Artículos

¿Cuánto afectan los medios de comunicación en la autoimagen de los niños y jóvenes?

Por Blogthinkbig | 9 Mayo, 2015 - 14:24
  • selfie-620x367.jpg

El fácil acceso a internet preocupa hoy más nunca a los padres, aunque siempre los mayores han mirado con desconfianza a los medios masivos.

Blogthinkbig.  Esta generación de padres no es la primera en preocuparse por el impacto que los medios de comunicación tienen sobre la imagen de sus hijos adolescentes. Durante décadas, los adolescentes han estado expuestos a interpretaciones excesivamente sexualizadas y a veces ficticias del cuerpo humano en televisión y en medios impresos.

Sin embargo, los padres de hoy se pueden preocupar más, y por una buena razón. El fácil acceso a Internet expone a los adolescentes del siglo XXI a un flujo constante de influencia por parte de los medios de comunicación, incluyendo los mensajes potencialmente dañinos sobre los iconos de belleza aceptados y “preferibles”.

* Anuncios online

Si tu hijo compra, se relaciona o juega a videojuegos online, lo más probable es que él o ella sean bombardeados con anuncios en línea vendiendo una gran variedad de diferentes tipos  productos o servicios. Mientras que muchos se oponen a la práctica del marketing para niños, en general, todos estamos de acuerdo en que los anuncios que ofrecen modelos de interpolación y adolescentes con Photoshop, hacen poco por lograr imágenes corporales saludables para nuestros hijos.

De acuerdo con Common Sense Media, los adolescentes emplean más de siete horas de su tiempo frente a la pantalla de su ordenador, móvil o tablet. Eso es mucho tiempo durante el que están expuestos a anuncios que juegan con sus emociones y deseos.

* Realidad corregida en selfies y Social Media

Los Social Media nos han dado a todos una nueva forma de expresarnos, adolescentes incluidos. Pero en plataformas como Facebook, por ejemplo, esta “auto-expresión” es a menudo más bien una realidad editada de la representación exacta. Cuando los adolescentes pasan horas capturando, poniendo filtros y editando imágenes para conseguir la imagen perfecta a la espera de los “me gusta” y comentarios de los demás, acondicionan de esta forma a otros su sentido del valor y el bienestar.

Por el contrario, los adolescentes que pasean por su muro de noticias viendo una imagen perfecta tras otra imagen, selfies sonrientes y demás pueden comenzar a cuestionar su propia apariencia o incluso su felicidad.

* Aplicaciones y juegos que promueven valores y estilos de vida poco saludables
Ha existido mucha protesta pública sobre la violencia en los videojuegos, pero los padres han de mirar más de cerca las aplicaciones que los niños utilizan para asegurarse de que los mensajes subyacentes e incluso los propios juegos que buscan los adolescentes son realmente inofensivos.

Take It Girl, por ejemplo, es un juego que incita a los jugadores a escoger la ropa de moda y los chicos más guapos en un esfuerzo por convertirse en “la chica más caliente de la ciudad”. Existe una aplicación similar llamada Star Girl, muy popular entre los adolescentes “tween” y las niñas, que cuenta con provocativas avatares que pasan su día de compras, saliendo con chicos y persiguiendo una de las tres carreras disponibles: cantante, actriz y modelo.

La disponibilidad y la popularidad de juegos como éstos subrayan la necesidad de que los padres supervisen no sólo la cantidad de tiempo de pantalla que los niños están consumiendo, sino también la calidad.

* Sitios web que empujan hacia trastornos alimenticios
Una de las mayores preocupaciones respecto a los adolescentes y sus problemas de auto-imagen es la posibilidad de que desarrollen peligrosos trastornos alimenticios, como la anorexia o la bulimia, como resultado a la presión de estar delgada.

Si bien no ha sido internet directamente el creador del problema, desde luego, tampoco parece estar ayudando, sobre todo si tenemos en cuenta el aumento de los sitios web que realmente fomentan conductas alimentarias como el ayuno, los atracones y las purgas.

Los sitios web comúnmente conocidos como “Pro-Ana” (Pro-Anorexia), “Pro-Mía” (Pro-bulimia), y “Pro-ED” (Pro-trastorno alimentario), son plataformas online que proporcionan “apoyo” en el peor de los casos en el camino de idolatrar imágenes de cuerpos extremadamente delgados y alientan a sus miembros a sacrificar alimentos para sentirse y verse atractivo.

* Los riesgos para los adolescentes

Aparte de hacer que los adolescentes deseen parecerse más a las celebridades (mejoradas en internet y los medios impresos con Photoshop) ¿qué impacto real tiene la representación del cuerpo humano por parte de los medios de comunicación sobre los adolescentes? Por desgracia, los riesgos son mayores de lo que pensamos. Los vulnerables preadolescentes y adolescentes pueden llegar a sentirse más ansiosos o incluso deprimidos por su aspecto y/o popularidad tras exponerse a este tipo de imágenes. Esto podría conducir a participar en otros comportamientos online como la cyber auto-lesión o el empleo de aplicaciones anónimas de pregunta-respuesta como Ask.fm para buscar consuelo en extraños.

* Seis consejos para los padres

Los padres de hoy tienen la difícil tarea de asegurarse que sus hijos puedan disfrutar de los medios digitales mientras los protegen de contenidos nocivos, incluyendo juegos, sitios web y anuncios que promueven imágenes corporales saludables.

- Comenzar lo antes posible. Los estudios sugieren que los niños de tan sólo cinco años de edad pueden sufrir efectos negativos por los mensajes mediáticos.

- Educarlos en la alfabetización mediática.

- Fomentar el pensamiento crítico cuando se trata de ver cómo los medios de comunicación retratan a los niños y las niñas.

- Practicar la co-visualización y buscar momentos de enseñanza en los que poder discutir las representaciones irreales de los personajes en televisión e internet.

- Ser un buen modelo a seguir. Ejemplificando con su hijo adolescente lo que significa tener un aspecto e imagen corporal saludable.

-Bloquear los sitios web y las aplicaciones que desalientan tener una imagen corporal saludable.

 

 

>