Reseña

El poder de Greiscol, una intensa cerveza artesanal

Por LifeStyle.com |  13 Mayo, 2016 - 10:25
  • greiscol.jpg

La marca chilena ofrece Greiscol Golden Ale, Greiscol Scottish Ale y Oatmeal Stout, además de algunas variedades frutales. Algunas de ellas han ganado premios y reconocimientos, como en la Copa Cervezas de América 2012 y distinción en la Guía de la Cerveza 2014.

En los valles de Quillota, en la zona central de Chilr,  se gestó y nació Greiscol, una cerveza artesanal de gran personalidad, con sabores y cuerpo definidos, además de notas bien particulares.

Eso es lo que reflejan sus tres variedades: Greiscol Golden Ale, Greiscol Scottish Ale y Oatmeal Stout.

La primera, es de un color dorado intenso, que cautiva primero a la vista, para luego hacerlo al paladar, por sus tonos herbales, cítricos y suave amargor.

Refrescante, más liviana que el resto, de cuerpo medio y de bajo contenido alcohólico (4,7), esta variedad fue distinguida con la medalla de plata y premiada como la Mejor en su Categoría Light Hybrid Beer en la Copa Cervezas de América 2012 al competir con 325 etiquetas provenientes de 21 países.

Greiscol Scottish Ale, de color rojizo a marrón profundo, es una cerveza un tanto acaramelada de origen escoses que privilegia el carácter malteado, por lo que beber esta variedad se torna una experiencia agradable que deja un amargor suave en la boca.
 
Es de mayor contenido alcohólico, pero aún así bajo (5,1), y posee un gran cuerpo. De hecho, obtuvo el tercer lugar en la Guía de la Cerveza 2014 en su estilo Scotch/Scottish Ale.
 
En tanto, la Oatmeal Stout es una cerveza oscura, más fuerte, con cuerpo y carácter bien particular, en parte por su testura bien sedosa y sus sabores tostados, con notas de café y chocolate.

 
Esta es una variedad estacional inglesa de la Sweet Stout, por lo que la avena juega un rol importante en su cuerpo, aportando además un alto contenido en proteínas y lípidos.
 
Con una espuma muy estructurada y duradera, esta variedad cuenta con 6,0 grados alcohólicos.
 
Pero esto no es todo, dado que los creadores de estas cervezas -Eduardo Corvalán, Felipe Matus y Felipe Marín- suelen ir ideando nuevas variedades frutales, las que por el momento solo se comercializan en su local, ubicado en el centro de la ciudad de Quillota (Freire 392), el cual, fiel al estilo de sus cervezas, cuenta con un ambiente especial.
 
Con una encantadora barra con vista al patio, donde tienen variadas mesas y un fogón, el pub cuenta con un encanto rústico, donde el olor a madera del local se entremezcla muy bien con las notas de sus cervezas una vez que salen del barril.

 
En este lugar se puede encontrar, en algunas ocasiones, Greiscol variedad chirimoya, con la cual ganaron el premio Chrysalis Incubadora de Negocios de la PUCV (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso) en la categoría identidad local por su carácter innovador, dado que es la primera vez que en Chile se hace una cerveza en base a esta fruta, característica de Quillota. Esta es una cerveza más dulce y, claramente, con fuertes notas y aroma a chirimoya.

Además, se puede encontrar Brown Ale Avellana, pomelo jengibre  y otra hecha en base a maracuyá.
 
Como dice en la leyenda de esta cerveza, entre boldos y litres nació este producto artesanal que tiene todo el poder de Greiscol.