Artículos

Muebles únicos para un hogar de revista

Por El Espectador | 19 Septiembre, 2016 - 10:19
  • table-791584_1280.jpg

Un sueño de pareja y una casa rústica fueron los principales activos con los que empezó este discreto negocio de muebles y decoración. El voz a voz y la calidad del servicio han sido sus grandes aliados.

Lejos están de pensar los transeúntes que detrás de la casa de ladrillo con rejas negras, ubicada en la carrera 15 con calle 134 en Bogotá, existe una tienda de diseño interior que los conecta con el mundo. Se trata de Sarria Home, un discreto negocio de muebles y accesorios, fundado hace un año por Paula Sarria y Marco Valencia. Ella, profesional en mercadeo y publicidad, y él, administrador de empresas. 
 
Con el propósito de unirse más como familia, decidieron emprender un proyecto juntos en la línea de decoración. “Toda la vida he estado muy vinculada con este tema. En mi casa siempre me ha gustado ser la que decora, la que decide dónde ubicar las cosas, qué colores poner. Ese gusto me llevó a viajar con mi esposo alrededor del mundo, a diferentes ferias del hogar, de elementos promocionales y todo lo relacionado con decoración de espacios interiores”, cuenta Paula.
 
Con los viajes se empezó a construir la idea de negocio y con ella el sueño de la pareja. El primer paso consistió en crear la marca. Querían un nombre que tuviera el sello personal, por tratarse de un negocio propio. “Nosotros no compramos a través de nadie; viajamos directamente a países del Oriente y a algunos europeos y escogemos todos los productos, desde las mesas, consolas y sillas hasta las alfombras y los cojines”, puntualiza.
 
Pero este no es el único diferencial que tienen; la idea de ser una marca premium se complementa con la instalación. Una casa rústica que les permite a los clientes visualizar los espacios donde pueden ubicar los diferentes elementos. “No tenemos un aviso afuera ni tampoco publicidad más allá de las redes sociales; el negocio se dio a conocer porque yo formo parte de la red Wikimujeres, a quienes les conté de la idea y les empecé a enviar fotos. Junto con ellas comenzaron a llegar sus amigos y familiares. Otros clientes son decoradores, con quienes hemos hecho un acuerdo previo y ellos traen a las personas que los contratan. Básicamente, el voz a voz ha sido un gran aliado”.
 
Sin embargo, no es el único. Dentro de los activos importantes también se destaca el servicio personalizado. Tienen a los clientes en una base de datos con fechas como el cumpleaños, para no dejar pasar ninguna celebración y, el más importante, todas las piezas que ofrecen son diseños exclusivos; es decir, sólo traen una referencia por artículo.
 
“Cada dos meses renovamos el portafolio. Al tratarse de productos artesanales con detalles hechos a mano, difícilmente se consiguen igual. La idea es que las personas puedan pasar con frecuencia y encontrar cosas diferentes”, destaca Sarria, mientras agrega que lo más lindo del proyecto es poder traer a Colombia las tendencias del mundo oriental, tan apetecidas por las mujeres, y que ellas mismas puedan decidir cómo vincularlas a sus espacios.
 
La exclusividad tiene su costo y esta no es la excepción. En Sarria Home se pueden conseguir elementos decorativos desde $30.000 hasta muebles tipo bar de $2.500.000, mesas de noche de $800.000 o muebles grandes que alcanzan los $5.000.000. También se encuentran lámparas, espejos, alfombras, jarrones, poltronas e incluso artículos para regalar en fechas especiales.
 
La tienda, que está abierta de lunes a viernes de 10:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, cuenta con un equipo profesional de cinco personas, entre las que se encuentra una experta en técnicas de decoración, quien se encarga de visitar a los clientes que necesitan tomar medidas de espacios o recibir orientación sobre un ambiente en específico.
 
Un ejemplo de que el emprendimiento premium en Colombia puede salir adelante con un toque de creatividad, disciplina, curiosidad, buen gusto y tiempo.