Artículos

Alimentación deficiente aumenta el riesgo a desarrollar cáncer de colon

Por Xinhua / LifeStyle | 18 Mayo, 2016 - 10:03
  • medicine-848503_1920.jpg

La población entre 50 y 65 años de edad es la más propensa a padecerla.

Una dieta deficiente en fibra y vitaminas, el excesivo consumo de carnes rojas, grasas y alimentos embutidos, inactividad física y tabaquismo, son factores de riesgo para desarrollar cáncer de colon, advirtió la cirujana oncóloga de la Secretaría de Salud de México, Itzel Vela Sarmiento.

Esta aseveración se suma a un estudio conjunto británico-estadounidense publicado en “Nature Communications” que mostró los efectos de la dieta en el colon y lo rápido que tiene repercusiones, dado que estos se pueden ver a las dos semanas de un cambio en el hábito de alimentación. Por tanto, nunca es demasiado tarde para cambiar la dieta.



La investigación de los científicos del Imperial College de Londres y la Universidad de Pittsburgh, Pensilvania, incluyó a 20 afroamericanos y 20 personas de zonas rurales de Sudáfrica, los cuales intercambiaron dietas en condiciones estrictamente controladas, mientras los africanos recibieron una dieta occidental con gran cantidad de proteínas y grasas, los afroamericanos consumieron mucha fibra y poca cantidad de grasas y proteínas. Luego de esto, el último grupo presentó un descenso significativo en los niveles de inflamación y una disminución de los biomarcadores del riesgo de cáncer, en tanto que en el grupo africano, los factores indicativos de riesgo de cáncer aumentaron drásticamente.

La población entre 50 y 65 años de edad es la más propensa a padecer cáncer de colon, afirmó la especialista en un comunicado.

De acuerdo con el Registro Histopatológico de Neoplasias, en México los tumores del tubo digestivo se ubican en el tercer lugar de incidencia, después de los cánceres de mama, próstata y pulmón, por lo que es una de las patologías oncológicas más frecuentes.



Los síntomas son estreñimiento, diarrea, sangre en las heces, dolor abdominal, náuseas y vómito.

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas que comen carne deben moderar su consumo, para reducir la posibilidad de padecer cáncer colorrectal.

Vela señaló que el diagnóstico se realiza a través de una colonoscopia, que consiste en la introducción de una cámara flexible a través del recto y para detectar lesiones o pólipos, si se descubre algún tumor, se practica una biopsia para conocer su tipo.

La mayoría de los cánceres colorrectales se desarrollan lentamente y durante varios años. Antes, en el revestimiento interno se forma un crecimiento de tejido o tumor, que es un pólipo no canceroso. Si se genera cáncer dentro de dicho pólipo, con el paso del tiempo crece en el espesor de la pared del colon o del recto.

La cirujana oncóloga detalló que otro método para detectarlo es el estudio de la sangre oculta en las heces, se trata de una prueba sencilla no invasiva. Si resulta positiva, se practica la colonoscopia.



Indicó que el tratamiento depende de la etapa en que se identifique el tumor, por lo que el diagnóstico temprano es fundamental para su curación; en tumores del recto se aplica la quimioterapia, radioterapia o cirugía.

Finalmente, Vela recomendó estar alerta a los síntomas y realizarse al menos un colonoscopia a partir de los 50 años.

>