Reseña

"Panko", sabores nikkei en un solo bocado

Por Loreto Oda Marín |  31 Mayo, 2016 - 12:45
  • img_6746.jpg

Esta marca abrió un segundo restaurante en Santiago de Chile, específicamente en el Patio Bellavista, donde se incorporaron nuevas preparaciones.

Un sólo bocado puede ser toda una experiencia. Eso es lo que pasa con muchos de los sabores de "Panko", un sushi nikkei que abrió su segundo local en Santiago de Chile, específicamente, en el Patio Bellavista.

Siguiendo la línea de la marca, en este restaurante predomina la madera y los colores oscuros. Su barra sigue teniendo protagonismo aunque ahora se pueden encontrar varias mesas al aire libre.

Para comenzar este viaje gastronómico, las gyosas suelen ser unas de las opciones predilectas. Una de las innovaciones de este local, con respecto a su par más antiguo ubicado en barrio Lastarria, son la versión de pato, las que tienen un buena textura y sabor, los que son realzados gracias a la salsa de mostaza que la acompaña.

Las causas también son otro clásico appetizer. Esta versión nikkei consta de cuatro variedades: chicharrón camarón con salsa de ají amarillo, atún sellado con mermelada de rocoto, lomo sellado con pebre nikkei y chicharrón de pulpo con salsa tártaro. Lo entretenido es que todas se complementan bien, pues las hay con cierto grado de picor y otras donde lo dulce juega con lo salado.

Uno de los sellos de este restaurante son las Pinzas Panko, a base de jaiba y camarón, que están fritas en panko y son acompañadas de una salsa cremosa y otra agridulce, lo que proporciona un contraste de sabores que cuenta con cierto grado de picante, detalle que aporta personalidad.

Otra preparación con crocancia y sabor son los nems, unos rollos de arroz rellenos con camarón, cerdo y verduras salteados en curry, envueltos en lechuga y acompañados de una salsa de vino chardonnay y merlot.

Al momento de pasar a los nigiris se encuentran varias alternativas, siendo la novedad el de foie gras sopleteado con quinua crocante, mermelada de aguaymanto y sal de Cáhuil. Este es una explosión de sabores con un foie bien logrado y un entretenido toque crujiente.

También está el Salmón Gari con un mousse de jengibre, crema de tofu, limón y wasabi, lo que le da un picor elegante; el de Atún Sellado, el que tiene notas ahumadas tras haber sido sopleteado, y es acompañado de una crema de recoto y tofu con un toque de salsa unagi; el Soltero, que es con un pescado blanco, en este caso reineta, y se sirve sobre una sabrosa emulsión de orégano y es cubierto con pequeños trozos de habas peladas, aceitunas, queso fresco, tomate y rocoto, igual que la ensalada peruana que le dio el nombre a este nigiri.

Dentro de la lista también se encontrará el Gunkam Tuna, un tartar de atún, huacatay, con salsa unagi y un toque de limón servido con katsuobushi, una preparación japonesa en la que el atún es convertido en viruta al ser secado, fermentado y ahumado. Este bocado tiene leves notas picantes.

Al momento de pasar a los rolls, acá hay varias alternativas además de los clásicos sabores, siendo una de ellas el Salmón Nikkei, un relleno de salmón al panko, queso crema y cebollín frito en tempura con una crema de salmón ahumado y salsa unagui, de gran crocancia y sazón; el Arequipeño, envuelto en filete de res, relleno de camarón y palta bañado en salsa ocopa y ají amarillo y rocoto, lo que le aporta picante a la preparación compensando así la falta de sazón de los otros ingredientes; y el Chimichurri, envuelto en queso crema, relleno de camarón apanado a la quinoa crocante, coronado en chimichurri nikkei, salsa unagui, al estar sopleteado también tiene un toque ahumado y picor equilibrado.

Para acompañar se pueden encontrar limonadas, pisco sour y macerados de diversos tipos, como de huesillo, canela, ají, berries y eucaliptus o de tuna y pimiento, el que es potente y picante, con una personalidad marcada, al igual que la propuesta gastronómica de "Panko".