Artículos

La historia de la militar transgénero indultada por el caso Wikileaks

Por El Observador | 17 Mayo, 2017 - 11:54
  • c_manning_finish-1.jpg

Chelsea Manning fue liberada tras recibir un indulto de Barack Obama antes de que terminara su gestión.

Chelsea Manning, la militar transgéreno que estaba en prisión por una de las mayores filtraciones de documentos clasificados en la historia de Estados Unidos, fue liberada gracias a un indulto concedido por el presidente Barack Obama antes de terminar su mandato.
 
La portavoz del Ejército, Cynthia Smith, confirmó que tras siete años de cautiverio -un quinto de la pena original- la mujer "ha sido liberada del Cuartel Disciplinario de Estados Unidos" en Fort Leavenworth, Kansas.
 
En julio de 2010, Manning -entonces un soldado conocido como Bradley Manning- fue arrestado por la divulgación, a través de WikiLeaks, de más de 700 mil documentos militares y diplomáticos clasificados. Entre ellos, estaba la filmación de un helicóptero Apache matando a 12 civiles en Irak.
 
La otrora agente de inteligencia en Irak, ahora de 29 años y quien debía estar en prisión hasta 2045, podría encontrar refugio en el hogar de una tía en la región de Washington.
 
Los partidarios de Manning -quien intentó suicidarse dos veces el año pasado- temían que no sobreviviera a su larga sentencia. Ahora, puede completar en liberad su proceso de transición como una mujer abiertamente transgénero.
 
"Dos días más hasta la libertad de la vida civil", había tuiteado. "Ahora, a la caza de seguro de salud privado como millones de estadounidenses", agregó.
 
 
Manning también había hecho una huelga de hambre en prisión para denunciar las duras medidas disciplinarias a las que era sometida, incluidos confinamientos solitarios.
 
"Por primera vez, puedo ver un futuro para mí como Chelsea, me imagino sobrevivir y vivir como la persona que soy y finalmente puedo estar en el mundo exterior", había escrito la semana pasada.
 
Nacida en Oklahoma, tuvo una infancia difícil. Después del divorcio de sus padres, se mudó a Gales con su madre, quien reprimía su sexualidad y se burlaba de sus maneras afeminadas.
 
Aunque el presidente Donald Trump la ha calificado como traidora, ha recibido el apoyo de celebridades y es vista por muchos estadounidenses como una valiente activista de derechos humanos condenada injustamente.
 
A diferencia de Edward Snowden, quien en 2013 publicó documentos que mostraban que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) recolectaba información de las comunicaciones de ciudadanos estadounidenses, Manning no pudo escapar del país tras su revelación.
 
Antes de su liberación, un grupo de músicos lanzó un álbum de recopilación con todas las ganancias destinadas a la militar que comienza una nueva vida.
 
"Hugs for Chelsea" (Abrazos a Chelsea), un álbum digital que se consigue con una donación de 25 dólares, tiene canciones de artistas conocidos por su activismo de izquierda, incluido Tom Morello, guitarrista de Rage Against the Machine, y de Thurston Moore, cofundador de Sonic Youth.
 
 
"La primera cosa que Chelsea dice siempre cuando hablamos acerca de su libertad es que quiere regresar a la comunidad transgénero, para luchar por mucha gente trans, gran parte mujeres de color trans, que están en custodia, para seguir conectada con la gente joven que es trans", dijo el abogado Chase Strangio, de la ONG American Civil Liberties Union.
 
"Tiene un implacable sentido de la compasión y la justicia pese a todo lo que ha enfrentado", agregó el defensor.
 
Manning cumplirá 30 años en diciembre. Tal vez entonces tenga la apariencia que ha deseado, después de que las autoridades de la cárcel rechazaron dejar que le creciera el cabello más de los cinco centímetros permitidos en la prisión.
 
Sin embargo, a través de sus abogados se le permitió iniciar tras las rejas un tratamiento de hormonas para empezar a transitar a su identidad femenina. Este proceso será más rápido en un ambiente fuera de la cárcel, dijo Manning.
 
Aunque la sentencia ha sido conmutada, se mantiene la condena, aunque ella ha apelado. Por ahora sigue siendo empleada del Ejército, aunque sin salario, y conserva su seguro médico, según un portavoz militar.