Reseña

Los sabores de invierno dominan en el hotel Antumalal

Por LifeStyle |  22 Julio, 2016 - 14:23
  • antumalal_merluza_austral_con_papitas_araucanas_sobre_juliana_de_verduras_sobre_salsa_de_azafran.jpg

En el sur de Chile, complejo turístico rescata ingredientes propios de la zona de La Araucanía.

Para celebrar el inicio de la temporada de nieve, el hotel Antumalal incluyó preparaciones basadas en los mejores productos del sur de Chile, siempre​ acompañados de vegetales y hierbas cultivadas en su propia huerta orgánica que aporta sabores y aromas naturales de la zona de La Araucanía a sus platos.
 
“La inspiración que da vida a nuestra carta busca destacar la calidad y frescura de los ingredientes que empleamos, elemento principal que nos permite ofrecer una cocina que busca que nuestros huéspedes se sientan como en casa”, comentó la chef del restaurante Parque Antumalal,  María Ignacia Jara.
 
 
Los nuevos platos son el tiradito de res, preparado en base a finas láminas de filete con soya, limón, sésamo tostado y brotes, y la merluza austral acompañada con papitas araucanas, sobre juliana de verduras de temporada y una cremosa salsa de azafrán.
 
La carta invernal también propone suprema de ave con pimientos asados, cremoso de mote con salsa de puerros​ y oporto, y los papardeles con ragout de ciervo, una pasta fresca cocinada lentamente al horno y tomates frescos. Como postres, los nuevos sabores de los helados artesanales son capuccino, lavanda y merlot.
 
 
Los orígenes del hotel se remontan a 1945, cuando la familia Pollak inaugura el Café del Lago, un salón de té y lodge de pesca, que ofrecía repostería y recetas de venidas de Praga, cuidad natal de Davita y Catalina, abuela y madre de Rony, quien hoy dirige el hotel. Se ofrecían kuchenes y tapados de manzana cocinados para la hora del té. Rápidamente el café se convierte en parada obligatoria y destino favorito de los visitantes de Pucón.
 
Cinco años más tarde, nace Hotel Antumalal y doña Catalina crea un menú especial para cada día, en el cual se incluían recetas europeas que alternaban con las que aprendía en Chile. Inspirada por los productos y tradiciones de la zona, una de sus especialidades fueron las truchas pescadas por sus propios huéspedes en los río cercanos. Hoy, el restaurante cuenta con una carta que integra especialidades centroeuropeas con la cocina  y productos tradicionales del sur de Chile.