Artículos

Cuauhtémoc Medina, el hombre incómodo del arte contemporáneo

Por Vicente Gutiérrez/ El Economista.com.mx | 2 Agosto, 2017 - 17:12
  • cuauhtemoc_medina_hs4.jpg

Abuso Mutuo recopila los ensayos más polémicos del curador y critico de arte, quien acepta ser un provocador.

Cuauhtémoc Medina es uno de los críticos y curadores de arte más reconocidos en México; pero es polémico, un provocador y tal vez su propio personaje lo sobrepaso.
 
Desde 1992 ha sido investigador de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México. De 2002 a 2008 fue el primer Curador Asociado para las colecciones de Arte Latinoamericano de Tate Modern en Londres.
 
Entre sus proyectos destacan: Cuando la fe mueve montañas (Lima, Perú, 2001) de Francis Alÿs; La era de la discrepancia: Arte y cultura visual en México 1968–1997 (colaboración con Olivier Debroise, Pilar García y Álvaro Vázquez, 2007-2008) y el proyecto de Teresa Margolles para el Pabellón mexicano en la bienal de Venecia 2009: ¿De qué otra cosa podemos hablar? 
 
En 2012, recibió el Premio Walter Hopps de Mérito Curatorial. Actualmente es curador en jefe del Museo Universitario de Arte Contemporáneo.
 
Abuso Mutuo (Editorial RM) recopila 30 textos de Medina que mostrarán al Mediana en su estado más puro en un trabajo de Cubo Blanco editado por Edgar Alejandro Hernández y Daniel Montero.
 
El libro es un vistazo a ensayos e intervenciones sobre arte postmexicano que estaba desperdigados en publicaciones nacionales, internacionales e incluso inéditos que relatan momentos claves en nuestra historia: de Gabriel Orozco a Teresa Margolles.
 
En entrevista, el curador habla de sus polémicas, de arte y de su trabajo en el Museo Universitario Arte Contemporáneo que lo obligó a separarse de la critica, pero no de la polémica, como sucedió con la exposición de Jill Magid y el anillo con las cenizas de Luis Barragán, que explotó en el museo.
 
- El tan polémico y odiado/querido Cuauhtémoc Medina
- El arte contemporáneo no es una alta cultura, de manera que no tiene que estar habitado de ballerinas y no puede ser una practica apolínea. Sí, yo sé, que hay una parte que le gustaría que estuviéramos muy tranquilos, que no existiera el curador y fuéramos sencillos, pero pues no.
 
- Abuso Mutuo recopila textos relevantes sobre el arte contemporáneo en México
- El libro no abarca mi trabajo de curador, pero puedo decir que es la cabeza de una serie, imagino que en algún momento habrá un tomo que se oriente a la curaduría. Lo que va a encontrar el lector es mi trabajo como critico y son textos con la parte más peleonera o de polémica, algunos de ellos están definidos por aquello que atacan y me siento orgulloso de ellos.
 
- ¿Te redescubres como un provocador?
- No tengo ninguna vergüenza de haber sido siempre un escritor que tomaba orientación de aquello que debía ser criticado o de asumir la defensa de la capacidad de las obras artísticas para producir pensamiento. Nunca he entendido a quienes deciden ser críticos de arte porque no les interesa el arte contemporáneo o están en contra.
 
- ¿Qué se busca con el libro?
- No buscamos consensos sino todo lo contrario. Busca continuar con el debate y poner en la mesa esos argumentos estés o no de acuerdo con él. Creemos que de pronto, el personaje de Cuauhtémoc Medina estaba muy por encima de sus textos que son muy importantes y por eso decidimos hacer la recopilación.
 
Un texto muy interesante es la reacción de las autoridades mexicanas contra ¿De qué otra cosa podemos hablar? de Teresa Margolles para la Bienal de Venecia en 2009, la exposición con mantas empapadas de sangre de victimas de la guerra contra el narco
 
Nos reveló que todavía el aparato cultural nacional esta al servicio de la persona del presidente y su representación; estamos en un momento de atraso histórico en donde alrededor de la voz de alguien que es vocacionalmente ignorante en materias culturales (risas) se construye un aparato público de cultura y en ese momento, la intervención de ese aparato solo puede ser para impedir la discusión y no para lo que debe existir.... que es proteger al arte y a los artistas.
 
- ¿Crítico o curador der arte?
- Una de las suposiciones de la cultura moderna es que las funciones de producir, criticar, promover y vender deberían ser enteramente diferencias en una división de trabajo y ética absoluta... la realidad de la situación artística contemporánea es que esos bordes ya no están establecidos actualmente.
 
- ¿Cuál es el reto?
- La problemática hoy es cómo si todo eso esta combinado, se pueden mantener nociones de independencia, verificación y significación critica. Me queda claro que la practica curatorial cruza frecuentemente el terreno de los negocios.
 
- ¿Te alejaste de la crítica de arte por tu puesto en el MUAC?
- Sí, el que yo renunciara al periódico en el momento que me incorpore al MUAC es un gesto que opera en esa dirección de que yo todavía creo inviable jugar en esos dos lugares, por ejemplo, mi amiga y colega Teresa del Conde no lo hizo; ella sostenía su columna al mismo tiempo que dirigía un museo y nosotros la veíamos como niños horrorizados. Pero es uno de los dilemas más importantes que existen actualmente y seguramente será un tema que tocaré cuando salga de la infraestructura del museo.
>