Artículos

Cómo vivir el slow sex, la última tendencia en relaciones sexuales

Por María Andreína Bariona/ Diario Las Américas | 17 Julio, 2017 - 12:14
  • pexels-photo-254069_1.jpeg

Aprende a sacar provecho de los momentos de placer y no ir tan de prisa cuando se habla de disfrutar la intimidad.

En la actualidad, la vida se mueve muy rápido por lo que dedicamos poco tiempo a nuestro espacio en pareja, esto incluye las relaciones sexuales.
 
Muchos intentan hacer de las relaciones íntimas una acción rápida que sólo involucre placer; por ejemplo, de acuerdo con una investigación de expertos estadounidenses y canadienses publicada en 'Journal of Sexual Medicine', el tiempo de duración del acto sexual estándar de los estadounidenses es de entre siete y 13 minutos. A pesar de que el estudio se ha convertido en referencia, data de 2008, sin embargo, nuevos estudios no difieren mucho en el tiempo de duración, sobre todo cuando se habla del coito.
 
Ante esa realidad y la agitada vida que llevan muchas personas en el mundo, ha surgido el slow sex, en el que no sólo reciben ambos más placer, sino que también se compenetran más durante el acto sexual, lo cual repercute directamente de forma positiva en la relación. Es gracias a este beneficio, que esta práctica se ha vuelto tendencia, de acuerdo al portal web En Femenino.
 
El slow sex consiste en disfrutar el encuentro sexual con calma, y en retrasar la eyaculación con dos propósitos. El primero, prolongar las relaciones sexuales y el segundo, que el clímax sea más intenso.
 
¿Cómo lograrlo? 
 
- Mirarse, profundamente a los ojos a los pocos minutos de haber comenzado, es una buena manera de crear una pausa erótica.
 
- Explorar sus cuerpos, en vez de concentrarse en los puntos netamente sexuales.
 
- Aprovechar todos los sentidos. Untarse el uno al otro aceites con olores afrodisíacos, hielo o utilizar alimentos y bebidas que consideren afrodisíacos.
 
- Utilizar juguetes sexuales para obtener diferentes tipos de estimulación.
 
- Evitar la penetración excesiva, es decir, mantenerla al mínimo y utilizar otro tipo de estimulación.
 
- Parar un momento en medio del acto sexual y conversar de fantasías y temas sexuales. Es una manera de revelar aquellas cosas sexuales que no se atreven a decir cuando no están excitados. Eso puede aumentar la estimulación.