Reseña

"Demonios", potente obra que explora en los fantasmas de las relaciones modernas

Por Loreto Oda Marín |  13 Enero, 2016 - 11:27
  • demonios.jpg

Néstor Cantillana, Francisca Márquez, María Gracia Omegna y Guilherme Sepúlveda protagonizan este drama, con fuertes dosis de humor negro y absurdo.

Quebrados, imperfectos y con ansias desesperadas de ser salvados. Así son los personajes de la obra "Demonios", la cual explora los diversos tipos de relaciones modernas, sus puntos débiles y sus necesidades.

Todo comienza cuando un hombre, protagonizado por Néstor Cantillana, llega a su casa con las cenizas de su madre. Allí lo recibe su mujer, caracterizada por Francisca Márquez, con quien lleva nueve años de relación. Pero la situación está lejos de ser lo común que se esperaría. De entrada queda de manifiesto una relación retorcida, adictiva, apasionada, llena de amor y odio.

Este drama, con fuertes dosis de humor negro y absurdo, se potencia gracias a la presencia de los vecinos de la pareja, interpretados por María Gracia Omegna y Guilherme Sepúlveda, los que son invitados a una fiesta en la que los excesos se comienzan a dar de forma paulatina, casi natural. El alcohol, el sexo y la incitación empiezan a transformar el panorama y ambas parejas se llevan mutuamente al límite para estar a punto de caer y perderse. Si es que finalmente no lo hacen.

Esta obra aborda el lado oscuro de las personas y las parejas, con una especial dosis de humor que le entrega luz a un cuadro decrépito y al borde de la destrucción, donde cada personaje saca a relucir, desde lo más profundo, sus diversos demonios.

Este montaje es potente, con un guión bien logrado, de gran ritmo narrativo que cuenta con destacadas actuaciones, dentro de las cuales sobresale la de Néstor Cantillana, el encargado de gatillar todo el torbellino de emociones. Su dinámica y limpia escenografía aporta a la puesta en escena, que también se ve enriquecida por su música y juego de luces.

Marcos Guzmán fue el encargado de tomar este trabajo del escritor sueco Lars Norén (1944), un destacado dramaturgo contemporáneo, para llevar en escena, por primera vez en Chile, su legado, siendo "Demonios" (1984) el puntapié inicial con el que logra dejar la vara alta.

Lugar: Teatro la Memoria (Bellavista 0503, Providencia. Metro Salvador, Santiago de Chile).
Fecha: Hasta el 16 de enero. 21 horas.