Artículos

El artesano que recoge la tradición de Putumayo

Por El Espectador | 3 Enero, 2019 - 13:00
  • 3enero_chat_drupal_main_image.var_1546461580.jpg

Para el colombiano David Jamioy, su trabajo experimental expresa la memoria ancestral de los indígenas que habitan en su territorio.

David Jamioy, un artesano de Putumayo que se ha dedicado a contar las historias de su región mediante su oficio, participará junto con 200 artesanos en la Feria de Artesanías de Exportación (FAREX), que se realizará en el Centro de Convenciones de Cartagena.

¿Cuál fue su primer contacto con las artesanías?

Todo ha sido legado de mis abuelos. Comencé desde muy niño a trabajar con la madera, mi abuelo era carpintero y ahí decidí continuar con sus tradiciones. Desde entonces estoy dedicado de lleno a este oficio.

¿Cómo hace usted para resaltar los orígenes indígenas del departamento de Putumayo en cada pieza que elabora en su oficio?

Las máscaras tradicionales recogen todo el legado nuestro como indígenas del Putumayo y a través de ella se comunica y se transmite una historia ligada con nosotros mismos, con nuestro pasado y nuestro presente.

¿De qué manera lleva a cabo su labor artística y artesanal?

Nosotros hacemos un trabajo experimental con el que expresamos la memoria ancestral de los indígenas que habitan en nuestro territorio. Esta manifestación la hacemos a través de los tejidos y las pinturas; por eso cada pieza lleva un sello de los orígenes de la población indígena de Colombia.

¿Cómo es la elaboración de una de sus obras? ¿Se trata de un trabajo realizado en familia?

En nuestra comunidad todos tenemos un rol que debemos desempeñar. Dentro de la comunidad, encontramos familias dedicadas por completo a la agricultura, otros núcleos concentran sus labores en la medicina tradicional. En mi caso, junto con mi madre y hermana, nos dedicamos a contar historias y a llevar nuestro legado a través de las artesanías.

¿Cuál es la materia prima que más utilizan mientras desarrollan su labor artesanal?

De nuestro territorio usamos el sauce, un árbol fácil de reforestar porque dentro de sus características está la de crecer muy rápido y por eso se facilita su tala; también usamos las chaquiras, para los tejidos y apliques que hacemos en las máscaras. Es un trabajo manual que demanda tiempo, pues cada pieza es puesta una a una. El trabajo artesanal exige mucha concentración porque es demandante.

A partir de este jueves usted y su familia participarán en FAREX, la Feria de Artesanos que se realiza en Cartagena. ¿Cuál es la importancia de tener una figuración en este evento?

Más allá de vender, es la experiencia que uno toma en el camino; es una oportunidad para darle a conocer al mundo el arte de los indígenas del país, un trabajo que durante años familias han realizado y que se transmite de generación en generación; pero también es una oportunidad para conocer lo que se hace en otras regiones, hacer alianzas, aprender y compartir experiencias. Por eso es importante participar en FAREX, en Cartagena.

¿Cómo ve el comportamiento de los colombianos en cuanto a la adquisición de artesanías?

Ha sido una evolución muy positiva, una feria como FAREX ayuda a crear conciencia. Creo que en este momento podemos encontrar una tendencia a valorar el trabajo con elementos naturales, tejidos y sencillos.

¿Por qué las personas deben asistir a FAREX?

Para conocer y apoyar el trabajo de los artesanos, para deleitarse con la creación, la innovación y el profesionalismo en este arte. Eventos como estos invitan al público a vivir una experiencia única en la Ciudad Amurallada de Cartagena, que está cargada de color, sabor, sentido y la memoria, que no puede faltar en un trabajo artesanal.

¿Con qué sueña un artesano como David Jamioy?

Sueño con que no se acabe el tiempo para poder seguir creando.

>