Artículos

¿Comes mucho o padeces el trastorno por atracón?

Por Salud180.com/ Excélsior | 22 Agosto, 2016 - 12:47
  • man-973240_1280.jpg

El consumo desmedido de alimentos puede deberse a un estado psicológico anómalo que requiere ayuda de especialistas.

Imagina un menú suculento: pozole, tostadas de tinga, plátanos fritos, alitas de pollo, garnachas, flan napolitano, esquites, helado… de pronto, alguien empieza a comer y no puede parar hasta que no le ve fin.

“Un atracón se define como el consumo de una gran cantidad de alimento, superior a lo que la mayoría de la gente comería en circunstancias parecidas”, señala la doctora Rosalía Vázquez Arévalo, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM.

Cuando el episodio del atracón se presenta, generalmente en menos de dos horas se pueden consumir entre 2.000 y 5.000 calorías, y en casos extremos hasta 7.000, lo cual puede provocar un aumento de peso de dos a tres kilos por semana.

El trastorno por atracón (TPA) se caracteriza por “un consumo es demasiado veloz, además el individuo se comporta ansioso, presenta una pérdida de control antes y después del atracón”, comenta la especialista.

A diferencia de la bulimia o la anorexia, no hay conductas o actividades compensatorias como vómito, dietas, laxantes, diuréticos o ejercicio físico.

“Una persona de buen apetito puede comer una gran cantidad de alimentos, pero llegará un punto en el que parará, porque estará satisfecho.  Mientras que alguien que padece el TPA, no deja de comer aunque se sienta desagradablemente lleno, porque la motivación no es el hambre, sino la tristeza, la ansiedad o cualquier otro tipo de emoción”, agrega.

De ahí que es necesario tratar este trastorno con un equipo multidisciplinario que incluya un médico, nutriólogo, psicólogo y psiquiatra. De esta manera, el paciente tendrá un mejor pronóstico para controlarlo.

>