Reseña

"Interstellar": un viaje por espacio y tiempo

Por Alicia García de Francisco |  6 Noviembre, 2014 - 11:46
  • 49132_1.jpg

Christopher Nolan regresa con fuerza a la ciencia ficción con "Interstellar", un proyecto que llega precedido de enormes expectativas pese al secretismo que ha rodeado la creación de esta película, protagonizada por un trío de altura: Matthew McConaughey, Anne Hathaway y Jessica Chastain.

Tras sorprender con "Memento"; rehabilitar la saga Batman con "Batman Begins" (2005), "The Dark Knight" (2008) y "The Dark Knight Rises" (2012) o desconcertar con "Inception", el británico Christopher Nolan se ha hecho un hueco entre los directores más admirados del cine actual, lo que se traduce en la enorme expectación que ha levantado su nuevo proyecto, "Interstellar".

Es su primer proyecto después de finiquitar sus aventuras con Batman con un gran éxito tanto de taquilla (más de US$2.460 millones de recaudación entre las tres) como de crítica y de premios (7 nominaciones al Óscar y dos estatuillas).

Un proyecto más personal, siguiendo su habitual forma de trabajar desde que se hizo cargo de Batman. Entre cada entrega ha intercalado películas con una implicación mucho más profunda: "The Prestige", en 2006, "Inception" en 2010 y ahora "Interestellar".

Ambición y espectáculo interestelar

Una película que en cierta forma continúa el planteamiento de un mundo de capas que el realizador británico diseñó en "Inception".

Ahora son dimensiones las que le permiten jugar con el espectador y con una historia que se mueve como un círculo que comienza y acaba en el mismo punto, pero por supuesto en un espacio temporal paralelo.

Un guión complejo y ambicioso que Nolan ha firmado, como en la mayoría de sus trabajos, con su hermano Jonathan. Pero que en esta ocasión es mucho más emocional que sus películas anteriores, con un fuerte protagonismo del medioambiente, la religión y la ética.

Porque se trata de una película que pone en cuestión de manera directa el mundo en el que vivimos y, sobre todo, la forma en la que el hombre se comporta respecto a la naturaleza. Y, por tanto, se centra en los tremendos efectos que esto puede tener en un futuro cercano.

Todo ello con una impresionante puesta en escena que permite a Nolan lucirse con un estilo narrativo poderoso que deja imágenes brillantes para una película en la que el envoltorio es tan importante como el contenido y que ha contado con un equipo de lujo, entre los que destacan el director de fotografía Hoyte Van Hoytema ("Her"), el diseñador de producción Nathan Crowley ("The Dark Knight") o el compositor Hans Zimmer ("Gladiator" o "The Lion King").

Pero si de lujo es el equipo técnico, no lo es menos un reparto plagado de estrellas.

McConaughey, el actor de moda

A la cabeza, el actor del momento, ganador del último Óscar por "Dallas Buyers Club" y resurgido de una carrera plagada de películas menores para demostrar con sus últimos trabajos que se ha convertido en uno de los mejores intérpretes de la actualidad, Matthew McConaughey.

Recién cumplidos 45 años, el actor texano ha pasado de protagonizar blandengues historias románticas a meterse en la piel de personajes complejos en "Mud", "Magic Mike" o "The Wolf of Wall Street", donde tiene una brevísima y brillantísima aparición.

En "Interstellar" es Cooper, un piloto e ingeniero obsesionado con la tecnología en un mundo amenazado con la desaparición por las plagas que acaban con todos los cultivos, provocando una grave carestía de alimentos.

Junto a él, otras dos actrices que están en el mejor momento de sus carreras.

Por un lado Anne Hathaway, que interpreta a Amelia, una científica metida en un proyecto secreto de la Nasa para tratar de encontrar mundos habitables a los que trasladar a la población de la Tierra.

Y Jessica Chastain, que aunque parezca mentira, interpreta a Murph, la hija de McConaughey, algo posible en la historia espacial y llena de complejidades temporales que ha puesto en pie Nolan.

Completan el reparto nombres como los de Michael Caine, Matt Damon, Wes Bentley o Casey Affleck, en papeles menores pero importantes para el desarrollo de una trama que alterna la Tierra con el espacio.

El espacio está en boga

Un espacio grandioso y espectacular con el que Nolan parece ambicionar una competición con clásicos del género como "2001:A Space Odyssey", de Stanley Kubrick, en el que se inspira o quizás homenajea en la parte espacial, que combina con un drama familiar en toda regla más propio de Steven Spielberg.

Aunque también se siente la influencia de "Blade Runner" o "Metropolis", o de filmes mucho más recientes, como el "Gravity" de Alfonso Cuarón.

Pero es sin duda la sombra de Kubrick la que más se cierne sobre Nolan en esta película llena de espacios y escenarios salidos de una imaginación muy compleja y en la que el clasicismo de los planos contrasta con el moderno tratamiento de las imágenes.

Una combinación arriesgada con la que Nolan tratará de reafirmar el estatus de dirección de culto que se le atribuye pero que se basa más en sus películas de Batman que en sus proyectos personales. Porque, pese al éxito de "Inception", ninguno de sus filmes ha conseguido sorprender tanto como el que fue su primer proyecto en Hollywood, la desasosegante "Memento".

Catorce años después de aquel filme, los medios de Nolan han crecido exponencialmente, así como sus seguidores. Con "Interestellar" tendrá que demostrar que también su pericia como director ha alcanzado cotas superiores, tanto como para que su nueva incursión en la ciencia ficción sea una revolución cinematográfica.

* Reportaje EFE