Artículos

Las razones de ''No manches, Frida'', el último boom del cine latinoamericano

Por Victoria Dannemann/ Deutsche Welle | 11 Octubre, 2016 - 16:42
  • news_photo_78692_1474309688.jpg

Comedia mexicana es en realidad la adaptación de una jocosa película alemana de 2013.

"¡¿Una película alemana adaptada a México?!” La reacción del productor Mauricio Argüelles cuando la actriz Martha Higareda le propuso la idea, fue de incredulidad. A las manos de la artista había llegado una copia de la exitosa comedia "Fack ju Göhte” y no dudó que sería también un hit en su país y el mercado latinoamericano. Al verla, Mauricio Argüelles se convenció de lo mismo: "Vimos mucho potencial”, confiesa. Y no se equivocaron.
 
Al iniciar su tercera semana de exhibición, la versión en español titulada "No manches, Frida” ya es una de las cinco películas méxicanas más vistas en la historia de su país y la segunda en Estados Unidos.
 
La cinta original de 2013, producida por Constantin Film y protagonizada por Elyas M'Barek y Karoline Herfurth, llevó más de 7,8 millones de espectadores a los cines alemanes, convirtiéndose en uno de los filmes más taquilleros de este país.
 
La versión latinoamericana le sigue los pasos. Producida por Pantelion Films y dirigida por el español Nacho G. Velilla, cuenta con dos populares actores en los roles protagónicos, Omar Chaparro y Martha Higareda, quien también es productora.
 
La historia se ambienta en una escuela con alumnos desordenados y rebeldes, donde los profesores no logran imponer disciplina. Hasta allí llega un ladrón recién salido de la cárcel en busca de su botín que quedó enterrado bajo el nuevo gimnasio. Para recuperarlo, ingresa a trabajar como profesor sustituto, sin sospechar las nuevas experiencias que le esperan.
 
 
Comedia universal
 
En conversación con DW, el presidente ejecutivo de Constantin, Martin Moszkowicz, celebra los buenos resultados de esta adaptación. "Nos alegramos muchísimo del gran éxito. Ese era obviamente el plan, pero que fuera tan exitosa sobrepasa todas nuestras expectativas. Es una de las películas mexicanas más vistas de todos los tiempos y en Estados Unidos le ha ido muy bien, con 10 millones de dólares recaudados y en México casi cuatro millones de espectadores hasta ahora”.
 
¿Las razones del éxito? "Es una historia muy bien construida y estructurada. El director y guionista del original se maneja extraordinariamente bien con la comedia -indica Moszkowicz-. Que el concepto también funcione en español tiene que ver también con que cada espectador tiene un pasado como escolar y se acuerda muy bien de cómo era la vida en la escuela. Además el film está muy bien logrado, tanto a nivel de productores como a nivel del director y de los actores, entre ellos los protagonistas, Martha y Omar, quienes son grandes estrellas en México”.
 
"Queríamos que la película fuera universal, que en cualquier parte de Latinoamérica te identificaras. Hay estudiantes de este tipo en todos nuestros países y es muy chistoso cómo en redes sociales la gente comenta que se acuerda de que su clase era como ésta”, apunta el productor.
 
"La gente se quiere reír, pasar un buen rato y desconectarse”, agrega Argüelles, y eso es lo que encuentra en esta historia. Parte del éxito lo explica también por el buen momento que vive el cine mexicano y la falta de contenidos en castellano para la numerosa comunidad latina en EE.UU.
 
 
Sabor latinoamericano
 
Según Mauricio Argüelles, algunas de las diferencias entre el original y el remake es que este útimo es un poco más tropical: "No quiero decir que el alemán es más frío que el latino, pero creo que nuestra versión tiene un poquito más de corazón y sabor latino en el toque de comedia y algunas cosas que sabíamos que el público mexicano iba a agradecer”.
 
El irreverente nombre original, con faltas de ortografía y haciendo alusión a un ícono de la cultura y la lengua germana, no pudo ser replicado en su adaptación latinoamericana. "Los alemanes lo pueden hacer, pero a nosotros aquí nos censuraron mucho, además sonaba como que la gente no iba a enganchar con el nombre -explica-. Así pensamos poner algo más colegial, como 'no manches'. Todo el mundo lo dice y es muy mexicano”.
 
No obstante, salvo pequeños cambios, la película es muy parecida al original, como se comprueba al ver las sinopsis de ambas. "Fuimos muy fieles al original, sólo cambiamos algunas cosas. Teníamos la ventaja de que la alemana fue un gran éxito, tiene su mensaje final y el público conecta muy bien”, explica el productor.
 
Aparte de Estados Unidos y México, "No manches, Frida” ya tiene estreno programado en toda Latinomérica, menos Brasil. Tras los buenos resultados, Pantelion ya planea filmar la segunda parte. Esta vez, dice Argüelles, se tomarán más libertades en la adaptación. En Alemania, en tanto, Constantin Film trabaja actualmente con una productora italiana y otra francesa en nuevas  adaptaciones de "Fack ju Göhte”.