Artículos

Río de Janeiro, una ciudad llena de diversos atractivos

Por LifeStyle.com / Agencias | 25 Julio, 2014 - 13:44
  • rio_de_janeiro._credito_em_legenda_3.jpg

El Mundial ya llegó a su fin y Río de Janeiro y sus alrededores seguirá destacando como uno de los destinos imperdibles dentro de América Latina especialmente ahora que los precios son más convenientes.

Río de Janeiro es una de las ciudades estrellas de Brasil. Su combinación ciudad-playa, sus diversos atractivos, tantos naturales como arquitectónicos, son algunas de las características de por qué esta ciudad es una de las predilectas para los turistas y hombres de negocios.

Recientemente, Río de Janeiro fue una de las sedes del Mundial de Fútbol, siendo esta la segunda ciudad más visitada durante el evento deportivo, especialmente por albergar el partido de la final. Este hecho, que era un gran desafío, le jugó para bien en lo que concierne a su marca, dado que el 98,3% de los 471.000 visitantes extranjeros recomendarían la ciudad como destino a parientes y amigos, según informó la Empresa de Turismo de la ciudad (Riotur).

A lo anterior se suma que más de 415.000 turistas brasileños también disfrutaron de sus bondades como las playas de Copacabana e Ipanema, el Cristo Redentor y el Pan de Azúcar.

Sin embargo, el Mundial ya llegó a su fin y Río de Janeiro y sus alrededores seguirá destacando como uno de los destinos imperdibles dentro de América Latina especialmente ahora que los precios son más convenientes.

Ilha Grande

Es un paraíso en la Costa Verde con gran diversidad biológica, dado que alberga especies que solamente se encuentran ahí. Esta isla abarca 193 km2 de belleza natural, con 106 playas, cascadas y montañas, y está a solo una hora y media de viaje en barco, partiendo desde Angra dos Reis. 

Entre sus playas, destaca la de Lopes Mendes, que queda en el lado Sur de Ilha Grande. En esa región de mar abierto, las aguas son tempestuosas, distintas a las del lado norte y a las de la propia ciudad, cuyas playas son tranquilas y están protegidas.

Ya en el otro extremo, se encuentra la playa de Provetá, a la que se puede acceder en barco. Entre las dos, queda la Reserva Biológica e Praia do Sul.

El interior de Ilha Grande está totalmente ocupado por la selva tropical, densa y exuberante, siendo abarcado en gran parte por el Parque Estadual de Ilha Grande y por la Reserva Biológica de Praia do Sul. Aquí, la naturaleza es una permanente invitación para la práctica de deportes náuticos y acuáticos, como el buceo, así como para largas caminatas a través de su densa selva.

El principal núcleo urbano de la Isla, la conocida Vila (Villa) do Abraão, está dotado de una infraestructura que logra atender a las necesidades de los visitantes en lo que concierne a alojamiento y alimentación, así como para el alquiler de barcos y equipos de pesca y buceo.

Búzios

Rodeada de islas aparece imponente, atractiva y tentadora: Búzios, la ciudad del encanto y diversión sin límites.

Situada en una península de 8 Km al este de Río de Janeiro, tiene 23 hermosas playas que deleitan a los miles de turistas que la visitan.

La popularidad de Búzios llegó de la mano de Brigitte Bardot, la estrella francesa, quien luego de su visita en 1964, la eligió como destino para tomarse unas vacaciones junto a su novio brasileño Bob Zagury.

Búzios, desde entonces es uno de los destinos más visitados del estado de Río después de la capital.

Los paseos por las playas – que pueden ser hechos en catamarán o desde un trolley (especie de un camión abierto) – son una buena opción para tener una visión general de la ciudad.

Después de la playa, una buena opción es pasear por la Orilla Bardot, en el centro. Por el camino se encuentra edificios históricos, caseríos coloniales, comunidad de pescadores artesanos y marcos culturales. 

Por la noche, el destino perfecto es la calle de las Piedras, dirección de los principales bares y restaurantes de la ciudad, además de tiendas de moda, decoración y galerías de arte.

En el corazón del centro buziano está la Plaza Santos Dumont, con la feria de artesanía. 

Angra dos Reis

Es una ciudad de la Costa Verde del estado de Rio de Janeiro, rodeada por 365 islas, con más de dos mil playas y una diversificada vida marina que la convierte en uno de los mejores puntos de buceo de Brasil.

