Artículos

“Cumbia la reina” documenta la historia de uno de los ritmos más populares de latinoamérica

Por Télam/ LifeStyle | 20 Abril, 2015 - 09:25
  • documental_.png

La película rastrea referencias, estilos y sigue la marca que la cumbia dejó en los distintos sectores sociales.

El documental de Pablo Coronel, “Cumbia la reina”, se estrena en la sección Música del 17mo. Bafici, donde ofrecerá una historia de la evolución local de la cumbia, desde la aparición de pioneros como Los Wawancó y El cuarteto imperial hasta nuestros días, pasando por la explosión que experimentó en los años 90.

La película, que rastrea referencias, estilos y sigue la marca que la cumbia dejó en los distintos sectores sociales, se exhibió el sábado 21 en el Village Recoleta y también será exhibida el jueves próximo, a las 20 horas, en una de las funciones de Cine al Aire Libre que el Bafici organiza en el anfiteatro del Parque Centenario.

“Para mí la cumbia va más allá de un mero género musical, es una invitación a pasarla bien, a descontracturarse, a bailar, a compartir. Cumple un importante rol social para los momentos de esparcimiento: no es nada pretenciosa, pero muy cadenciosa. Difícil escapar”, afirmó Pablo Coronel en diálogo con Télam.

- ¿Cuál fue el disparador o el punto de partida para hacer esta película?

- Mi interés nació hace unos cinco años. Quedé muy atraído por el potencial que la cumbia genera a nivel social, más allá de su hecho musical. Y lo empecé a ver como un rasgo común latinoamericano, una hermandad tácita y presente en casi todos los países de América. Ahí me movilicé para empezar a registrar este fenómeno, filmando por algunos países de América Latina.

- ¿Y cuándo pusiste el foco en la cumbia en la Argentina?

-Luego de mi viaje sudamericano, mi investigación se hizo más intensa y focalizada en nuestro país. Y me encontré con todo un mundo cumbiero argentino, con tantas historias por contar, que no tuve mas remedio que empezar por un pedazo de este gran rompecabezas: la cumbia argentina.

- ¿Qué importancia tiene la cumbia y en qué medida te parece que modifica la vida de la gente?

- La cumbia tiene un valor por sí misma, ya que se mantuvo latente viviendo en las casas de sus amantes, en sus fiestas, en sus barrios, radios, etc…y sin necesidad de un empuje mediático se impuso por si misma como género musical. Podemos decir que se ganó su lugar por sí misma.

- ¿Qué otros temas aborda la película y de qué manera los encaraste?

- El eje principal de la película es la cumbia como personaje, que va atravesando distintas épocas, fusiones, zonas geográficas, estratos sociales. Quería en este documental que la historia se cuente de la voz de sus actores: músicos, productores, público, periodistas... y creo que llegué a un buen puerto.

- ¿Pensaste en alguna estética en particular a la hora de escribir, filmar y montar la película?

- Es difícil responder esto… uno piensa una película y muchas veces termina encontrándose con otra, y en un documental la vida propia que toma tu película es mas grande aún, es decir, parte de esta respuesta podría responderla el propio documental.

- ¿Cómo lo filmaste?

- Me gusta filmar de manera un poco “guerrillera”, con esto quiero decir que no siempre necesito un trípode; si las condiciones de luz no son las óptimas la ganancia digital está ahí para mostrarme lo que la luz no me da; prefiero un equipo de dos o tres personas que un despliegue técnico grande…creo que mientras menos visible sea el equipo el material va a ser más puro, menos influenciado por la presencia de la cámara.

- ¿Y a la hora del montaje de todo ese material que registraste?

- En rodaje la realidad y el presente son los que mandan. Y en el montaje me pareció muy importante que el ritmo no caiga. Dar música pero también cortarla para cambiar los focos de atención radicalmente. Que al momento en que el espectador llegue a madurar una idea, un concepto, ya esté por presentarse una nueva. Intenté que las cosas se expliquen por si mismas.

- ¿Qué importancia tiene para vos que tu película se vea en Bafici?

- Es muy importante, porque el cine nacional no tiene un espacio propio en serio. Durante todo el año se necesitan más salas, más programación y no solamente estrenos. Un festival como el Bafici permite poder encontrarte con películas que no verías de ninguna otra forma. Y el hecho de poder ver mi documental ampliado, en una sala de cine, me pone muy ansioso y contento.

>