Artículos

Las tendencias en diseño y decoración que dejó la feria de Milán

Por Télam | 8 Mayo, 2017 - 16:42
  • 33680936712_c77068dc3a_b.jpg

Entre los materiales que sobresalieron en la edición 2017, el ónix ocupó el primer lugar y desplazó al mármol, muy popular durante años.

Enormes sofás con almohadones de osos polares, lámparas plegables y de techo que se gradúan con el celular, materiales como el metal y el ónix, y el verde como color destacado, fueron los protagonistas de la edición 2017 de la feria del mueble y del diseño más importante del mundo.
 
La Feria del Mueble de Milán adelantó durante la segunda semana de abril las novedades en mobiliario, diseño e iluminación que marcarán tendencia este año.     
 
Unas 2.500 empresas, junto a 700 jóvenes diseñadores, dieron la bienvenida a colegas y amantes de la decoración de todo el mundo.
 
Entre los materiales que sobresalieron en la edición 2017, el ónix ocupó el primer lugar y desplazó al mármol, muy popular durante años.   
 
Algo similar ocurrió con los metales como el cobre, que tuvieron especial protagonismo tanto en pequeñas como en grandes piezas desdibujando al acero y al aluminio, que habían reinado durante años, subraya un artículo de The New York Times.   
 
La paleta de colores se inclinó por el verde, usado en cerámicas, revestimientos, mesas, sillones y sofás, entre otros productos.
 
1. Luz como material
 
Las maravillas de este año incluyeron lámparas de mesa portátiles, recargables e incluso plegables. También, luces de techo que pueden graduarse y atenuarse desde un smartphone.
 
Diseñadas por Piet Hein Eek, las lámparas “Pasado y Futuro” están hechas con restos de vidrio de Murano, algunos de casi un siglo de antigüedad descubiertos en un sótano de la compañía de iluminación parisina Veronese.
 
 
La colección “Palma”, de Antoni Arola para la empresa española Vibia, incluye globos de vidrio hechos a mano y unidos a una estructura de aluminio, que tiene un compartimento para poner plantas.
 
Maestros del minimalismo poético, Formafantasma diseñó la lámpara “Blush”, para Flos, que proyecta delicadamente una línea de color en la pared. Una tira LED emite luz a través de vidrio dicroico produciendo diferentes tonos que se reflejan suavemente en la pared.
 
La lámpara de pie de Federico Peri, hecha para FontanaArte e inspirada en las antiguas lámparas de aceite, fue una de las destacadas de la muestra. Combina vidrio, cuero y metal con una base de piedra.
 
2. Verde que te quiero verde
 
Parece que los diseñadores tomaron el poema de Federico García Lorca al pie de la letra y el verde estuvo en todas partes, aunque no en la tonalidad elegida para este año por Panton (que creó el sistema de identificación del color para las artes gráficas).
 
Si bien la autoridad del color eligió el Greenery (vegetación), el verde usado por los diseñadores fue más oscuro y se acercó al esmeralda, tono que  combinaron con violeta y rosa.
 
Las mesas Illo de color verde oscuro de la empresa italiana Miniforms, de tamaño variable y fáciles de agrupar, fueron otra tendencia en la feria 2017.
 
El sillón Quindici de Ronan y Erwan Bouroullec, diseñado para Mattiazzi, tiene su versión en verde con una base de madera natural, gris o blanco.
 
El verde sobresalió también en revestimientos como el azulejo Dornette, de Elena Salmistrano para Bosa. Este cerámico con aires art-deco tiene distintas versiones, aunque la que combina tres tonalidades de verde con bronce resultó la más glamorosa.
 
 
También en verde, el sillón Chita nació a partir de la alianza entre el diseñador brasileño Sérgio Matos y su colega filipino Kenneth Cobonpue.
 
3. Metales cálidos
 
Apparatus Studio, con sede en Nueva York y una sala de exhibición en Milán, convirtió el latón (una aleación de cobre y zinc) toda una marca.
 
"Es un metal fácil de trabajar, a diferencia de una gran cantidad de metales que necesitan laqueado o pulido", dijo Nick Grinder, vicepresidente de ventas de la empresa. "El latón es algo que puede adquirir mucha vida y carácter sin degradarse como un metal, por eso lo usan en barcos".
 
Un ejemplo de esta tendencia, es el gabinete de cobre “Longing” de Nika Zupanc para la empresa De Castelli. El mueble hace referencia a los antiguos aparadores con compartimentos.
 
Desde grandes proporciones a pequeños detalles, el metal se lució también en piezas de vajilla como las de la colección “Lunar Landscape”, de Elisa Osorio para Paula C., con piezas de cobre, vidrio soplado y mármol.
 
4. Sofás súper grandes 
 
Sobresalieron los extra grandes con enormes respaldos aterciopelados que invitaban a zambullirse. Configuraciones inusuales dieron testimonio de las infinitas formas que puede tener un sofá.
 
El sofá “Pack” de Edra, diseñado por Francesco Binfaré, fue uno de los que más sorprendió  en la muestra. En versión blanco o negro fue exhibido con enormes almohadones con forma de oso.
 
 
Sofá asimétrico “Illusion”, de Lili Castilla para Roche Bobois, tiene tres plazas cómodas y una mesa lateral incluida. La versión en pana verde, la más aplaudida.
 
Ron Arad originalmente diseñó su sofá Bell Lab para el centro de investigación histórico en el centro de Nueva Jersey, que ha sido reconstruido. Moroso la produce para uso comercial y residencial.