Reseña

Bristol: cocina chilena con rescate de productos locales

Por Loreto Oda Marín |  22 Julio, 2016 - 16:58
  • _mg_0805.jpg

Su carta apela a diversos recursos endémicos y da como resultado una oferta que refleja respeto, técnica, diferenciación y cariño.

El restaurante Bristol, ubicado en el hotel Plaza San Francisco en Santiago de Chile, es una verdadera experiencia relacionada a la comida chilena y al rescate de varios productos locales.
 
El encargado de esa búsqueda es el chef Axel Manríquez, quien pone un especial énfasis al tratamiento de las algas, como el cochayuyo o el pelillo, las cuales se presentan de forma evidente en algunas preparaciones, mientras que en otras se camuflan entre los otros ingredientes.
 
Además, apela a diversos recursos endémicos, tanto del norte como del sur del país, potenciando el trabajo de pequeños productores. Todo esto da como resultado una cocina que refleja respeto, técnica, diferenciación y cariño.
 
Si bien este restaurante de 26 años de trayectoria está estrenando su nueva carta, uno de los imperdibles para comenzar es una de sus clásicas recetas que no ha podido salir de la propuesta: el trío de locos. En este plato se aprecia un molusco bien tratado luciéndose en las diversas preparaciones, como el suculento chupe gratinado al horno; la suave combinación con palta y las papas nativas; y el suave triturado con quinoa en salsa verde.
 
 
Los amantes del pescado acá podrán encontrar diversos tipos, muchos de ellos escapan a la tradicional oferta. Por eso, se puede pedir trucha arcoiris, cojinova, cabrilla dorada o róbalo, además de merluza austral; todos con especiales acompañamientos.
 
Los fanáticos de las carnes también cuentan con una amplia gama de opciones, que van desde un interesante estofado de jabalí, macerado durante 24 horas y cocinado durante diez en el jugo de su cocción, con milhojas de papas a la vainilla y puré de manzana limonada asada, hasta unas intensas e imponentes chuletas de cordero a las hierbas en salsa de vino tinto con un suave y sabroso motemurta y una cebolla asada rellena con butifarra sureña.
 
También vale la pena tener en mente el chuletón de chancho asado al horno acompañado de una golosa y tersa salsa de porotos con rienda, cebolla de escabeche marinada y hojas de cilantro.
 
Los vegetarianos también tienen un espacio especial dentro de la nueva carta, con propuestas bastante diversas, como ensaladas, tortillas y pastas.
 
Los postres también sorprenden y cautivan, siendo otro de los puntos fuertes de esta propuesta gastronómica que busca ser un reflejo de las diversas zonas de Chile.