Artículos

Space X lanzará su primer viaje turístico a la Luna en 2018

Por Blogthinkbig.com | 6 Marzo, 2017 - 15:52
  • full-moon-460316_1280.jpg

Misión durará aproximadamente una semana y recorrerán hasta 644.000 kilómetros, en una vuelta al satélite sin salir de la nave.

Blogthinkbig.com | Las misiones espaciales tradicionales que ayudaban a ampliar nuestro conocimiento acerca del universo que nos rodea, se ven complementadas por un nuevo tipo de exploración “in situ” no solo apto para especialistas. Las empresas apuestan por naves que llegarán a convertirse en un medio de transporte más para poder disfrutar de unas vistas estratosféricas. Pero este es sólo un primer paso para llegar al gran objetivo que es colonizar otros planetas. El presidente de SpaceX, Elon Musk, afirma que este propósito no es un simple capricho, y defiende la idea de que el ser humano pase a ser una especie “multiplanetaria” a fin de que la tierra se extinga algún día.
 
A bordo de una nave evolución de los actuales cohetes Falcon, dos turistas que no han sido identificados formarán parte de una misión que durará una semana aproximadamente. Los dos pasajeros viajarán dentro de una cápsula y recorrerán una distancia de entre 482.000 y 644.000 kilómetros. Hay que aclarar que no se llegará a tocar suelo lunar, sino que se completará una vuelta al satélite sin salir de la nave. Los futuros tripulantes tendrán que realizar un entrenamiento previo y serán sometidos a pruebas médicas para evitar los posibles riesgos que tiene hacer un viaje de este tipo.
 
Los dos clientes anónimos ya han pagado un gran adelanto de dinero por esta experiencia única. De hecho, se ha llegado a especular con cifras aproximadas que rondan los 150 millones de dólares. Musk se adelantó a la curiosidad de los periodistas sobre la identidad de los viajeros y bromeó diciendo que “no son gente de Hollywood”. Los elegidos “se convertirán” en astronautas por una semana cumpliendo así los sueños de muchas personas amantes del universo.
 
SpaceX es una de las empresas que forma parte del Programa de Tripulación Comercial de la NASA y son los responsables de llevar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional. A finales de 2017 realizaran la primera prueba al lanzar la cápsula Dragon V2 en una misión de exhibición sin gente a bordo a la luna. Las anteriores versiones de la cápsula Dragon son utilizadas como vehículo de mercancías sin espacio para tripulantes. Está planeado que durante el segundo trimestre de 2018, se transporte a los primeros pasajeros. Según los resultados de estas dos misiones, se espera que en la segunda mitad del 2018 se haga el primer viaje turístico a la Luna.
 
Estas cápsulas serán propulsadas con los cohetes Falcon 9 debido a su impecable eficacia. De hecho, en el blog Think Big repasamos el resultado del lanzamiento y aterrizaje con éxito del sexto cohete. Ya son cuatro los cohetes de Falcon 9 que han aterrizado con éxito en alguna de sus plataformas marítimas, careciendo todos de tripulación, y cinco los que se han podido recuperar. Aunque siempre nos quedará en la memoria aquel que acabó en una espectacular explosión al intentar aterrizar sobre la plataforma marítima.
 
Aun así, SpaceX tiene en mente un objetivo mucho más ambicioso, colonizar marte a partir de 2023, lo que se convertiría en la mayor proeza espacial desde la llegada del hombre a la Luna.
 
El plan cuenta con la creación de una nave interplanetaria con capacidad de transportar 100 personas para ser la base para la colonización del planeta rojo. Una aspiración no apta para todos los bolsillos, pues el precio del viaje se asemeja al de una vivienda tradicional en la tierra, unos 200.000 euros. El proyecto ha sido objeto de muchas críticas ya que no se especifican los medios necesarios para la supervivencia de los pasajeros que ya se hayan instalado en el planeta.
 
La realidad parece acercarse cada vez más a las películas propias de los géneros fantásticos y de ciencia ficción. Esta humanización del espacio ya no es solo un sueño que nos salva de las peores pesadillas apocalípticas. En un futuro la tecnología ya no provocará “una odisea en el espacio”, sino que lo hará habitable para todos y cada uno de nosotros.