Artículos

Blanc de Blancs, la cava española de Anna de Codorníu que llega a Chile

Por Agencia / Lifestyle | 16 Noviembre, 2015 - 15:29
  • anna_botella_con_copas.jpg

Inspirado en la mujer sofisticada de hoy, este espumante cuenta con la combinación de la uva Chardonnay (70%) y las tres variedades más características y mediterráneas de la región española del Cava: Macabeo, Xarel-lo (15%) y Parellada (15%).

Con una glamurosa botella blanca, con ribetes dorados, llega a Chile Anna Blanc de Blancs, la cava española de Anna de Codorníu.

Este refinado espumante brut, de diseño moderno y elegante, está orientado a consumidores más exigentes, pues consigue ser un cava redondo, moderno y elegante.

Inspirado en la mujer sofisticada de hoy, este Blanc de Blancs cuenta con la combinación de la uva Chardonnay (70%) y las tres variedades más características y mediterráneas de la región española del Cava: Macabeo, Xarel-lo (15%) y Parellada (15%).

Con un proceso de elaboración más largo, de 12 meses sólo en botella, Anna Blanc de Blancs  -cuyo nombre es un tributo a la heredera de la dinastía y última persona de la familia que llevó el apellido Codorníu- tiene un color amarillo brillante con reflejos verdosos y finas y persistentes burbujas que aportan frescura y vivacidad al paladar.


En nariz, se aprecian notas cítricas y de fruta tropical, las que se combinan con aromas de crianza, como tostados, lo que le aportan complejidad y elegancia. En boca es cremoso, amplio y de final medio-largo, lo que le permite maridar bien con varias preparaciones.

Es así como se convierte en un cava gastronómico, pues al estar elaborado principalmente con la variedad Chardonnay le confiere una paleta de aromas y una cremosidad que lo hacen ideal para maridar con múltiples tipos de cocina como crustáceos, pescados de carne blanca, salteados de verduras, carnes braseadas y postres.

El período óptimo de consumo es un año después de su compra.

Anna Blanc de Blancs desde su nacimiento, hace 25 años, ha sido el fiel reflejo de las tradiciones propias de la viña, que destaca por su calidad enológica, viticultura cuidadosa e innovación, siendo el primer cava que incorporó la uva Chardonnay a su cupada. Este varietal le confiere un carácter especial que le otorga elegancia, aromas delicados y una inconfundible frescura, transformando a Anna en el cava más emblemático de Codorníu y en una auténtica referencia dentro del mundo del cava.

En cuanto a su elaboración, los cavas Codorníu nacen en el viñedo y aprovechan la diversidad de la región para conseguir espumantes con una personalidad única, controlando todo el proceso desde la uva hasta la botella, cuya característica principal es que su proceso de elaboración y crianza transcurre íntegramente en la botella y que su burbuja nace de forma natural.

Codorníu es una familia de viticultores que se remonta al siglo XVI, con más de 450 años de trayectoria y elaboración de vinos, lo que la convierte en la empresa familiar más antigua de España y la 20ª más antigua del mundo. Desde entonces, la marca Codorníu ha sido símbolo de continuidad, fidelidad e innovación, con cinco siglos de historia y experiencia que se unen en tradición y modernidad.

>