Artículos

MoMA de Nueva York reconoce la trayectoria artística de Yoko Ono

Por LifeStyle | 3 Septiembre, 2015 - 14:02
  • yokoono1.jpeg

Todo parece cambiar en el otoño vivencial de la hoy reconocida artista, nacida en Tokio en febrero de 1933.

Christophe Cherix, comisario de la muestra que presenta el Museo de Arte Moderno de Nueva York con una revisión de la obra artística de Yoko Ono, fue claro y directo: "como instancia de arte no hemos prestado atención en el pasado a su trabajo como hubiésemos debido. Se debía un momento para entender mejor su singularidad y su contribución clave en los años 60 y 70".

A sus 82 años, Yoko Ono ha logrado ganarse el respeto de los artistas. El del público ha sido más largo, pero a juzgar como es recibida en diversos lugares del mundo puede decirse que también ha llegado a obtenerlo.

Por décadas no sólo fue sindicada como el motivo del fin de Los Beatles, la banda más mediatizada en la historia del rock. También carga consigo la mitología de una esposa dominante con John Lennon y un carácter de aquéllos en la vida diaria.

Todo parece cambiar en el otoño vivencial de la hoy reconocida artista, nacida en Tokio en febrero de 1933. De familia acomodada, desde pequeña se sintió atraída por el arte conceptual, gusto que fue profundizando cada vez más.

La propia Yoko Ono tuvo su desencuentro personal con el museo casi cuatro décadas atrás. En 1971 se coló en sus instalaciones para exhibir su particular muestra llamada "Museum of Modern (F)Art", algo así como “Museo de Pedos Modernos”.

La muestra con la que el museo reconoce al aporte artístico de Ono se abre entre los días 17 de mayo y 7 de septiembre, bajo el nombre "One woman show". Se incluyen dibujos sobre papel, instalaciones, videos, música y performances, como el célebre "Bag piece", que presenta a dos amantes revolcándose dentro de una sábana negra.

Se trata de un total de 125 obras en las que surge, por cierto, John Lennon con quien formó pareja en 1968 y mostraron conjuntamente "War is over! If you want it" (1969), por ejemplo.

La artista también probó suerte en la música, con una propuesta -visceral como casi todo lo suyo- llamada Plastic Ono Band. Mismo nombre que se le da el espacio audiovisual del Moma, en el que es posible conocer esa parte del trabajo de Ono.

"Cut piece", su mítica actuación en el Carnegie Hall en 1965, forma parte del material que se exhibe, que incluye una charla entre dos nalgas que chocan al caminar desnudas y el proyecto "Fly", de 1970, en el que una mosca recorre el cuerpo desnudo de una mujer.

Con la misma claridad de Cherix, habría que reconocer que cuando Ono conoce a Lennon venía con una larga década previa de trabajo artístico en Tokio, Londres y Nueva York. "Todo por lo que hoy es conocida esta artista tiene sus raíces en este intenso trabajo, su relación con el músico probablemente apura su acceso a los medios", explica un experto.

Pero como ya puede decirse con plena tranquilidad, Ono es una artista reconocida. El MoMA ahora lo suscribe y lo demuestra.

 

>