Artículos

Consejos de un experto para elaborar el gin-tonic perfecto

Por LifeStyle | 16 Marzo, 2018 - 08:50
  • london4.jpg

El control del frío y el cuidado de la burbuja son aspectos fundamentales para conseguir la mejor experiencia.

Gin-tonic, gintonic, gin and tonic, gin con gin... Con leves matices en su denominación de acuerdo a cada país, es una de las combinaciones más demandadas de la coctelería mundial. En apariencia, sencillo de elaborar, hay errores en el procedimiento fáciles de evitar que pueden ser fatales en el resultado del producto final.

“A diferencia de un mojito o un daikiri, que siempre responden a una misma línea, el gin-tonic es un cóctel muy versátil, que cada quien puede construir a su medida”, explica Álvaro Plata, embajador de González Byass, la casa española en cuyo portafolio se encuentran London N°1 y MOM.

Y agrega: “Puedes elaborarlo con distintos ginebras y diferentes tónicas, múltiples decoraciones e ingredientes añadidos, como frutos rojos, menta, albahaca, especies. Al consumidor le gusta tener una bebida de acuerdo a su gusto y a su paladar”.

No obstante, enfatiza el experto, hay normas que deben respetarse, dado que hay variables manejables que arruinan la combinación. “Descuidar aspectos como la temperatura y la calidad de la tónica puede acabar dilapidando una ginebra costosa”, advierte Plata.

Por lo mismo, el representante internacional de la centenaria firma con sede en Jerez de la Frontera entrega sus secretos para exigir en el bar o elaborar en casa el gin-tonic óptimo.

La copa fría

La copa siempre debe provenir del congelador. Si no se da dicha condición, es preciso enfriarla llenándola de hielo y revolviéndolo hasta que el agua se condense en las paredes del cristal.

Hielo de calidad

Es ideal contar con un hielo seco y desmineralizado, para que así mantenga por el mayor tiempo posible su solidez.

Bajo cero

El gin debe estar refrigerado. “Por su alto grado alcohólico, un gin no se congela como el vino o la cerveza. A bajas temperaturas, su textura cambia y se vuelve un producto muy meloso en boca”, enfatiza Plata.

Calor fatal

Una ginebra servida a temperatura ambiente no ofrece su mejor cara. “El calor hace que el alcohol se volatilice y provoque una mala experiencia en nariz”, complementa.

Burbuja sagrada

Una copa, una ginebra o una tónica tibia harán perder las burbujas de esta última, que son elementos clave para realzar los aromas y sabores de este destilado.

Con calma

Otra forma fácil de cuidar las burbujas de la tónica es sirviéndola lentamente, ojalá haciéndola caer sobre una pieza de hielo.

Tónica de calidad

“Más que hablar de una marca en particular, lo fundamental es que la tónica sea neutra: ni amarga ni dulce, para que no le robe protagonismo al gin”, enfatiza el embajador de González Byass.

Siempre fresca

Otro error es utilizar en la combinación una tónica previamente abierta. “Para asegurar la mejor experiencia, es preciso elaborar nuestro cóctel con una tónica recién abierta y consumirla en el momento”, sugiere el mixólogo.

En solitario

La ginebra también se puede saborear sin aditivos. Una recomendación de Plata es aromatizar previamente la copa con piel de pomelo, menta o jengibre, incluso ahumándola con canela.

>