Artículos

Cinco cosas que no se sabían de Steve Jobs

Por El Espectador | 9 Mayo, 2014 - 11:04
  • steve_jobs_headshot_2010-crop.jpg

El aclamado fundador de Apple tuvo una personalidad no siempre fácil de manejar para quienes lo rodeaban.

Steve Jobs es visto por muchos como una de las personas más influyentes dentro de lo que fue el inicio de la era digital en la que vivimos.

Responsable de una de las compañías tecnológicas más importantes e inventor de varios de los aparatos más populares, el norteamericano tuvo durante su vida algunas anécdotas que hablan de su lado humano.

El dinero

Quienes saben algo acerca de la vida de Jobs o quienes vieron la película basada en la misma saben que el multimillonario CEO de Apple estuvo prácticamente en la quiebra durante mucho tiempo.

Al respecto, su ex novia Chrissan Brennan dijo en una entrevista a la revista Rolling Stone que hubo momentos en los que al parecer el dinero no importaba tanto para él.

Según la madre de la hija no reconocida de Jobs, llegó un momento en el que tras una pelea de pareja, causada por una multa de US$25 por haber parqueado mal, el creador del iPod perdió la paciencia y terminó sacándose todas las monedas y billetes que le quedaban para tirarlos al mar. Un acto con el que según Brennan, estaba tratando de decir que el dinero no es motivo para tanta discusión.

Su hija

Por mucho tiempo Steve Jobs estuvo envuelto en líos legales por la paternidad de una hija de Brennan de la que se dijo él era el padre.

El CEO de Apple alegó por mucho tiempo que Lisa no podía ser suya dada su esterilidad.

Entre otras cosas, uno de los primeros computadores lanzados por la compañía de la manzana resulta tener el mismo nombre que la hija negada de Jobs. Esta causa sería otro motivo para justificar en las cortes que la hija de Brennan era fruto de su relación con Jobs, no obstante el equipo de marketing de Apple alegó que se trataba de un acrónimo que significaba “Let’s Invent Some Acronym” (Vamos a inventarnos algún acrónimo, en español), porque no sabían cómo nombrarlo.

Años más tarde sería el propio Jobs quien admitiría a su biógrafo, Walter Isaacson, que Lisa si es su hija. “Claro que le pusimos el nombre por mi hija”, dijo el visionario tecnológico, refiriéndose al ordenador que resulta.

El trabajo y la familia

Tras la muerte de Jobs, Heidi Rozen, que en los años 80 era distribuidora de software para Apple, contó que un día recibió una llamada de su jefe que quería hablar de una negociación.

Ella le comentó que su padre acababa de morir pero que se encontraba en Francia por cuestiones laborales. Inmediatamente el dueño de Apple contestó “¿Y qué haces trabajando? Vete a casa, voy de camino”. De acuerdo a Roizen, al decir esto su tono fue muy delicado, posiblemente porque la madre de Jobs había muerto unos pocos meses antes.

La higiene personal

No todo sobre Steve Jobs era bueno, son muchos los comentarios que inundan la red y que hablan del mal trato que daba a sus subordinados, entre otras cosas.

Al parecer, algunas costumbres excéntricas de Jobs también eran vistas con desagrado por muchos, sobre todo en lo que a higiene personal se refiere.

Según Isaacson, Jobs solo comía pescado, esto porque pensaba que al no comer otro tipo de carne evitaría que su cuerpo generara malos olores. Esto lo llevaba a pasar temporadas sin bañarse ni usar desodorante.

En adición, se dice que mientras trabajaba en Atari, tuvo que ser trasladado al turno nocturno precisamente por su falta de limpieza y su costumbre de andar descalzo por la oficina.

Otros hechos sobre la higiene del fallecido CEO de Apple y contados en su biografía dicen que durante sus primeros años en la compañía acostumbraba a lavarse los pies en los lavamanos de los baños para desestresarse.

La religión

Se sabe que Jobs era practicante del budismo, lo que no se sabía es la razón de su llegada a esta religión que no era tan común en norteamerica durante la juventud del CEO de Apple.

De acuerdo a su biografía, todo empezó tras un viaje a la india al que había ido junto con un compañero de Reed College.

A su regreso ambos jóvenes se habían afeitado la cabeza y habían abrazado el budismo como religión. Un cambio enorme para Jobs quien aparece con cabello largo en todas sus fotos de juventud. No contento con haber adoptado la religión, la aspiración del fundador de una de las compañías tecnológicas más importantes del mundo era convertirse en monje budista.

>