Artículos

Safilo celebra aniversario con edición de gafas inspiradas en Peggy Guggenheim

Por LifeStyle.com / Agencias | 8 Septiembre, 2014 - 11:35
  • dsc_9700.jpg

El diseño de las gafas, de inspiración surrealista, representa una adaptación del ejemplar realizado originariamente para la emprendedora y apasionada coleccionista de arte por un amigo suyo, el artista americano Edward Melcarth.

Inspirada en las gafas de la emprendedora y apasionada coleccionista de arte Peggy Guggenheim (1898-1979), que descubrió y trabajó con los más grandes artistas europeos y americanos de su tiempo, se basa en las nuevas gafas que lanzará Safilo para celebrar su aniversario número 80.

El diseño de las gafas, de inspiración surrealista, representa una adaptación del ejemplar realizado originariamente para Peggy por un amigo suyo, el artista americano Edward Melcarth, del que nació seguidamente el modelo dedicado a la misma, producido y distribuido por Safilo desde 1994 y vendido en las tiendas del museo.

Esta reedición contará con número limitado del modelo, los cuales se venderán exclusivamente en la Colección Peggy Guggenheim de Venecia.

Las gafas reinterpretadas por Safilo respetan el primer ejemplar, readaptándolo a la contemporaneidad a través de la icónica silueta en forma de mariposa realizada en acetato azul, con lentes espejadas en el mismo tono y perfiles contrastantes marrones que aportan a las gafas los mágicos reflejos de las aguas de las lagunas.

Muy evocadoras, las numerosas fotos en las que aparece Peggy, generosa mecenas y reina de la jet-set, mientras lleva sus excéntricas gafas, que interpretaban perfectamente su alma anticonformista reacia a la banalidad.

Asimismo, el proyecto refleja el fuerte vínculo que desde siempre ha existido entre el Grupo Safilo y Venecia: la ciudad en la que nacieron las gafas; la capital de la región donde la empresafue fundada en 1934, en Calalzo di Cadore, y donde hoy en día se encuentran los Cuarteles Generales de Padua; y, por último, el destino preferido de Peggy Guggenheim que, después de enamorarse de la laguna, en 1948 fue invitada por la Bienal a exponer su legendaria colección para después adquirir y trasladarse definitivamente a Palazzo Venier dei Leoni, en el Canal Grande.