Hay dos islas principales que vale la pena conocer. Islas Botinas, que lleva ese nombre porque su forma recuerda a un par de zapatos; tienen exquisitas aguas transparentes que invitan a bucear. La isla de la Gipoia, es la segunda mayor y una de las más buscadas por los visitantes. 

Para los que quieren más movimiento, en la playa de Jurubaíba hay bares flotantes; por su parte, en la playa de las Flechas, además de sus aguas cristalinas los turistas llegan por su exquisita gastronomía.

La playa Brava en cambio es ideal para quienes quieren hacer surf, y la playa de las Amendoeiras es para quienes quieren practicar buceo.

La región es considerada un paraíso ecológico y cultural. Sus principales atractivos son los paseos en barco, playas para la pesca, buceo y baño y numerosos centros turísticos.

La Asociación de Barqueros arriendan barcos de arrastre paras las rutas alejadas del centro de Angra. Para los paseos en tierra, las agencias de viajes ofrecen paseos a caballo, canopy y rafting.

Petrópolis

Está a 68 kilómetros de Río de Janeiro. Fue fundada por el emperador Don Pedro II en 1843. Era el lugar de veraneo preferido por la corte imperial.

Fue la Capital Federal entre 1894-1903 y también se convirtió en la residencia de verano de varios presidentes.

Entre los lugares de interés vale la pena visitar el Museo Imperial, Catedral de San Pedro de Alcántara, el Palacio de Cristal y Casa de Santos Dumont.

La Ciudad Imperial, como también se le conoce, se convirtió en un refugio para artistas, intelectuales y gente famosa, siendo uno de los destinos turísticos más importantes del país. El más destacado atractivo natural es el Parque Nacional da Serra dos Órgãos.

Cuenta con una cocina sofisticada, y el distrito de Itaipava concentra los mejores restaurantes de la zona.

Parque Nacional da Serra dos Órgãos

Es uno de los mejores lugares del país para la práctica de deportes de montaña como la escalada, el senderismo, rappel y otros; además de tener fantásticas cascadas.

El parque cuenta con la mayor red de senderos de Brasil. Más de 130 km de pistas de todos los niveles de dificultad.

El parque alberga también más de 2.800 especies de plantas catalogadas por la ciencia, 462 especies de aves, 105 mamíferos, 103 anfibios, 83 reptiles, incluyendo 130 especies en peligro de extinción y muchas especies endémicas (que sólo ocurre en este lugar).

Paraty

En la lengua de los indios Guaianás, Paraty significa “yacimiento del mar”.

La ciudad de aguas tranquilas es referencia en turismo cultural y fue considerada por la UNESCO “el conjunto arquitectónico colonial más armonioso”.

Desde las calles de piedras a las bellas playas y unidades de reservas ambientales, que comprenden más del 80% de su área, Paraty es una ciudad encantadora que combina historia y belleza natural en un único destino.

Visitar Paraty es hacer un viaje al pasado, la ciudad del litoral oeste de Río de Janeiro fue fundada en 1667, desde entonces la ciudad es famosa por la calidad del aguardiente producida.

Anualmente, la ciudad recibe la Fiesta Literaria Internacional de Paraty (Flip), evento realizado por la Asociación Casa Azul y considerado uno de los principales festivales literarios del mundo. Son cinco días de fiesta, con cerca de 200 eventos que incluyen debates, show, expositores, talleres, exhibiciones de películas y presentaciones de escuelas. 

Los diez imperdibles en Río de Janeiro

1.- Cristo Corcovado

Todos los días, cada 30 minutos, se puede tomar el tren que lleva a este morro de 706 metros de altura, que además de entregar una vista panorámica a Río de Janeiro, alberga una de las siete maravillas del mundo moderno: el Cristo Redentor, símbolo más reconocido de Brasil, que tiene 30 metros de altura y puede ser visto desde casi todos los puntos de la ciudad. Horario: 8:30–19:00 horas.

2.- Pan de Azúcar 

Ofrece paseos en el tradicional tranvía, escaladas en las rocas de 400 metros de altura, caminatas cercadas de naturaleza, bares y cafés. Todo esto con increíbles vistas de la ciudad de 360 grados.

Los viajes en tranvía salen cada 20 minutos y dejan a los visitantes en una de las postales más famosas del mundo. Horario: 8:00–19:50 horas.

3.- Estadio Maracaná 

Símbolo del fútbol brasileño, el Estadio Mario Filho (nombre oficial) fue el estadio donde se realizó la final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. Además, se puede conocer un museo dedicado al fútbol con un “paseo de la fama” donde están grabados los pies de los principales jugadores de la historia de Brasil. Horario: 9:00–19:00 horas.

