Artículos

"Loveless", la película que los políticos odiarán

Por Reuters | 19 Mayo, 2017 - 10:36
  • loveless.jpg

Aunque menos explícitamente política que "Leviathan", la cinta de Andrey Zvyagintsev proyectada en Cannes incluye temas subyacentes que podrían no gustarle al presidente Vladimir Putin.

Los realizadores de la aclamada tragedia rusa "Leviathan" proyectaron en el festival de cine de Cannes su nueva película, otro drama personal con trasfondo político que su productor dijo los políticos seguramente odiarán.

"Loveless" es la historia de una pareja a punto de un amargo divorcio cuando su hijo de 12 años desaparece. La crisis no acerca a la pareja y las cosas pasan de desalentadoras a espantosas en un drama aligerado con partes de humor negro.

Aunque menos explícitamente política que "Leviathan" -sobre un hombre cuya casa es confiscada por un funcionario corrupto- los críticos rápidamente identificaron temas subyacentes que podrían no gustarle al presidente Vladimir Putin.

El director "Andrey Zvyagintsev no puede declarar directamente (...) la corrupción total de su sociedad, pero (...) puede hacer algo como 'Loveless', que tiene una mirada alarmante y que resuena, no de la política de Rusia, sino de la crisis de empatía en el corazón de la cultura", escribió el crítico Owen Gleiberman de Variety.

El productor de la película dijo a periodistas que "Loveless" se hizo sin el financiamiento gubernamental que recibió la nominada al Oscar "Leviathan".

"El Ministerio de Cultura de Rusia se tomó grandes molestias para enfatizar cuánto le disgustó Leviathan y su deseo de evitar una repetición de ese tipo de errores en el futuro. Por eso decidí que no necesitábamos avergonzarlos más y decidí hacer la película por mí mismo", dijo Alexander Rodnyansky en una conferencia de prensa, hablando en inglés.

En su crítica con cinco estrellas, Peter Bradshaw del diario de The Guardian dijo: "'Loveless' (...) tiene una intensidad hipnótica y ambigüedad insoportable que se mantiene hasta el mismo final. Esta es una historia de la Rusia moderna cuyo pueblo está a merced de fuerzas implacables, un mundo sin amor como un planeta sin los medios para tener vida humana".

Rodnyansky dijo que aunque la película era sobre "la vida rusa, la sociedad rusa y la angustia rusa (...) no es específicamente rusa, creo que es muy universal". Agregó que los filmes de Zvyagintsev son "siempre sobre las personas, y no los políticos, y por eso, de hecho, es que a los políticos nunca les gustan estas películas".