueva posición sexual o prende las luces, seguro te sentirás liberada.

Sé consciente: Durante el sexo, practica estar presente en el momento. Concéntrate en las sensaciones físicas que estás experimentando, en lugar de los malos pensamientos que interrumpen. Y recuerda: sólo porque uno aparezca, no quiere decir que debas hacer algo al respecto.

Expande tu círculo social: Cultiva una vida social que no tenga las mismas creencias que tú. Rodéate de diferentes amigos y úsalos para aprender de sus perspectivas. Ellos te ayudarán a entender que ser una persona ética y ser tú misma sexualmente no necesariamente tiene que ser excluyentes.

Habla con alguien: Si constantemente te encuentras molesta por tu respuesta al deseo sexual, sería bueno que buscaras ayuda de un profesional. Una vergüenza arraigada podría arruinar factores importantes no sólo de tu intimidad, sino también de tus relaciones amorosas.