Artículos

Audi expande la línea de camionetas con el modelo Q8

Por El Espectador | 17 Octubre, 2018 - 13:35
  • 13autos_n1_drupal_main_image.var_1539367308.jpg

Lo que más resalta de su auténtica forma es la marcada caída de su techo, que crea una silueta similar a la de la BMW X6 y la Mercedes-Benz GLE Coupe, sus competencias directas.

Hace 13 años, en Fráncfort (Alemania), Audi daba vida a una nueva familia de vehículos para la marca. Una que, de manera instantánea y natural, cautivó al público y se convirtió en símbolo de estatus, lujo y presencia.

Esta nueva familia, que sería integrada por los SUV, fue bautizada con el nombre “Q” y su primer miembro fue la Q7. Un grande y auténtico vehículo con el que Audi debutaba contundentemente en el mundo de las camionetas.

PUBLICIDAD

Desde entonces, la familia se ha expandido, su tradición se ha mantenido y su nombre se ha engrandecido. En 2008 llegó la Q5. En 2012, con un concepto más urbano y práctico, llegó la Q3; cuatro años después debutó la más pequeña y característica de las “Q”, la Q2, y este año ha nacido el más nuevo miembro: la Q8.

Se trata de la nueva cara de la familia “Q”. Una expresión de lujo, comodidad y sofisticación que da la bienvenida a una evolución del siempre fascinante lenguaje de diseño de Audi.

Fabricada en la planta de Bratislava (Eslovaquia), el corazón de la nueva Q8 es un motor tres litros turbo de seis cilindros, a gasolina. Produce 340 caballos de potencia, que, acompañados por la caja triptónica de ocho velocidades, pueden llevarla a una velocidad máxima de 250 km/h.

Aunque no incluye un modo de manejo puramente eléctrico, el corazón de la nueva SUV de Audi es acompañado por un pequeño módulo eléctrico que logra recuperar energía de frenado, lo que permite que pueda rodar tramos con el motor de gasolina apagado. Por esto, la Q8 es considerada un Mild Hybrid Electric Vehicle (en español, vehículo eléctrico híbrido moderado).

Como todos los SUV de la familia, la Q8 contará con el reconocido sistema de tracción integral Quattro de Audi. Esto quiere decir que ningún terreno debería suponer un desafió para ella, pues sería una gran off roader.

Su look exterior representa la entrada en escena del nuevo lenguaje de diseño de Audi. La parrilla frontal, caracterizada por una imponente forma octagonal muestra una renovada cara de la marca alemana, y sus líneas atrevidas, acentuadas y dinámicas crean una figura que llama la atención y roba miradas. Los siempre auténticos y diferenciables faros LED de la marca de Ingolstadt complementan su aspecto deportivo y vanguardista.

En sus dimensiones, la Q8 es más corta y más ancha que la Q7. Pero lo que más resalta de su auténtica forma es la marcada caída de su techo, que la hace más baja que su hermana mayor y crea una silueta similar a la de la BMW X6 y la Mercedes-Benz GLE Coupe, sus competidoras directas. Es un elemento de diseño que se inspira en la genética de los autos coupé y en el caso de la Q8, de un icónico auto, campeón de rally, que la marca produjo en la década de los 80: el Audi Ur-Quattro.

En su interior, el vehículo sigue la tendencia de Audi de innovar y deslumbrar. Es elegante, sofisticado, organizado y, en general, fantásticamente diseñado. Crea una atmósfera que despide la era análoga y da la bienvenida a la digital.

Dos pantallas táctiles de 10,6” y 8,6” son el centro de control del SUV. Desde ellas se configuran funciones como la climatización, iluminación y navegación, entre otras, y se controla el sistema de información y entretenimiento Audi MMI Plus. Además, las agujas del tablero son sustituidas por el Audi Virtual Cockpit, otro monitor digital que muestra toda la información relacionada con la conducción.

Los materiales, la iluminación, los tonos y los detalles se fusionan de una manera espléndida para intensificar el sentimiento de elegancia, sofisticación y comodidad que se vive dentro de la Q8.

Como se esperaría de un vehículo de la marca de los cuatro aros, la seguridad es un núcleo fundamental de su código genético. En materia de tecnologías activas y pasivas, el nuevo SUV está equipado con airbags frontales, laterales y de cortina. También incluye frenos ABS, complementados por el sistema de reparto electrónico de frenada (EBD) y un asistente adicional de frenado en caso de colisión secundaria. Los sensores de parqueo y el Audi Pre-Sense, que activa las luces intermitentes en caso de emergencia y cierran el sunroof y las ventanas, son el remate.

La Q8 llega a las filas de Audi para volverse la nueva cara de su línea de SUV y para esto, la marca ha integrado en ella la visión que tienen para el futuro de sus autos. Su atrevido, deportivo y espontáneo exterior, que se complementa con su sofisticado e innovador interior, crean un vehículo que da una contundente declaración dentro de una emergente tendencia de SUV con tintes de coupés.