Artículos

El cirujano que inspiró la creación del mítico Sherlock Holmes

Por BioBioChile.cl | 22 Octubre, 2018 - 12:55
  • sherlock_holmes.jpg

El poder deductivo del famoso detective inglés, estaría basado en el de un médico que era capaz de diagnosticas y saber detalles de la vida de sus pacientes con una simple mirada.

Sherlock Holmes, quizá una de las historias más fascinantes de todos los tiempos, fue escrita por Arthur Conan Doyle, quien según el diario británico Independent, abandonó la medicina después de 10 años para iniciar su carrera como escritor.

Conan Doyle redactó 60 aventuras en total, en una colección conocida como The Cannon, entre las que destaca sin duda Sherlock Holmes.

Un año antes de su muerte, reconoció que quien lo inspiró a crear el personaje de Holmes fue su maestro de medicina, Joseph Bell, uno de los mejores médicos cirujanos de la época.

En una carta a Bell, Conan Doyle escribió: “Es ciertamente a usted a quien debo Sherlock Holmes… he tratado de construir al hombre alrededor del centro de deducción, inferencia y observación que le he oído inculcar”.

Arthur Conan Doyle, cuando apenas era estudiante de medicina, fue empleado administrativo de Joseph Bell, momento en el que conoció las habilidades de su mentor.

El método Bell

Al mejor estilo del Sherlock Holmes, Bell se caracterizaba por su capacidad de observación y deducción.

La estrategia que el personaje de Doyle utilizaba para encontrar evidencias, el doctor la aplicaba a pacientes para reconocer enfermedades: era capaz de adivinar cualidades y dolencias sin formular una sola pregunta.

Según Past Medical History, Joseph Bell podía dar con la profesión de un paciente al mirar sus manos, también se dice que adivinó que un hombre era zapatero por el desgaste particular de su pantalón en la zona de la rodilla.

Uno de los casos que más impresionó a Arthur Conan Doyle fue el de un exmilitar que el médico acababa de conocer:

-“Bueno, mi hombre”, dijo Bell, después de una rápida mirada al paciente, “usted ha servido en el ejército”.
-“Sí, señor”, respondió el paciente.
-“No se dio de baja hace mucho tiempo, ¿cierto?”
-“No señor”
-“¿Un oficial no-comisionado?”
-“Sí, señor”
-“Estuvo en Barbados?”
-“Sí, señor”

Bell volteó hacia sus desconcertados estudiantes. “Verán, caballeros”, explicó, “el hombre era un hombre respetuoso, pero no se quitó el sombrero. No lo hacen en el ejército, pero él habría aprendido los caminos de los civiles si hubiera sido dado de alta por mucho tiempo. Tiene un aire de autoridad y obviamente es escocés. En cuanto a Barbados, su enfermedad es la elefantiasis, una enfermedad que se da comúnmente la isla, más no en Reino Unido, y el ejército escocés se encuentra actualmente en esa isla en particular”.
Las habilidades deductivas de Bell, según el diario La Vanguardia, también lo llevaron a colaborar con la policía para esclarecer crímenes, tal como lo hacía el personaje de Conan Doyle.

No sólo se atribuye el parecido a su capacidad analítica, sino también a su forma de vestir, pues Bell también vestía un abrigo largo y el particular sombrero que usualmente viste Holmes.

Un boom desde el siglo XIX

El primer filme sobre Holmes se lanzó en 1900 consigna la web oficial del libro, de allí en adelante la historia ha sido un éxito, teniendo como versiones actuales la película protagonizada por Robert Downey Jr y la serie Benedict Cumberbatch, todas aclamadas por el público.

Incluso según cuenta la web oficial de Sherlock Holmes, la reconocida serie Dr. House, protagonizada por Hugh Laurie, también se inspira un poco en Holmes, tal como lo confirmó su creador, David Shore, al decir que el nombre de la serie ‘Dr. House’ y la capacidad deductiva del personaje es un ‘homenaje sutil’.