Reseña

"Etienne Marcel", un pedazo de Francia en Santiago de Chile

Por Loreto Oda Marín |  17 Mayo, 2016 - 17:32
  • etienne_31.jpg

Esta pastelería, ubicada en la comuna de Ñuñoa y en el mall Parque Arauco, cuenta con más de 20 variedades de macarons, una de sus especialidades.

En una casona en la comuna de Ñuñoa, en Santiago de Chile, se encuentra la pastelería "Etienne Marcel", la cual a través de sus diversas preparaciones busca ser un pedazo de Francia en la capital chilena.

Esa es la meta que se han puesto sus socios, los franceses Laëtitia Gomes y Eliott Laburthe-Tolra, y el chileno Luis Arenas, los dos primeros ya con experiencia pastelera en el Viejo Continente.

La entrada a esta repostería parisina es simple y cautivadora, por lo que invita a introducirse en un mundo de sabores, texturas y colores.

Un ejemplo de ello son sus macarons preparados artesanalmente en el mismo lugar, los cuales cuentan con colorante natural y todos son sin gluten. Atractivos visualmente y de buena consistencia, con unas capas y un ganache bien logrado, este dulce francés es una de sus especialidades, por lo que han desarrollado unas 20 variedades, las que se van renovando cada cierto tiempo.

Pistacho, menta-chocolate, higo, chocuyá (chocolate con maracuyá), limón verde, limón - merengue, rosa, y mango- jengibre son algunas de las alternativas que se pueden degustar en esta casona que también cuenta con un agradable, aunque no del todo aprovechado, patio interior donde se puede escuchar todo el tiempo música en francés.

Tal es el amor de los dueños de este local por este tipo de galletas unidas por una crema, que todos los sábados imparten clases para siete personas.

Otro imperdible de esta repostería, que ahora también se puede encontrar en el Mall Parque Arauco, son los eclairs, de los cuales poseen cinco variedades. Una de ellas es el chocolate - naranja, con el que se logra un buen juego de texturas y sabores.

En tanto, los tartelettes se pueden encontrar en diez combinaciones, como el de mora, almendra y cacao, un postre goloso, sin ser hostigoso, que tiene una suave cobertura que contrasta con el chocolate interior, un Valrhona con 71% de cacao.

A esto se suma su oferta en bebestibles: jugos naturales; chocolate caliente casero; café recién tostado en Santiago con mezclas de dos tipos: 80% de Perú y 20% de Etiopía; y diferentes blends de té Rooibos -sin teina-, verde y negro, todos Dammann, los cuales han sido elegidos especialmente para que mariden con las preparaciones dulces. Cuando la tetera llega a la mesa, también lo hace un set con relojes de arena con diversos colores que permiten identificar el grado de concentración con el que se quiere disfrutar la infusión.

La carta abarca algunas opciones saladas, como su croissant jamón queso y el baguette con aceituna y cebolla. Sin embargo, el fuerte son los sabores dulces, los cuales pueden ser llevados a eventos mediante un carrito acondicionado para eso.

Los planes de "Etienne Marcel" es seguir creciendo tanto en servicio, dado que recientemente lanzó su área de eventos corporativos, como en locaciones, ya que este año también pretenden instalarse con otro local en las comunas de Vitacura o Las Condes.

Con el tiempo, "Etienne Marcel" apuesta ser un concepto mayor, pero siempre con una impronta francesa, es por ello, que en el segundo piso se encuentra una galería de arte donde se pueden apreciar y adquirir diversas piezas.