Artículos

Los supuestos "ninis" que hacen el trabajo que nadie ve

Por Dinero en Imagen | 16 Marzo, 2017 - 10:31
  • portrait-1092787_1280.jpg

Jóvenes que no estudian ni trabajan no necesariamente deben ser catalogados como gente “ociosa”, de acuerdo al análisis de las autoridades mexicanas.

De los 2,9 millones de jóvenes con opciones limitadas de desarrollo o vulnerables en México, 83.3% está dedicado a labores domésticas y cuidado de terceros en el hogar, de acuerdo con la nueva medición del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
 
De esta proporción, que representa a dos millones 472 mil jóvenes, 34.5% son hombres y 65.5% son mujeres; y por grupos de edad, 48% son menores (15-17 años) que no estudian y 52% adultos (18- 24 años) que no estudian y no trabajan por distintas limitantes ajenas a su voluntad.
 
Según el Inegi, la implicación de estas cifras radica en que los jóvenes que no estudian o no trabajan, no necesariamente deben ser catalogados como gente “ociosa”, que pueda ser “presa fácil” para el crimen organizado por ejemplo, tal como se ha sugerido para la población denominada nini.
 
Lo anterior debido a que estos jóvenes están dedicados en su mayor parte a labores que ayudan a la reproducción social, y que su contribución es parte del 24.2% del Producto Interno Bruto en que está valorado el trabajo doméstico no remunerado en los hogares en México, según el propio Inegi.
 
El instituto también ha destacado que este tipo de labores, aunque no se contabilizan en la producción nacional, generan más valor que la industria manufacturera (18.8% del PIB) o el comercio (17.5% del PIB), pilares de la economía del país.
 
Gerardo Leyva y Rodrigo Negrete, miembros del Área de Investigación del Inegi y creadores de la medición de jóvenes vulnerables por ocupación, explicaron a Excélsior que “por eso generamos estos indicadores, para identificar qué hay detrás de la problemática juvenil. Si bien no es deseable que menores de edad no estudien por estar dedicados al hogar, o que adultos hagan estas labores no por voluntad propia, el saber esto debe ayudar a incidir en las causas con las políticas públicas correctas”.
 
Resaltaron que el trabajo doméstico no remunerado en los hogares es uno de los puntos de desencuentro del Inegi con el concepto de nini, puesto que la Organización Internacional del Trabajo ha catalogado dichas labores como trabajo, que el término nini no tiene en cuenta.
 
Al restante 16.6% de jóvenes vulnerables se le identifica como “sin un rol permanente”, que incluye actividades como apoyo en compras, trámites o traslados en el hogar; mantenimiento de la vivienda y servicios gratuitos a la comunidad.
 
Michoacán tiene a 17.9% de su población entre 15 y 24 años en condiciones limitadas de desarrollo, según la nueva medición del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
 
Esta entidad, seguida por Zacatecas con 17.7% y Durango con 17.2%, son en las que más proporción de su población joven está en vulnerabilidad por ocupación. El promedio nacional en 2016 es de 13.7 por ciento.
 
En contraste, Baja California y la Ciudad de México, con 9.4% cada una, y Quintana Roo con 10.4%, son los estados que menor proporción de jóvenes vulnerables tienen en el país.
 
Los investigadores del Inegi y creadores de la medición de jóvenes vulnerables, Gerardo Leyva y Rodrigo Negrete, expresaron que las cifras parecen sugerir que la mayor proporción de jóvenes vulnerables se concentra en los estados donde históricamente se han creado más expectativas para emigrar hacia Estados Unidos.
 
Destacaron el bajo porcentaje de la Ciudad de México, que según los expertos está asociado a su amplia oferta educativa: "El caso de la capital del país muestra que mayor oferta de oportunidades de educación también cuenta, no es sólo un asunto de demanda, sino de oferta”.