Reseña

La receta de la felicidad: Jon Favreau se aleja de las grandes producciones para realizar "Chef"

Por El Observador |  10 Noviembre, 2014 - 11:41
  • favreau-_332319.jpg

El actor, guionista y director realizará "Chef", una comedia personal, chiquita, emotiva y por demás efectiva

El actor, guionista y director Jon Favreau se consagró comercialmente en Hollywood al dirigir la primera entrega de "Iron Man" (2008) y ser la piedra fundamental de toda la catarata posterior de filmes sobre superhéroes que vino después y se continúa incluso ahora.

Fue un éxito inesperado para alguien que venía de películas más baratas, comedias de corte casi independiente, y que tenía tan sólo en "Zathura" (2005) un antecedente dentro del cine de entretenimiento.

Pero bien se sabe que mantenerse en el tope de un mercado tan voraz como el estadounidense es difícil. Ya "Iron Man 2" (2010) estuvo lejos del resultado de la primera y en particular "Cowboys vs Aliens" (2011) fue un fiasco en cuanto a resultados económicos y comerciales.

Por tanto, mientras se lamía las heridas de su caída, Favreau anunció que volvería a los orígenes, a su primera manera de hacer cine, aquella que comenzó con el guión de "Swingers" (1996) y el guión y dirección de "Made" en el año 2001.

A priori, estas no eran las mejores noticias. "Made" es completamente fallida por donde se la mire (no ayuda en nada estar protagonizada por el insoportable Vince Vaughn) y salta a la vista que cualquiera de los esfuerzos posteriores de Favreau han sido superiores a esos humildes inicios (incluso la de los vaqueros contra los extraterrestres, sí). Pero han cambiado las cosas entre 2001 y hoy.

Favreau ha aprendido mucho en estos casi 15 años y lo aplica todo en esta nueva película, este regreso a los orígenes que es en realidad un relato muy sincero, honesto y emotivo sobre el hacer lo que uno ama, aprender a entenderse con los hijos y encontrar, en definitiva, un lugar en el mundo.

Favreau es aquí Carl Casper, un gran cocinero en Los Angeles quien lleva unos 10 años manejando la cocina de un buen restaurante. Si bien dice estar contento, las cosas no marchan del todo bien: no cocina lo que quiere sino que se mantiene dentro del férreo menú que le impone el propietario del restaurante, su relación con su hijo Percy es distante luego del divorcio de su madre y en general, Carl se siente y ve como desplazado, corrido del lugar donde quiere estar.

Las cosas sólo empeoran cuando una mala reseña de un importante crítico culinario se combina con el cero conocimiento que tiene Carl de las redes sociales y su status quo salta en mil pedazos. No conviene quizá adelantar más de la trama. La de Carl es esencialmente una historia de superación, de reconstrucción, y como tal, es disfrutable de ver y conocer a medida que el protagonista la recorre.

Favreau no sólo no es el mismo que al momento de empezar su carrera, sino que tampoco son los mismos sus amigos. A la hora de encarar un proyecto personal como este- y no lo duden, es sinceramente personal, es una película que realmente se siente como eso- acude a actores de nivel y a amigos que se cuentan entre lo más alto de la industria.

No sorprende entonces encontrar a Robert Downey Jr. y Scarlett Johansson en pequeños papeles (ambos comparten pasado común con Favreau en las Iron Man) pero en definitiva estos son casi cameos, efectivos y sentidos (ambos actores ponen lo suyo en sus escenas). El elenco secundario está por completo a la altura de la entrega del proyecto.

John Leguizamo es Martin, el mejor amigo del protagonista, y debe ser uno de los papeles más generosos que le han tocado a este eterno secundario, ya que contiene una entrega y una emoción que se transmite.

Sofía Vergara no suele ser santo de mi devoción, cumpliendo casi siempre con el estereotipo de la latina gritona, por lo que está muy bueno encontrarla en un papel contenido, sincero y medido. El elenco se competa nada menos que con Dustin Hoffman y Oliver Platt (no cabe duda que Favreau tiene altos amigos) y la gran labor del niño Emjay Anthony, como Percy.

Y por encima de todo, es un proyecto de Jon Favreau y Favreu lo deja todo. Cocina él mismo en la película, lo que le da verosimilitud a su rol, al tiempo que compone un personaje complejo, con fallos y aciertos, un ser humano de carne y hueso, que busca ser medianamente feliz, poder reconstruir su relación con su hijo y tratar de vivir con dignidad.

Al crear a Carl Casper, Favreau compone su mejor actuación al tiempo que con “Chef” hace su mejor película hasta la fecha.

A simple vista se podría pensar que es una comedia más pero se estaría equivocando. "Chef" es mucho más que eso. Es una película que entrega bastante más de lo que promete.