Artículos

Así visten los ejecutivos de hoy

Por Beatriz Arango / El Espectador | 11 Julio, 2019 - 16:00
  • 081a7891_copy.jpg

Menos corbatas y más confort marcan el estilo que acompaña un ritmo de vida marcado por reuniones y viajes.

Los ejecutivos de hoy viven a otro ritmo. Parece que viajan más, por lo que buscan prendas que no se arruguen con facilidad o que no requieran planchado. Son más versátiles y saben que ese blazer nuevo, en tono azul marino, va con varios pantalones.  Juegan a aportar toques vistosos y creativos en sus calcetines. Y, definitivamente, entendieron que la corbata no resume su cargo. Por eso, hoy, altos ejecutivos y políticos se inspiran en nuevas siluetas para dejar de lado la corbata y permiten la aparición de pañuelos y broches en sus sacos, como nuevos niveles expresivos. Estamos ante una nueva formalidad.

Las marcas, cómo no, atendieron ese reclamo silencioso, y si bien la corbata mantiene su espacio, el nuevo consumidor pide más. Más siluetas, más innovación textil, más estampados creativos y disruptivos, a tono con las nuevas dinámicas de un mercado en movimiento.

Santiago Mejía, gerente de marca de PMP, lo resume así: “El consumidor de hoy está enterado de la moda y quiere ser alguien que hace guiños con pequeños detalles en sus atuendos, con los que dice ‘Quiero destacarme como soy’. La marca diseña para el hombre que quiere verse diferente, disfruta de lo simple, de la comodidad y busca buena calidad y siluetas increíbles”

Los detalles a los que se refiere Mejía se hacen visibles en las costuras, ojales y pespuntes en tonos que hacen contrastes. Sutiles, porque si bien ese hombre busca la diferencia, no necesariamente busca llamar demasiado la atención.

Santiago Mejía sabe que su cliente explora materiales y estampados. “Es un hombre que ocupa varias áreas profesionales y laborales. Atendemos al ingeniero, el diseñador gráfico, el abogado… Son sensibles y creativos, buscan destacarse, como son y como visten”.

Indispensables

Carlos Múnera, diseñador de Everfit, señala que la marca tiene una apuesta grande en la búsqueda de confort y acentos de moda. Quieren brindarle a su consumidor, con las líneas Everfit y Be Fit (más estilizada), un look contemporáneo y, si se quiere, divertido, con el que se pueda ver cómodo y agradable.

“Trabajamos fibras como el algodón, que permite ofrecer esa comodidad y esa imagen actual con prendas fáciles de llevar a la oficina”. La prenda primordial, destaca, es el blazer. “Funciona en el ámbito laboral y fuera de la oficina”. También el pantalón que denominan ‘dos tiempos “Su silueta viene de la sastrería tradicional, pero es más ajustada, con una mezcla de materiales que lo hace muy actual y estéticamente atractivo”. Por eso, indica, permite ser usado en la formalidad que pide el ambiente laboral y en la comodidad que se espera en un encuentro con los amigos o la pareja, un coctel o una cita en el colegio de los hijos.

La camisa actual, esa que se convierte en la declaración de intenciones del hombre que prescinde de la corbata, juega con los estampados, como expresión de estilo. “Cuellos pequeños, botón down, estampados pequeños y contrastes hacen la diferencia en la oferta de camisas para llevar sin corbata”, añade Carlos Múnera.

En la misma línea se mueve Punto Blanco, que refina el ropero masculino a través de las piezas precisas para construir un estilo atemporal: blazers y pantalones de corte limpio en tonos gris, arena y negro.

“Los buzos pullover y cardiganes, junto a los tenis blancos, son esenciales en el armario de un hombre práctico y global, que valora estas siluetas por su versatilidad y confort”, precisa Diana Gómez, coordinadora digital de la marca.

Junto a estas prendas infaltables, que son útiles en días de oficina o fuera de ella, aparecen también la chaqueta parka, utilitaria con múltiples bolsillos, y el buzo de cuello alto con cierre, una pieza de clara inspiración deportiva.

Y, adelanta Diana, prendas que suelen ser básicas en el armario masculino se vuelven focos de atención a través de los detalles que caracterizan el diseño de la marca: franjas de colores en los cuellos, un doblez o una asimetría, elementos que delatan el estilo de un hombre contemporáneo, que está dispuesto a correr pequeños riesgos.

Básicos

Blazer: En azul, negro o gris. Everfit lo propone, con aire deportivo, en gris claro y oscuro, con cuello de camiseta polo.

Camisa denim: Tan funcional como la camisa blanca. Combina con todos los tonos de pantalón. Ideal con caqui, verde militar y marrón. Para los looks de jueves y fin de semana. O iniciando semana, con blazer o chaqueta de gamuza.

Pantalón: Tonos versátiles, como el azul oscuro, el caqui, el verde militar y el gris, funcionan con diferentes camisas. Siluetas ideales: ajustado, bota recta y cargo (para el fin de semana).

Camisas estampadas: Como las medias, el estampado de las camisas revela el estilo de quien las lleva y sus afinidades. Pequeñas bicicletas, gatos, perros o motos Vespa hacen  la diferencia.

>