Artículos

Así fue la “extenuante” carrera de Fórmula E en Santiago de Chile

Por Cristián Yáñez W. | 29 Enero, 2019 - 10:00
  • 46161910494_2ac31e710b_o.jpg

Participaron 11 escuderías en una fecha que tuvo sorpresivos abandonos y donde el campeón resultó ser el británico, Sam Bird, del equipo, Envision Virgin Racing.

Fue un día agotador, pero emocionante. El pasado sábado 26 de enero se vivió un espectáculo de primera categoría en el Parque O’Higgins, de Santiago de Chile,. El espacio albergó la carrera “Antofagasta Minerals Santiago E-Prix 2019”, donde participaron 11 escuderías y 22 pilotos en sus monoplazas eléctricos, en una nueva etapa (tercera) del campeonato internacional que organiza la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

El sol fue el gran protagonista de la jornada. Desde tempranas horas de la mañana se abrieron las puertas para la entrada de miles de asistentes que acudieron a presenciar el espectáculo “tuerca”. Se pronosticaban 37 grados Celsius de temperatura para la carrera -que se iniciaría a las 16 horas- y así fue.

Alrededor de la pista, se estableció un área (Allianz E- Village) para que los fanáticos pudieran conocer de más cerca a los autos, marcas participantes y pilotos. Mucho bloqueador, lentes de sol, sombrillas y ropa ligera, era lo que se veía entre los asistentes, que trataban de capear el calor rellenando sus botellas de agua en centros especiales que se instalaron para hidratación.

Según estimaciones, arribaron al evento cerca de 10.000 fanáticos chilenos y de distintos países, que no se atemorizaron frente al sol sofocante que azotaba la capital ese día. Además, para acortar la espera antes de la carrera, hubo música, show de BMX, y espacios de descanso.

47 grados

Cerca de las 16 horas de la tarde se dio inicio a la carrera de autos eléctricos. Una gran pantalla y extremas medidas de seguridad permitieron a los asistentes disfrutar de la rapidez de los vehículos que pueden acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3 segundos, y que alcanzan una velocidad de 225 km/h. 

La pista fue uno de los grandes inconvenientes para los pilotos, ya que era nueva (el 2018 la versión chilena se hizo en el Circuito del Parque Forestal), además de que el asfalto llegó a marcar 47 grados de temperatura, un verdadero infierno. Pese a todo, la carrera fue muy peleada. Gran parte de ella fue liderada por el suizo, Sébastien Buemi, de Nissan e.dams, quien además, había tenido la pole position. Sin embargo, sufrió un accidente que lo dejó fuera en la curva 7.

Junto a Buemi, fueron en total siete pilotos que tuvieron que abandonar por distintos problemas, fecha que finalmente dio como vencedor al británico, Sam Bird (32), de Envision Virgin Racing, con un tiempo de 47 minutos, 2 segundos y 511 centésimas. Con esto, el británico llegó a la punta de la tabla general.

Ya en el podio, recibiendo la Copa, Bird se mostró emocionado destacando esta carrera como “muy difícil”, principalmente por la pista. Mientras, la gente gritaba y aplaudía por haber sido parte de un acontecimiento de carácter mundial.

Adrenalina

Francisco Medina, gerente de Autos Eléctricos de Nissan Chile, destaca que este tipo de carreras son mucho más interesantes de lo que la gente pudiera pensar. “Las personas decían, no vamos a escuchar los motores rugir, pero la adrenalina que se tiene acá es un poquito distinta, porque tienes que regular eficiencia y tiempo. Entonces es bastante interesante ese desafío”.

Como marca, agrega que fue un importante desafío incorporarse a la Fórmula E este año, y que “nuestro interés es poder ser competitivos este año y también es un desafío interesante para la industria de vehículos eléctricos, porque pone a prueba al máximo, a cuanto puede llegar todo lo que es la tecnología eléctrica hoy”

Y ya pensando en el futuro, desde la compañía estiman que la Fórmula E no será una amenaza para la Fórmula 1. “Yo creo que van a convivir en paralelo”, afirma Mike Cárcamo, Global Motorsport Director, Nissan.

Créditos fotografías: Nissan

>