Artículos

Las razones por las que Uruguay se convirtió en el paraíso de las mascotas

Por El Observador | 17 Mayo, 2017 - 14:55
  • puppy-1207816_1280.jpg

El cambio en el lugar que ocupan los perros y gatos en las familias generó un lucrativo negocio con alimentos, productos y servicios para los animales.

El Observador | La película Jefe en pañales de DreamWorks narra la historia de un bebé especial que tiene la misión de "salvar" al resto de los bebés ante la amenaza de que cada vez más adultos los están sustituyendo por perros. El tema de esta ficción destinada al público infantil se basa en la tendencia de aplazar la maternidad, e incluso la elección de no tener hijos, pero también revela la creciente atención que se les brinda a las mascotas a nivel global. Uruguay no escapa a ese fenómeno.
 
Juegos de todo tipo, alimentos balanceados y exclusivos para quienes tienen algún problema de salud, vestidos, sombreros, peluquería, snacks, cerveza sin alcohol, tortas para festejar cumpleaños, hoteles. No son productos y servicios para humanos, sino para mascotas –especialmente perros y gatos– que desde hace algunos años se ven cada vez más en veterinarias uruguayas (y ahora también en los llamados pet shops), y han dado lugar a diversos emprendimientos.
 
Según la investigadora de mercado Verónica Massonnier, en la actualidad las mascotas "están siendo objeto de un marketing cada vez más intenso, que se traduce en una enorme gama de productos destinados a ellos".
 
Sin embargo, la especialista entiende que esta especie de "sofisticación" en el cuidado del animal no es nuevo. "La historia nos muestra que en diversas etapas del pasado, la nobleza y todos aquellos con poder económico tenían mascotas a las que daban los mejores alimentos y los ornamentos más delicados. La 'humanización' de los animales de compañía es, por lo tanto, un fenómeno antiguo", reflexionó.
 
Hoy, en cambio, es el animal doméstico urbano el que ha pasado a ser objeto de un mayor cuidado. "Por un lado, una atención más completa en lo que tiene que ver con su salud, y por otro la incorporación de artículos para su confort, cada vez con más diseño y sofisticación".
 
Según datos de Euromonitor Internacional, el aumento de ventas de raciones para perros y gatos fue de 10,5% entre 2015 y 2016. En 2015 se vendieron US$ 26,4 millones, y en 2016 US$ 29,2 millones.
 
Ese crecimiento, según la gerenta de Marketing de Consumo de Nestlé Purina, Valentina Jodar, se debe a una mayor demanda por parte de los consumidores, que han aumentado el gasto en alimentos balanceados para las mascotas. Por ende, las empresas lanzan nuevos productos con el fin de satisfacer esas necesidades.
 
 
Hay tres segmentos en el mercado de raciones para mascotas: el superpremium, el premium y uno más económico. "El que ha tenido más crecimiento es el superpremium", dijo la gerenta, ya que las mascotas están cobrando otro rol en la vida de las personas. "Antes estaban afuera de la casa, ahora duermen adentro. Les dan otra atención, les compran juguetes caros. Contratan un paseador o entrenador. Están más pendientes de sus necesidades y eso se refleja en el alimento de alta calidad que consumen", dijo.
 
En otros países, comentó Jodar, ya hay alimentos orgánicos para mascotas. "En Brasil, exigen que se especifique en el pack si hay contenido transgénico en el alimento. Quizá antes era impensable que se pudiera aplicar eso y pensar que el perro estaba consumiendo un alimento transgénico", resumió.
 
La Distribuidora Colón comercializa varias marcas brasileñas, entre ellas Primocao, la más vendida de la empresa. Su gerente general, Álvaro Pirri, explicó que es un mercado que viene evolucionando de forma creciente.
 
"En general la categoría ha superado el 10% anual", dijo. El público "no se diferencia por el nivel socioeconómico", sino "por el trato que se tenga hacia la mascota".
 
Hay dos categorías claras en Primocao: la premium y la de mantenimiento. "El dueño de la mascota siempre busca darle el mejor alimento dentro de sus posibilidades,", sintetizó Pirri.
 
El gerente de Pequeños Animales de Supra –distribuidora de Bravo y Frost, entre otras–, Fernando Pedroarena, comentó que el consumidor ha descubierto nuevas variedades de raciones gracias al trabajo de los veterinarios. "Se han encargado de difundir los alimentos de alta calidad. El mercado especializado de raciones medicinales es chico, pero hay gente dispuesta a pagar por esos productos", indicó. Pedroarena señaló que, según estimaciones de su empresa, mensualmente se comercializan 11 mil toneladas de raciones para perros y gatos de todos los segmentos en el mercado.
 
