Artículos

Daprano y Vivenes, dos atractivas propuestas artísticas de la galería Beatriz Gil en Caracas

Por LifeStyle | 3 Marzo, 2015 - 08:33
  • vivenes1.jpg

Un fotógrafo y un pintor proponen miradas transversales. Desde posturas originales, pero vestidas de expresiones tradicionales, los jóvenes artistas Pietro Daparano y José Vívines expanden las posibilidades de sus técnicas.

La fotografía y la pintura conviven en los espacios de Beatriz Gil Galería en Caracas, a través de dos muestras individuales: “Relatos transversales. Pietro Daprano. Prefacios y epílogos” y “Cuerpos oblicuos. Pinturas de José Vivenes. Anversos y reversos” que bajo la curaduría de Lorena González abren desde el domingo 8 de marzo y permanecen abiertas al público hasta el 26 de abril.

“Narrativas transversales. Pietro Daprano. Prefacios y epílogos” recibe al espectador en la Sala 1 de la galería, con varias series lúdicas de fotografías donde Daprano (Caracas, 1971) conjuga perfomance, puesta en escena, apropiación y fotografía.

Daprano, quien trabaja desde hace varios años en líneas de investigación cercanas a la tradición crítica de la fotografía de las últimas décadas, profundiza constantemente en las locaciones difusas de lo real y lo ficticio “con las cuales se desarrolla la copiosa cultura visual de la actualidad, pluralidad aparente de selfis y perfiles que navegan en las superficies de las redes sociales; reality shows, objetos publicitarios y concursos de talentos que rebosan en el imaginario mediático y que tan sólo funcionan como coloridas cortinas de humo frente a las verdaderas debacles humanas, políticas y económicas de las sociedades actuales”, afirma la curadora.

Y subraya: “lo real constituye un prefacio que se manifiesta con una fuerza incontenible: contornos, objetos, poses, cuerpos, fachadas, esquinas, colores, situaciones y grietas de un día a día conocido”.

Por su parte, la muestra “Cuerpos oblicuos. Pinturas de José Vívenes. Anversos y reversos” exhibe en la Sala 2 el más reciente trabajo de José Vivenes (Maturín, 1977)  a través de una selección de pinturas donde éste ofrece su lectura sobre un conjunto de imágenes de prensa, fotografías que se han convertido en documentos trascendentales para la sociedad, y retratos de del acervo cultural universal.

Formalmente decidido a convertir a la pintura en un campo abierto de discusión teórica y de movilización intangible de la conciencia –según la experta González– José Vivenes en esta ocasión deja a un lado las preocupaciones tradicionales de lo pictórico frente a la voluptuosa cadena de la representación fotográfica, y se sumerge en la veracidad propia del ícono, navegando a través del soterrado mundo que nos sobrepasa día a día.

La captura pictórica del artista sobre estos referentes no está anclada a la reproducción solitaria o deshilvanada. “En la acción de Vivenes la mano y la mirada se han transformado en un lente de aproximación y distancia, un inquieto caleidoscopio donde detalles, colores, perspectivas, intenciones y humanidades son editadas desde lo macro y lo micro, generando una transferencia de conjuntos cambiantes, una narrativa infiltrada de lugares soterrados que de alguna manera parecen hablar el mismo idioma”.

Por su parte el investigador y crítico en artes visuales Víctor Guedez acompaña  la muestra en los textos del catálogo, planteando una reafirmación de la pintura frente a la evolución conceptual, objetual y tecnológica en la plástica.

“En el fondo lo que hace es afirmar,  sin decir,  que  la pintura  nunca  muere  porque  siempre  encuentra  la opción de vivir de otra manera. Y la manera que encuentra resulta vitalizadora: retoma  figuras  de  los  pintores  del Renacimiento para replantear  sus imágenes y para  problematizar  sus  desafíos  temperamentales  y  plásticos. Así, al  mirar a través de otros, asume también el reto  de  vivenciar  la existencia del otro y de experimentar sus particulares sensaciones”, expresa  Guedez.

Las exposiciones cuentan con entrada libre.

 

>