4.- Paseo por el centro 

El centro carioca es un lugar que respira historia. Un paseo por los principales puntos de este sector lleva a un viaje al Río antiguo, una ciudad que mezcla la fuerte influencia europea y el paisaje litoral tropical.

Sin duda, la caminata debe incluir la plaza Cinelândia, el centro comercial Largo de la Carioca, la calle Do Ouvidor, la plaza Mauá y la avenida Río Branco.

5.- Laguna Rodrigo de Freitas

Además de ser una de las postales de Río de Janeiro, esta laguna es una inmensa área de ocio y el mayor centro gastronómico al aire libre de Latinoamérica.

Hay tres parques: Cantagalo, Taboas y Patins, además de 9,5 km de ciclovías y 25 quioscos con bares y restaurantes.

Es el lugar preferido para practicar ciclismo y remo.

6.- Santa Teresa

Es uno de los lugares más pintorescos de Río. Está ubicado en una colina y alberga innumerables atelieres, bares y restaurantes, que le otorgan un clima bohemio a sus calles.

7.- Lapa

La región de la Lapa es históricamente conocida como la cuna de la bohemia y cuenta con innumerables bares y restaurantes que ofrecen platos típicos de la culinaria carioca.

Los principales símbolos de este barrio son: los Arcos da Lapa, Circo Voador y Fundição Progresso, donde regularmente hay shows y espectáculos.

8.- Parque Nacional de Tijuca

Es una inmensa área de preservación que corta la ciudad de norte a sur. Comprende varias atracciones, como la Selva de Tijuca, una de las mayores selvas urbanas del mundo, y la Vista Chinesa, un mirador en estilo oriental que está a 380 metros de altura.

Aquí también se encuentra la famosa Piedra de la Gávea, una inmensa roca de 842 metros de altura que recibe muchos visitantes en sus senderos y es un lugar de referencia en el montañismo, además de ser uno de los principales puntos para la práctica de vuelo libre. Horario: 8:00–17:00 horas.

9.- Jardín Botánico 

Con especies raras de la flora brasileña, es un lugar ideal de distracción para niños y adultos.

Lo que más destaca son las palmeras imperiales centenarias, el orquideario con más de 600 especies de plantas y el Jardín Sensorial, un espacio creado especialmente para las personas con deficiencia visual. Horario: 8:00–17:00 horas.

10.- Fuerte de Copacabana 

En la plaza Coronel Eugenio hay exposiciones de martes a domingo. Es un punto turístico con una vista privilegiada, excelente para ir al atardecer, especialmente para tomarse un café en la tradicional sucursal de Confitería Colombo.

Sabor a Río

La gastronomía carioca está fuertemente influenciada por la cultura portuguesa.

La herencia lusitana fue la base para la creación de un condimento propio, capaz de reflejar los encantos de Río de Janeiro en el paladar.

Entre los platillos que mejor retratan a la ciudad, están la Feijoada Carioca, el arroz con alubias y la comida de boteco (comida de bar). La Feijoada Carioca ya lleva en su nombre la relación con la ciudad. A propósito, el viernes es conocido en Río como el “día de la feijoada”.

Este plato consiste en un guisado de alubias negras con carne de cerdo (incluyendo partes exóticas del animal, como la oreja, los pies y el rabo), acompañado por arroz blanco, chicharrón (de tocino), col rehogada, farofa (una preparación de harina de mandioca tostada con huevo y longaniza) y rodajas de naranja.

Dicho platillo viene siempre muy bien acompañado por la popular Caipirinha – bebida brasileña hecha con limón, aguardiente y azúcar.

El “feijão com arroz” – alubias negras condimentadas con ajo y arroz blanco – está presente en casi todos los platos del carioca y es tenido como un acompañamiento indispensable.

Esta combinación está tan presente que se ha convertido en el nombre de una expresión idiomática: “fazer algo feijão com arroz” (hacer algo alubias con arroz) significa que la tarea a ser realizada es sencilla y no exige gran esfuerzo.

Para acompañar el lado bohemio de Río de Janeiro, no podría faltar la comida de botequim (comida de bar). Tapas como empanadas, croquetas de mandioca, croquetas de bacalao, patata frita, mandioca frita, etc., forman parte de la dieta del carioca y combinan perfectamente con el estilo de vida de la ciudad.

Rio brinda además varias opciones de restaurantes de vanguardia internacional que atienden a los más variados gustos.

>