Artículos

Colombia se encamina hacia una revolución verde con vehículos más amigables con el ambiente

Por Lifestyle.com / El Espectador | 16 Diciembre, 2014 - 09:24
  • steering-322693_640.jpg

Los grandes fabricantes, que han puesto a rodar exitosamente vehículos híbridos y eléctricos en Europa, Asia y Norteamérica, buscan ampliar en Colombia un mercado que aún no abre sus puertas a más de 1.500 unidades limpias al año.

Mientras que la industria automotriz de Europa, Japón y Estados Unidos durante la última década ha dedicado buena parte de sus esfuerzos a crear vehículos más amigables con el ambiente, en Colombia, como en otros países de la región, apenas comienzan a conocerse los adelantos que en otras naciones ya han reconfigurado los hábitos de los consumidores, quienes son cada vez más conscientes de los beneficios de las tecnologías híbridas y eléctricas.

Estas innovaciones, que hoy son protagonistas en el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá, buscan abrirse paso en el mercado colombiano, en el cual predomina el uso de combustibles fósiles. Sin embargo, ya existen normas que favorecen la importación de vehículos con tecnologías limpias (por ejemplo, el decreto 2909 de 2013 estableció un contingente anual de 750 unidades eléctricas y de 750 híbridas que ingresarán a Colombia sin pagar aranceles). Gracias a esta decisión, 50 taxis eléctricos están prestando su servicio en las calles de la capital.

Oliverio García, presidente de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos), considera que el país estará en sintonía con la tendencia mundial de aires más limpios en el momento en que exista un suministro firme de combustibles y energías que se ajusten a los referentes internacionales. “Estamos limitados a la calidad del diésel y la gasolina. Los motores de última generación (como Euro V y VI) no están habilitados en el país, ya que trabajan con altísimas presiones en la inyección”.

Desde el ángulo de los fabricantes que lideran esta transformación, la alemana BMW —desarrolladora del modelo i3, el primer auto eléctrico que ya se ofrece a los clientes en el país — cree que en Colombia han empezado a verse cambios gracias a que el sector privado ya cuenta con flotas de vehículos eléctricos e híbridos que se ajustan a su actividad productiva.

En ese sentido, Juan Carlos López, gerente de mercadeo de  Nissan Colombia, asegura que el país necesita de una infraestructura fuerte en la que no se hable de gasolineras “sino de electrolineras”. Para lograrlo, cree que la empresa privada y los generadores de energía deben plantear modelos que demuestren que tener carros que se muevan con energía es un buen negocio.

“Queremos quitarle el miedo al consumidor, decirle que es un carro de verdad, que funciona. Necesitamos que el Gobierno dé incentivos y apoyos a los compradores. Los importadores hemos logrado traer carros sin aranceles”, agrega López, quien cuenta que en el mundo ya hay rodando cerca de 150 mil vehículos Nissan eléctricos (46 mil están en Japón y 67 mil en Estados Unidos).

Pero, más allá de las disposiciones del decreto, el gerente comercial para Colombia del fabricante chino BYD, John Jairo Uribe, señala que las políticas gubernamentales existentes aún no impulsan la compra masiva de vehículos ecológicos. Una propuesta para avanzar en esa dirección, enfatiza, es abrirle paso a la reposición de carros tradicionales por eléctricos o híbridos, lo cual bajaría del 34% al 24% el IVA que tendrían que pagar los compradores.

Otra de las propuestas del sector automotor para incentivar la compra de carros ecológicos y mejorar la movilidad de las ciudades es eximirlos de la restricción de Pico y Placa. En países como Holanda y Estados Unidos estos vehículos ya gozan de beneficios como ingresar a las zonas céntricas de las urbes y de subsidios para favorecer la instalación de puntos de recargas en zonas comerciales y residenciales.

En esa búsqueda por adoptar tecnologías más limpias, los fabricantes de vehículos pesados, como la japonesa Hino, se han empeñado en construir motores híbridos que no sólo favorecen el medio ambiente, sino que economizan combustible. Aunque ya tienen más de 10 mil unidades de este tipo en todo el mundo, Juan Fernando Muñoz, gerente nacional de la línea comercial, hace un llamado para que se diseñen normas que abaraten su importación.

Aun con todos estos desafíos, la industria no abandona su propósito de poner al alcance de los clientes colombianos vehículos ecológicos que, además de favorecer el ambiente y la movilidad, cuiden el bolsillo y optimicen los procesos productivos de las empresas.

>