Artículos

La ingeniería detrás de la bicicleta que ganó el oro en Río 2016

Por El Espectador | 23 Agosto, 2016 - 10:34
  • bicycle-riding-1082281_1280.jpg

La doble medallista colombiana Mariana Pajón fue apoyada por un equipo de especialistas de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín.

Mariana Pajón voló en la pista Deodoro de Río de Janeiro. Se mostró insuperable, desde la clasificatoria hasta la final, nadie le ganó. Su preparación fue tan perfecta que en ningún momento dudo que en Río 2016 pudiera subirse al primer lugar del podio, como ya lo había hecho en Londres 2012. Pero claro, una campeona no se hace sola, en algún momento de su carrera tuvo que ser poyada por diferentes personas que le permitieron ser mejor. Como ganadora que es, se preocupó por trabajar la parte mental, física, pero también se preocupó por no descuidar detalles externos, como su bicicleta, que le permitiera ser lo suficientemente rápida.
 
Los ciclistas de élite necesitan patrocinadores para su bicicleta, explica Andrés Hernando Valencia Escobar, ingeniero mecánico, investigador del Grupo de Investigación de Estudios en Diseño de la Universidad Pontificia Bolivariana. “Por ejemplo: las ruedas se las da una marca, el manubrio otra empresa, los pedales otra marca; en este caso, el marco de Mariana se lo da GW”. En ese contexto, la deportista le planteó a su patrocinador la idea de mejorar esta parte de su bicicleta.
 
Al recién creado Departamento de Investigación y Desarrollo de HA, liderado por el ingeniero mecánico bolivariano, Carlos Alberto Rodríguez Álvarez, llegó Mariana Pajón con su inquietud. De esta manera, el primer proyecto oficial que tuvo ese departamento fue mejorar el marco de la bicicleta de Mariana para correr en Río.
 
Carlos, sin dudarlo, contactó en marzo de 2015 a su colega Andrés Valencia, con quien HA Bicicletas ha trabajado por más de cinco años en proyectos de tipo académico. “Es la primera vez que efectuamos un proyecto de investigación y desarrollo con las condiciones actuales. En otras oportunidades se hicieron desarrollos, pero no dándole el carácter científico que se ha logrado gracias al apoyo de la Universidad”, explica Rodríguez.
 
Una bicicleta es una estructura basada en triángulos, que están hechos de determinado material, comenta Valencia. Es decir, se pueden intervenir tres aspectos: el material de los tubos, su forma y la manera en que están pegados entre sí para formar el marco. Ante la solicitud de la deportista, el equipo de investigadores liderado por Valencia y Rodríguez, inició con un diagnóstico estructural relativo para determinar a qué se debía el nivel funcional del marco: al material, la forma de los tubos o la estructura. Esta fase contempló un análisis comparativo con las marcas que usan las competidoras de la campeona. De allí se precisaron los objetivos del mejoramiento que se quiere lograr y cómo hacerlo.
 
El 10 de septiembre de 2015 le presentaron a la deportista los resultados del diagnóstico. El estudio permitió definir los criterios de diseño para el nuevo marco y algunas aproximaciones formales. A continuación, se concluyó que era menester diseñar el nuevo marco, mandar a producir los prototipos a la China, y validarlos.
 
El papel de Mariana fue crucial en este proceso: ella es una fuente primaria, pues brindó información de primera mano y validó lo estudiado e identificado por los investigadores. “Es muy interesante cuando uno genera conocimiento y el conocimiento se aplica. Y hay que aplicarlo para que Mariana gane, y que gane por mucho y que la Empresa se consolide con su marca como una de las mejores del mundo”, concluyó Andrés Valencia.