Daniel Ricci, quien fuera veterinario responsable y ahora se desempeña como asesor de la veterinaria La Hacienda –que cuenta con sucursales en Buceo, Carrasco e Hipódromo de Maroñas–, comentó que la gran parte de la oferta de raciones es importada, mayoritariamente de Brasil. A las divisiones por calidad se suma la existencia de alimentos medicados para diabetes, problemas intestinales, digestivos, colesterol o cardíacos.
 
 
Hace 10 años abrió el hotel Kira, en Rincón de Pando. Al igual que otros hoteles para perros, tiene el objetivo de brindar "un poquito de vida de campo" para mascotas de la ciudad. Según su directora, Carolina Diena, los perros son llevados, entre otros motivos, porque sus dueños tienen una obra en su casa, están de viaje, o simplemente para que disfruten.
 
"Algunos vienen por un día y otros por un año entero y cada tanto vienen a visitarlos sus dueños o se los mandamos", explicó. Diena ha llegado a recibir en el hotel hasta a 30 perros. El auge de este servicio, según la empresaria, se debe a que hay una mayor conciencia de que el perro necesita estar con otros perros, correr y jugar.
 
Los gatos también tienen su espacio en el hotel Yellow, fundado por Virginia Gómez a fines de 2013, e instalado hoy en Sucre y Timbó, en Montevideo. No solo los alimenta, sino que los acaricia, los peina y juega con ellos, para que se sientan como en su hogar, como si fueran cuidados por sus propios dueños.
 
Otro de los servicios que comenzaron a difundirse en Uruguay son las peluquerías caninas. Una de ellas es Perro Berro, que abrió en agosto en Pocitos. Se trata de una empresa familiar dirigida por la enfermera veterinaria Florencia Papasso, su padre y su hermano. Papasso entiende que el concepto de pet shop es nuevo, y eso posibilita el auge de negocios de este estilo. "Creo que hay una industria y más conciencia de las mascotas y el lugar que ocupan en la familia", explicó.
 
En Perro Berro se realizan recortes y esquilas sanitarias o higiénicas, baños medicados y comunes, corte de uñas, limpieza de oídos y ojos; además de vender alimentos, accesorios, camas, juegos y snacks.
 
La mayoría de los pet shops de Montevideo se localizan en la zona costera, aunque reciben pedidos y clientes de otras partes de la capital y del interior.
 
Para los amantes de los animales, ir a un pet shop es como visitar un shopping. Así lo comentó Verónica Estrugo, la encargada de Woof, un local de venta de accesorios para mascotas, ubicado en Pocitos, que abrió hace dos años.
 
 
Además de los juguetes y accesorios típicos, como correas y camas, en Woof se puede encontrar variedad de ropa para perros. "Fue una sorpresa desde que empezamos; es una categoría que ha tenido bastante movimiento", resumió Estrugo.
 
La oportunidad de tener un negocio vinculado a las mascotas es buena según la emprendedora, debido a la poca variedad que aún hoy persiste. "En otros países hay mucha variedad. Ahora en Uruguay han ingresado varias marcas pero hay posibilidades para seguir creciendo", dijo.
 
En marzo se inauguró Laika, una tienda especializada en mascotas, ubicada en Carrasco. El concepto, según su gerente de Operaciones, Pablo Barcelona, es tener todo en un solo local: clínica, shop y grooming (peluquería y tratamientos estéticos). "Las veterinarias y otras tiendas ofrecen estos servicios pero los clientes demandan más espacio, grandes superficies, la mercadería exhibida con espacio", explicó Barcelona.
 
Agregó que es un mercado que crece, "se diversifica y presenta innovaciones año tras año". Y, tal como visualiza Massonnier, en un mundo de consumo expansivo, el rubro de las mascotas "también produce diferenciación".
 
Bartola, un emprendimiento que realiza tortas y pupcakes –cupcakes para perros y gatos–, que los dueños encargan para festejar los cumpleaños de sus mascotas. Silvia Samurio junto a sus hijas Manuela y Micaela Rossi crearon el emprendimiento, motivadas por el amor que tienen por sus siete perros en la ciudad de Salto. "Hay una tendencia a consumir lo más sano, tanto en humanos como en animales. Trabajamos sin conservantes ni colorantes", explicó Samurio. En Montevideo se venden a través de Sucan Delivery o se toman pedidos en su página de Facebook.
 
Por su parte, Agustina Rial junto a su pareja Mariano Ricardes crearon a fines del año pasado Petnack, con el objetivo de darle a su perro un snack natural, sin conservantes, visualizando que no había ninguno con esas características en el mercado. Además, comenzaron a elaborar otros productos, como las cervezas sin alcohol y sin gas, especialmente para mascotas, a base de extracto de carne y cebada.