Artículos

Advierten que gaseosas y jugos azucarados acaban deshidratando a los niños

Por Agencia Peruana de Noticias | 1 Marzo, 2017 - 09:51
  • coke-698545_1280.jpg

Junto con aportar calorías por el exceso de azúcar, estas bebidas pueden llevar al sobrepeso y, adicionalmente, entregar sustancias dañinas.

El consumo indiscriminado de jugos azucarados y bebidas con gas ocasiona en el organismo de los niños una deshidratación severa que puede llevar a perder muchos electrolitos en un día, advirtió una especialista.
 
María Goñez del Águila, pediatra del Seguro Social del Perú (EsSalud), recomendó a los padres de familia incentivar el consumo de agua cuatro veces al día entre los niños, y descartar las bebidas azucaradas, por ser nocivas para su organismo.
 
“Los niños son activos, sudan y necesitan líquidos, y si se les da gaseosas o jugos azucarados se deshidratarán mucho más. La dieta de los pequeños es de un 80 % de líquidos”, afirmó.
 
Goñez mencionó que cuando los niños juegan pierden agua y electrolitos por medio de la sudoración, lo que en verano se intensifica aún más.
 
“Para evitar la deshidratación es importante consumir agua, frutas, verduras y refrescos naturales, siempre con agua hervida y buena higiene de manos, para evitar problemas estomacales”,  precisó.
 
Explicó que estas bebidas, aparte de darnos calorías por el exceso de azúcar, pueden llevar al sobrepeso y, adicionalmente, aportan sustancias dañinas para el organismo, como el benzoato de sodio, que disminuye la absorción del potasio en el cuerpo.
 
Además, estos productos contienen cafeína, que actúa como diurético y genera pérdida hídrica; también cuentan con altos niveles de ácido fosfórico, que puede ocasionar descalcificación y cálculos renales.
 
 
Golpe de calor
 
La especialista recomendó a la población adoptar medidas de prevención para evitar que se produzcan posibles casos de hipertermia o golpe de calor.
 
“Los menores de 2 años que presenten cuadros de diarrea, deshidratación y fiebre son el grupo de mayor riesgo”, explicó.
 
Recomendó que todo niño que presente temperaturas altas, que no ceden en 24 horas a través de medios físicos o medicamentos, debe ser trasladado inmediatamente al centro de salud más cercano.
 
Para evitar que los pequeños presenten estos cuadros, la especialista sugirió tenerlos sin abrigo y vestidos con ropa de algodón o tela delgada, bañarlos tres o cuatro veces al día e hidratarlos. 
 
Asimismo, mantenerlos en el ambiente más fresco de la casa, que debe tener puertas y ventanas abiertas.
 
En el caso de los menores de 6 meses se debe incrementar la lactancia materna cada 15 o 30 minutos.
>