Artículos

Aumento de ventas estimula a la industria automovilística en Colombia a transitar por nuevas rutas

Por LifeStyle/ El Espectador | 1 Abril, 2015 - 16:44
  • all-wheel-drive-299772_640.jpg

Chevrolet, Renault y Hyundai son las principales marcas de auto elegidas. Las ventas alcanzan un importante récord y los distribuidores amplían la oferta a través de variadas alternativas: internet ocupa un importante lugar.

La industria automovilística en Colombia está pasando por un buen momento, pues las ventas han ido en aumento, en especial en Bogotá, hecho que ha repercutido dentro de varios ámbitos del sector.

El dinamismo del sector se aprecia, según expertos del área, en las variadas fórmulas que se están utilizando en la oferta (punto en el que internet juega un importante rol), las buenas condiciones en el contexto económico (especialmente el tipo de cambio) y la búsqueda de productos atractivos (como seguridad, diseño y la posibilidad de personalizar el vehículo).

La globalización y los TLC obligan a la industria automotriz a diversificarse, por lo que la presencia de marcas en el país ya llega a 125 marcas, lo que implica ir conociendo las preferencias de los consumidores a través de varias herramientas y así centralizar una oferta robusta. Todo ello en un contexto de récord histórico en ventas durante el año 2014.

El citado año fue dinámico en la venta de vehículos, siendo agosto un buen mes, pues según datos de Econometría -informe de Fenalco, la Andi y el Comité Automotor Colombiano-, en ese período se dio un récord en ventas con 328.526 vehículos, lo que significa 10,8% más que en 2013.

En tanto, diciembre aportó resultados favorables para la industria, dado que en dicho mes se vendieron 32.355 unidades.

Las facilidades de compra a través de créditos de vehículos y una tasa de cambio que se mantuvo por debajo de los $2.000, fueron factores que impulsaron a los compradores.

Al momento de ver el detalle de las ventas por marcas, las más preferidas son Chevrolet, Renault, Hyundai, Ford, Nissan, Toyota y Mazda.

Vehículos e internet, una relación en auge

Este buen momento ha repercutido en otros ámbitos, como la venta por internet. El crecimiento de más del 100% de las transacciones por internet en Colombia, según un estudio sobre comercio electrónico publicado a comienzos de este año, ratifica el impacto de la web como vitrina para expandir los negocios y captar a potenciales compradores. Y el sector automotor no piensa desaprovechar sus bondades para aumentar las ventas y posicionar sus marcas en el mercado.

Aunque por los montos de las transacciones no es posible comprar por internet un vehículo, la expectativa, según Luis Alfredo Huertas, gerente de mercadeo de GM Colmotores, es que en un futuro cercano se pueda avanzar en los medios de pago y, por ejemplo, abonar la cuota inicial. De hecho, algunas empresas como Dinissan ya están dando los primeros pasos al permitir que sea posible pagar en línea los repuestos y las reparaciones.

Entre tanto, las páginas oficiales de las marcas y portales como TuCarro.com, CarroYa.com y DeMotores.com se han convertido en atractivos medios para atraer la atención de potenciales compradores y propiciar negocios, especialmente de vehículos usados. Chevrolet, por ejemplo, estima que por este medio logró concretar la comercialización de unos 1.700 carros, una cifra nada despreciable a pesar de que anualmente venda unos 80.000.

Por su parte, Adrián Vera, gerente de Marketing de Renault-Sofasa, señala que “el 70% de los contactos de negocio provienen de este canal y el 50% de quienes visitan los sitios web muestran interés en adquirir un vehículo”. Marcelino Herrera, vicepresidente de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE) y gerente de Mercado Libre en el país, calcula que en 2014 se negociaron más de 120.000 vehículos a través de TuCarro.com, que registra más de medio millón de visitas mensuales y más de 30.000 ofertas permanentes.

También explica que la cantidad de compradores que visitan estas páginas especializadas aumenta cerca del 30% cada año, contribuyendo a que se hayan convertido en un extraordinario negocio que mueve alrededor de $4 billones (US$1.537.130) anuales.

“Esperamos que esta tendencia se mantenga, a pesar de que se pueda ver afectada por una disminución en la comercialización de vehículos, ya que es un negocio muy ligado al mercado”, concluye Herrera.

Lo que los conductores quieren

Nuevas tecnologías, seguridad, conectividad, diseño y la posibilidad de personalizar el vehículo son los factores que más pesan en una decisión que es sobre todo emocional.

Según datos de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos), el 50,5% del mercado corresponde a automóviles y el 27% a utilitarios, de los cuales el 94% son particulares.

Este fenómeno es para Oliverio García, presidente del gremio, muestra de que los colombianos han volcado su mirada a vehículos más completos, capaces de sortear las condiciones geográficas del territorio nacional.

“Colombia es un país montañoso, con un nivel de carreteras pavimentadas bajo y un estado de vías urbanas difícil. Esto hace que las camionetas sean atractivas. Además, los portafolios son cada vez más amplios y los clientes tienen la posibilidad de elegir entre miles de opciones en diseño, seguridad y equipamiento”, detalló.

En esta ruta, el segmento prémium, uno de los de mayor crecimiento en el país, ha hecho de la innovación y personalización aliados para cautivar compradores selectos. Daniel Galindo, gerente de BMW en Colombia, explica que el factor emocional es crucial.

“Las personas buscan una oferta de valor en la que encajen sus gustos y expectativas. Los carros son la extensión de la personalidad y reflejan un estilo de vida”. También quieren poder interactuar con el mundo exterior, por eso, explica, “los autos vienen equipados con dispositivos GPS, sistema Bluetooth, interfaces digitales y de conectividad para aplicaciones y redes sociales”.

La incorporación de nuevas tecnologías, sin embargo, no es exclusiva de la gama alta. Según Ricardo Escobar, vicepresidente de Kia, los costos de estas herramientas se han abaratado permitiendo mejorar la percepción de valor de los vehículos.

“Los clientes no son los mismos. Hoy están más informados y tienen claro lo que quieren. Para ellos, la industria ha traído tecnologías en seguridad, fuera de las airbags y frenos ABS, como cámaras traseras y frontales, herramientas de advertencia de cambio de carril, alertas de choque y sistemas de activación de luz”.

Para Adrián Martín, director de mercadeo de Renault Colombia, la compra de un vehículo es una decisión emocional que se justifica con valores racionales, por eso se realizan test drives y eventos y se abren tiendas interactivas en los concesionarios.

Finalmente, la personalización sigue siendo uno de los elementos claves al comprar. Por ello marcas como Nissan han ampliado su portafolio pensando en que los clientes puedan configurar sus vehículos de acuerdo a las preferencias y estilo de vida.

Juan Carlos López, gerente nacional de mercadeo de la marca, señala que “los colombianos buscan imprimirle a su auto un sello de identidad y consultan todas las posibilidades en líneas, rines, llantas, colores, tapizados, tecnologías de apoyo e incluso radios táctiles que lo hagan único y lo mantengan siempre a la vanguardia”.

>