Reseña

"Cuper & Co" retoca su carta con nuevos sabores

Por Loreto Oda Marín |  14 Junio, 2016 - 13:48
  • dsc_0428.jpg

Este restaurante de Santiago de Chile ha puesto énfasis en los productos del mar y las pastas.

El restaurante "Cuper & Co", ubicado en la comuna de Vitacura de Santiago de Chile, lleva un año y medio abierto y desde su apertura ha trabajado por afinar su carta, la que por estos días ha sufrido un nuevo retoque con el fin de potenciar ciertos sabores, poniéndole un fuerte acento a los productos del mar y las pastas, mientras se le quitó protagonismo a los sándwiches.

Para compartir, ofrece diversas alternativas, que van desde diversos tipos de tablas hasta algunas entradas. Es así como se puede encontrar un terso y potente "Tokio Tartar", compuesto de atún, camarón, pepino, sésamo, cebolla morada, mostaza Dijon y tostadas; y unos "Camarones Kingston", los cuales están apanados en panko con coco y van sobre un mousse de palta, el que aporta textura a la preparación.


Al pasar a los fondos, hay varias opciones, como ensaladas, pizzas para dos, sándwiches y un ítem llamado "Urban food". Allí se puede encontrar el "Ocean Fetuccine", que consiste en unos tersos fetuccine bi color, al huevo y de tinta de calamar, con camarones, pinzas de jaiba, ostiones, pulpo, salteados en azafrán, con velouté de mariscos. Si bien, este plato prometía ser goloso, le faltaba algo de personalidad y sazón, además de mejorar la cocción del pulpo.

Otra preparación en la que las pastas juegan un rol importante es en la "Entraña Huancaína", un corte que llegó a la mesa un tanto pasado en cocción, mientras que su acompañamiento, unos fettuccine al huevo con una casera salsa a la huancaína, aportó un elegante picor.

La lista sigue con el "Pacific Butterfish", un sabroso pescado a la mantequilla que se cocina en su propio aceite y que está coronado con una costra de aceituna negras, alcaparra y ajo, que va con un suculento y suave risotto de cilantro; y el "Tuna de Alexandría", un atún servido a la inglesa con puré de zapallo camote, hongos, quinoa y salsa unagui, que logra un buen nivel de sabor y texturas.

En los postres hay una golosa tabla con cuatro variedades de brownie - clásico, chocolate, cubierto de azúcar flor y ganache de chocolate- acompañados de un goloso helado de snickers, lo que lo convierte en una buena alternativa para ponerle un dulce final a la experiencia.