Reseña

La pausa de "Astrid & Gastón" en Chile

Por Loreto Oda Marín |  10 Junio, 2016 - 17:07
  • camarones_quinoa_astrid_gaston.jpg

Con el fin de celebrar estos años de trayectoria, se ha creado una carta especial, que estará disponible hasta fin de mes.

Después de 17 años en Santiago de Chile, el restaurante "Astrid y Gastón", uno de los restaurantes íconos del famoso chef peruano, Gastón Acurio, deberá cerrar sus puertas el 30 de junio, para volver a abrirlas en marzo de 2018 cuando encuentre una nueva locación.

Con el fin de celebrar estas casi dos décadas de trayectoria en la capital chilena, se ha creado una carta especial, que estará disponible hasta fin de mes, la cual contará con las preparaciones más emblemáticas desde su apertura, en 1999.

Uno de los platos que se sumó prácticamente en sus inicio, en el 2000, fue el Foie Gras, flambeado al oporto con manzana y frutos rojos, acompañado de tostaditas de la casa, una elaboración potente, con personalidad, que consta de diversas texturas y crocancias. Al año siguiente, el 2001, se estrenó Los Ostiones, una receta que de estos moluscos, provenientes de Tongoy, glaseados con cebollinos al chardonnay y caviar de rocoto, lo que genera una verdadera explosión de sensaciones.

En el 2005 se hicieron varias incorporaciones como el Tiradito de atún, una preparación deliciosa y de un elegante picor en la que el pescado es laqueado y acompañado de una salsa de rocoto, leche de tigre de mango, un tartar con quinua y fideos de arroz; otro es El cochinillo, un suculento y sabroso lechón de granja orgánica, confitado con salsa de rocoto y naranja, pastel de choclo y trozos de piña, siendo un plato en el que los sabores se combinan de forma óptima, logrando un juego de notas y texturas.

Otra de las recetas insignia es El Macho, una pescado del día a la grilla, con una salsa de mariscos, ají panca y pepian de choclo acompañado de puré de arveja y algunos mariscos.

Al pasar a los dulces, dos clásicos que no podían faltar son el sorprendente Suspiro de Limeña, el tradicional postre con un merengue al oporto, y la Esfera de Chocolate, la cual se encuentra sobre una compota de frambuesa y es acompañada de un helado de lúcuma y espuma de creme bruleé, siendo derretida con una salsa de chocolate, un final dulce para un evento que es sólo una despedida.